Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Laberinto palestino

La designación como Viceprimer Ministro de Avigdor Lieberman, jefe del partido nacionalista de derecha “Israel Nuestro Hogar”, quien propuso abandonar la Hoja de Ruta (iniciativa de paz respaldada por la UE, Estados Unidos, Rusia y la ONU), matar a los líderes de Hamas, expulsar a los árabes israelíes y retomar por la fuerza la frontera de Gaza con Egipto, da una medida del rumbo belicista tomado por el gobierno del Estado de Israel. Y del riesgo que significa la actual escalada de violencia entre israelíes y palestinos para la región y el mundo.

Hacia el abismo. Confusamente, se percibe que los sufrimientos padecidos por los palestinos, las solidaridades cada vez más audaces que ese tormento les atrae en Medio Oriente, y las violentas reacciones de defensa de Israel, corren el riesgo de llevar al mundo hacia el abismo.
El enfrentamiento entre dos poblaciones, la palestina y la israelí, que con razón o sin ella se temen mutuamente, no puede durar. Porque este miedo “justifica” una escalada represiva por una parte y el recurso a la violencia de los grupos radicales por la otra.
En uno y otro campo, según lo confirman las encuestas, la mayoría de los ciudadanos aspira a la paz. Pero también en uno y otro campo se incrementan los odios y los extremismos. Ambas partes hablan ya de “guerra a muerte” y de “aniquilamiento total”.
La no derrota de las milicias del Hezbollah libanés el verano boreal pasado ante las tropas israelíes, y la no victoria de las fuerzas estadounidenses en Irak frente a los insurgentes, devolvieron esperanza a los grupos palestinos, que vuelven a creer en las posibilidades de una “guerra popular prolongada”. Después de capturar al soldado Gilad Shalit el pasado 25 de junio (al que todavía retienen) esos grupos multiplican los lanzamientos de cohetes sobre Sderot y Ashkelon. En seis años mataron a seis personas. En el mismo período la represión en los territorios ocupados provocó 4.500 muertos.
Pero la amenaza de los cohetes incentiva el deseo de represalia de los israelíes. El campo de los “duros” en el poder, alentado por la pasividad internacional, parece tener carta blanca para castigar sin límites a la población palestina.
En los últimos cinco meses las fuerzas israelíes, a las que ya nada parece frenar, abatieron a más de 400 personas, la mitad de ellos civiles. El pasado 3 de noviembre los militares no vacilaron en matar a mujeres desarmadas en Beit Hanun. La misma ciudad donde cinco días más tarde obuses israelíes matarían a veinte civiles, entre ellos varios niños.
Ese crimen, resultado de un exceso según las autoridades israelíes, conmocionó a la opinión pública en todo el mundo. Y a instancias de Francia llevó a la Asamblea General de las Naciones Unidas a adoptar por 156 votos contra 7 una resolución que reclamaba el fin de las operaciones israelíes en la Franja de Gaza y el cese de todos los actos de violencia.
Seguimos muy lejos de eso. El gobierno de Ehud Olmert no vaciló recientemente, a pesar de la valiente renuncia del ministro de Cultura, el laborista Ophir Pines-Paz, en recibir en su seno con el rango de Viceprimer Ministro a cargo de la cartera de “Amenazas Estratégicas” a Avigdor Lieberman, jefe del partido extremista Yisrael Beytenu (Israel Nuestro Hogar), cuyos adherentes son mayormente emigrados procedentes de la ex Unión Soviética, a menudo acusados de xenofobia.
El ingreso en funciones de Lieberman en un gabinete desorientado y tentado por el recurso desordenado a la fuerza representa un peligro para el conjunto de la región. En primer lugar para Israel y sus poblaciones. Los grandes medios europeos, más dispuestos a denunciar la llegada de otros extremistas a los gobiernos de la Unión, no lo subrayaron suficientemente.

“El dirigente más irresponsable”


Más lúcidos, algunos diarios israelíes como Ha’aretz lanzaron enseguida una advertencia: “Elegir al dirigente más irresponsable y desprovisto de contención para ocupar la función de ministro de Amenazas Estratégicas constituye en sí misma una amenaza estratégica. La falta de moderación de Lieberman y sus declaraciones intempestivas, sólo comparables a las del Presidente de Irán, corren el riesgo de provocar un desastre en toda la región” 1.
En cuanto al politólogo israelí Zeev Sternhell, historiador del fascismo europeo, fue muy claro: a sus ojos, Lieberman tal vez sea “el político más peligroso de la historia de Israel”, porque representa “un cocktail de nacionalismo, autoritarismo y mentalidad dictatorial” 2.
El contexto regional empeora el riesgo. La reciente derrota electoral de George W. Bush y la constatación del fracaso militar en Irak podrían llevar a un vuelco de la política de Estados Unidos en la región. Ya parecen esbozarse contactos con Siria (a pesar de las acusaciones que pesan sobre Damasco después del reciente asesinato de Pierre Gemayel). E incluso con Teherán, cuya contribución podría resultar decisiva si Washington quiere retirarse del atolladero iraquí. Por último, en Palestina parece aproximarse la perspectiva de un gobierno de unidad nacional.
Nada de esto cuenta en Israel para quienes, como Lieberman y sus amigos, siguen apostando al enfrentamiento y la supremacía de la fuerza. No cabe excluir un gesto irresponsable de su parte. Perciben que en las cancillerías internacionales se impone poco a poco una evidencia: no habrá paz en la región si los palestinos no salen de su laberinto.
  1. Ha’aretz, Tel Aviv, 24-10-06.
  2. The Scotsman, Edimburgo, 23-10-06.
Autor/es Ignacio Ramonet
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 90 - Diciembre 2006
Páginas:40
Traducción Marta Vassallo
Temas Conflictos Armados, Ultraderecha, Estado (Política), Geopolítica, Unión Europea
Países Estados Unidos, Egipto, Rusia, Gaza (ver Autonomías Palestinas), Israel, Palestina