Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

El cine de la memoria

Crónica de una fuga, un filme de Adrián Caetano basado en el libro Pase libre - La fuga de la Mansión Seré, de Claudio Tamburrini, es el único largometraje argentino que compite este mes en la Selección Oficial del Festival de Cannes. Se inscribe a la vez en la saga de grandes películas argentinas de los últimos tiempos y como uno de los notables trabajos sobre la última dictadura militar (1976-1983).

Crónica de una fuga es el recuerdo de un individuo y de una evasión refractado por el poder del cine, un filme que reclama con justicia su espacio en una memoria colectiva a la que hoy se suman casi todos los que la omitían; aquellos que pregonaban la ficción voluntarista de una Argentina verde, bondadosa y tenaz sobre la que aterrizó la dictadura a la manera de un OVNI o de una catástrofe natural 1.

Crónica... cuenta eso que promete el título: la fuga de cuatro personas (una de ellas, Tamburrini) de la Mansión Seré, un centro clandestino de detención de la dictadura ubicado en el partido de Morón, provincia de Buenos Aires. La película de Caetano (codirector de Pizza, birra, faso y director de Bolivia y Un oso rojo) comienza de un modo nervioso pero implacablemente testimonial, dando cuenta del secuestro de Tamburrini por parte de un grupo de tareas en 1977, cuando era arquero del Club Almagro y estudiante de Filosofía. Ese momento en el que una persona es "chupada", representado ya muchas veces, encuentra aquí ecos nuevos, apuntes precisos sobre una metodología siniestra y miserable y sobre esa sociedad que fue testigo mudo e incluso complacido de las desapariciones y la violencia de Estado (esa complicidad de "la gente del barrio", expuesta rigurosamente en Los rubios, la película de Albertina Carri). La acción pasa entonces al interior de la Mansión Seré para dar cuenta del día a día de los detenidos, de la violencia, la humillación, la tortura y la amenaza de muerte como menú cotidiano. Esto, que fue contado muchas veces, tiene en Crónica... la particularidad de eludir la truculencia: el horror se transmite esencialmente a través del miedo de los detenidos; la prioridad son sus relaciones, estrategias, contradicciones y enfrentamientos, el modo de seguir adelante. Todo mostrado sin voluntarismo, sin asomo de ese optimismo new age y mal aplicado, como toma de posición moral acerca del lugar de la cámara y el papel del cine. El principal protagonista de los hechos reales, lo explica así: "Hasta hoy se ha hecho un cine que refleja lo sucedido durante la dictadura militar de una forma simplista, maniquea; un relato en el que los conflictos se planteaban entre dos bandos, unos de uniforme y los otros, maniatados, siendo torturados. Hubo muchas películas muy bien hechas, pero quedaron por reflejar, por relatar y por recuperar en la memoria colectiva los otros conflictos importantes, entre civilidad y poder militar, y los conflictos dentro de la misma ciudadanía, entre algunos militares, y hacia el interior del campo popular. Este último aspecto está muy bien reflejado en esta película, hace centro en los que estamos con la venda puesta, desnudos y atados; en las distintas actitudes entre unos y otros, las grandezas y bajezas que se manifiestan entre los secuestrados y también entre guardias y patotas" 2.

Contra el recuerdo codificado

De allí la película pasa a la fuga propiamente dicha, y es en ese momento cuando se convierte definitivamente en otra cosa. La fuga, cuenta la historia -en la realidad y en la ficción- no fue puntillosamente planeada; se presentó de un momento a otro, como única salida ante el horror y una muerte segura. Cuatro condenados a muerte escapan totalmente desnudos en plena noche, en plena ciudad y en plena lluvia torrencial; lo extraordinario es eso mismo y la narración da allí un giro hacia la aventura y el suspenso como géneros cinematográficos. Al respecto, el director declaró: "A mí el género es algo que me sucede. Si tengo que definir a Crónica... creo que es más un thriller psicológico, que tras la fuga se transforma en cine de aventuras. Yo consumo cine de género y mis referentes en cine son tipos que han hecho género. Esa es una de las impunidades que tuve, entre comillas: poder hacer género cuando nadie lo había hecho a partir de este tema" 3. En efecto, a la película "le sucede" el género de manera inexorable, y la sensación de verdad que irradian las imágenes de esos cuatro jóvenes desnudos y asustados corriendo bajo la lluvia en medio de la noche por ominosas calles vacías es única, tanto para el cine como para el recuerdo de lo que sucedió en este país en aquellos años. Caetano desmonta las estrategias del recuerdo codificado, dirigido y, en última instancia, vacío. Crónica... es en sí misma una película de resistencia, primero por oponerse al olvido y luego por hacerlo de la forma en que lo hace, apelando a estrategias que permiten pensar seriamente en las maneras en que se escribe la realidad y, a la vez, asistir maravillados a la manera en que el cine puede rescatar un hecho y otorgarle vida.

Crónica... es por último una película importante porque subraya hasta qué punto es insustituible la figura del cineasta. Un libro de reciente aparición 4, delimita ese terreno en el que Caetano y su película se mueven, eso que, como dice el propio director, es algo que "les sucede": "Es cineasta aquel o aquella que, sabiendo que su fuerza no es lo mismo para todo, le da un lugar real al inconsciente en el corazón de su trabajo, que consiste en pensar, con la mayor precisión posible, los detalles implicados para darle forma, sabiendo que, como no se trata de acomodar hábilmente seres y cosas sino de ponerlos en relación en forma orgánica, el film terminado no es ni más ni menos que un lugar de tránsito generosamente abierto entre el cine y el mundo".

  1. El crítico Gustavo Noriega dice, en el número 167 de la revista El Amante, Buenos Aires, abril de 2006: "Si Crónica de una fuga se hubiera estrenado en la semana en la que se conmemoraban los treinta años del golpe militar de 1976, habría sido la frutilla del postre. Aquella fue la semana donde la palabra ‘memoria' fue pronunciada más veces por los medios de comunicación. Desfachatadamente la invocaban quienes aún no habían nacido en la época del golpe; quienes se beneficiaron con el golpe; a quienes no les importó; quienes no se enteraron y también, por supuesto, quienes fueron sus víctimas directas".
  2. C. Tamburrini, Suplemento Radar, Página/12, 18-4-06.
  3. Adrián Caetano, Suplemento Radar, Página/12, 18-4-06.
  4. Jean-Claude Biette, ¿Qué es un cineasta?, Ediciones Gráficas Especiales S.A. (VIII Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente), Buenos Aires, 2006.
Autor/es Marcelo Panozzo
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 83 - Mayo 2006
Páginas:37
Temas Cine
Países Argentina