Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Bush II

George W. Bush había asumido por primera vez la presidencia de Estados Unidos en 2000, envuelto en sospechas de fraude en el recuento de votos. Lo cual no le impidió una gestión caracterizada por el desprecio a las tradiciones más auténticamente liberales en lo interno y el belicismo unilateral en el exterior. Ahora que fue reelecto sin discusión, sus dos primeras designaciones, la de Alberto Gonzales en Justicia y la de Condoleezza Rice en la Secretaría de Estado, confirman que interpreta su reelección como un plebiscito para la continuidad de su primer mandato. Lo cual anuncia una sociedad estadounidense en retroceso en el terreno del culto a las libertades y un planeta peligrosamente militarizado.

La reelección el 2 de noviembre último de George W. Bush a la presidencia de Estados Unidos constituye una grave afrenta moral infligida al espíritu de la democracia estadounidense, la más antigua del mundo y, por lo tanto, referencia primordial. Claro que esta vez no hay nada que objetar técnicamente. Nadie puede discutir el carácter legítimo del escrutinio. Los votantes ejercieron su derecho eligiendo en función de su parecer 1. No por eso la reelección se vuelve menos perturbadora, incluso chocante. Y confirma que la democracia -el menos imperfecto, sin embargo, de los regímenes políticos- no está al abrigo de opciones que pueden llevar al poder a peligrosos demagogos.

En efecto, es preocupante que Bush, conocido por su fundamentalismo religioso, su mediocridad intelectual y su incultura, haya sido el candidato más votado de la historia electoral estadounidense. Tanto más cuanto que engañó a su pueblo y mintió al Congreso para conseguir la autorización para librar una "guerra preventiva" (no autorizada por la ONU) e invadir Irak; alentó un uso desproporcionado de la fuerza y provocó la muerte de millares de civiles iraquíes inocentes 2; ignoró la "orden ejecutiva" de 1976 del presidente Gerald Ford (que sigue vigente y prohíbe a los servicios secretos el asesinato de dirigentes extranjeros) y ordenó la ejecución de supuestos "terroristas" 3; violó las Convenciones de Ginebra sobre el trato a los prisioneros de guerra; permitió la práctica de la tortura en la cárcel de Abu Graib y en otros centros secretos de detención; y despertó el espíritu del macartismo, que consiste en considerar culpable al ciudadano sospechoso de vínculos con una organización enemiga.

Con tan siniestro historial, otro dirigente hubiera sido declarado infrecuentable y excluido del mundo civilizado. No sucedió eso con George W. Bush, quien por añadidura y en tanto Presidente de la única superpotencia mundial, ocupa el lugar central del dispositivo político internacional.

Su segundo mandato se anuncia como una continuación del anterior. Las dos primeras designaciones de ministros confirman que Bush interpreta su triunfo electoral como un plebiscito para su política. Así por ejemplo su elección de Alberto Gonzales para el Ministerio de Justicia constituye un desaire dirigido a quienes objetan las torturas de prisioneros acusados de terrorismo. Asesor jurídico del Presidente, Gonzales es autor de disposiciones legales que permitieron eludir las Convenciones de Ginebra y calificar como "enemigos combatientes" a los prisioneros de guerra de Afganistán y de Irak, e instaurar la cárcel de Guantánamo. Contraviniendo las leyes de Estados Unidos y tratados internacionales, Gonzales no vaciló en suspender la prohibición de ejercer "presiones físicas" sobre esos prisioneros con el pretexto de que "en la conducción de la guerra la autoridad del Presidente es total" 4.

En cuanto a la designación de Condoleezza Rice en el Departamento de Estado, ¿cómo no ver en ella una reivindicación del unilateralismo puro y duro preconizado por los republicanos autoritarios que rodean al Presidente, y que las nuevas amenazas contra Irán no hacen más que confirmar?

Sin embargo, la incapacidad de las fuerzas armadas para imponerse en Irak contra los insurgentes prueba los límites de la herramienta militar. Una constatación que puede hacer también en Israel, en el momento de la desaparición de Arafat, el general Ariel Sharon, principal aliado de Bush en Medio Oriente. El Primer Ministro israelí constata que la capacidad de sufrimiento de los palestinos sigue siendo superior a la facultad de daño de su ejército. ¿Sabrá extraer las conclusiones apropiadas?

¿Terminará también Bush por admitir que los aspectos negativos de la mundialización (pobreza agravada de los pobres, injusticias planetarias, rivalidades regionales, desarreglos climáticos, etc) pueden degenerar en enfrentamientos si no se les opone una concertación multilateral? ¿Y que una potencia no puede pretender imponer la ley por sí sola?

  1. Parecer fuertemente condicionado por el marketing político y la propaganda mediática. Véase Outfoxed (2004), el documental de Robert Greenwald sobre la manipualción de la información en Estados Unidos a favor del presidente Bush.
  2. De acuerdo con la asociación Iraq Body Count, la cantidad de civiles muertos debido a la intervención militar en Irak habría superado el 21-11-04 los 14.454. Pero según la revista médica británica The Lancet de noviembre de 2004 la cantidad de civiles iraquíes muertos por causas directa o indirectamente vinculadas con la invasión de Estados Unidos llegaría a los 100.000.
  3. Véase Seymour Hersh, Permission de tuer. Les nouveaux services secrets, Les Empêcheurs de penser en rond, París, 2004.
  4. El País, Madrid, 11-11-04.
Autor/es Ignacio Ramonet
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 66 - Diciembre 2004
Páginas:40
Traducción Marta Vassallo
Temas Política
Países Estados Unidos