Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Documentales exitosos

La renovada vitalidad que experimenta el documental, en particular el político, se atribuye en gran parte al éxito extraordinario de Fahrenheit 9/11 (2004) del estadounidense Michael Moore: su recaudación ascendió a más de 120 millones de dólares en Estados Unidos y a 200 millones de dólares en el resto del mundo. Si bien los éxitos de Roger & Me (Roger y yo, 1989) y Bowling for Columbine (2002) del mismo realizador prepararon el terreno, hay que destacar que -siempre en Estados Unidos- también fueron bien acogidos otros documentales, tales como The Fog of War (La niebla de la guerra, Errol Morris, 2003); The Corporation (La Corporación, Mark Achbar y Jennifer Abbot, 2003) 1; Control Room (Sala de control, Jehane Noujaim, 2004); Super Size Me (Súper tamaño, Morgan Spurlock, 2004); y An Inconvenient Truth (Una verdad incómoda, Davis Guggenheim, 2006). Los rendimientos -como los de la mayoría de las películas "exitosas"- se miden por el rasero de la taquilla. Super Size Me, en el que Morgan Spurlock habla de la comida rápida, es un buen ejemplo: recaudó 11,5 millones de dólares en Estados Unidos, aunque sólo costó 65.000 dólares.

El éxito financiero (dado por la relación entre el presupuesto de producción y la recaudación) de algunos documentales comprometidos, da prueba del reciente auge de este género cinematográfico. Pero limitarse a tan estrecho análisis ocultaría una de las evoluciones más interesantes en materia de documentales políticos: el trabajo del director y militante Robert Greenwald. Este cineasta produjo y/o dirigió una serie de documentales que incluyen Irak for Sale: The War Profiteers (Irak en venta: especuladores de la guerra, 2006), sobre los negocios de la guerra en Irak; The Big Buy: Tom Delay's Stolen Congress (La gran compra: el congreso robado de Tom Delay, 2006), sobre un diputado estadounidense cristiano acusado de lavado de dinero; Wal-Mart: The High Cost of Low Price (Wal-Mart: el alto costo de los precios bajos, 2005), sobre las dudosas prácticas del gigante de la distribución 2.

Según los criterios de la industria cinematográfica, uno de los filmes de Greenwald más aclamados por la crítica, Outfoxed: Rupert Murdoch's War on Journalism (Más listo que un zorro: la guerra de Rupert Murdoch contra el periodismo, 2004) 3, que sólo se proyectó dieciocho veces y produjo la magra suma de 460.000 dólares, en la mejor de las hipótesis tuvo una recepción moderada. En cuanto a sus tres realizaciones siguientes, Wal-Mart, The Big Buy e Irak for Sale, apenas figuran en las estadísticas oficiales. No obstante, si estas películas no fueron éxitos de taquilla, no fue porque los espectadores las hayan ignorado, sino porque Greenwald esquivó un sistema de distribución y difusión fuertemente centralizado al crear la productora Brave New Films y el sitio Brave New Theaters, que coordina la exhibición de obras mediante redes de ciudadanos o asociaciones.

No a las grandes productoras

Si se tiene en cuenta su pasado de productor-director de una cantidad importante de películas hollywoodenses y telefilmes para público en general, la voluntad de Greenwald por desarrollar el acceso a documentales políticos puede resultar sorprendente. Dos acontecimientos parecen haber pesado sobre su decisión de lanzarse al mundo de los medios de comunicación comprometidos de bajo presupuesto: las consecuencias de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la reelección de George W. Bush en 2004. Greenwald confiesa que lo conmocionó la rapidez con la cual "el desconsuelo y el dolor" de la nación en 2001 mutaron en "furia y venganza". "Tengo cuatro hijos que influyen mucho en mis elecciones. Sentí que ya no podría mirarme en el espejo si no intentaba hacer algo." Y concluye: "No tenía la menor idea de que eso conduciría a esto". Este camino hizo que en 2004 (el año de la confrontación electoral entre Bush y Albert Gore) se creara la productora Brave New Films, consagrada a la producción de lo que Greenwald llama "documentales instantáneos" sobre problemas políticos cruciales de Estados Unidos.

Abandonando las producciones de gran presupuesto que se prolongan durante varios años, Greenwald decidió realizar documentales sobre temas políticos "calientes", rodados a bajo costo (pero de gran calidad), difundidos rápidamente y en un marco militante lo más vasto posible. Desde 2002, sus películas tratan temas tan diferentes como las ganancias obtenidas gracias a la guerra, el trabajo ilegal, la corrupción política y la ultraconservadora cadena televisiva de noticias de Rupert Murdoch, Fox News.

La creación de Brave New Films y Brave New Theaters responde a varios postulados: 1) Es posible financiar, en parte, cortometrajes documentales gracias a contribuciones de ciudadanos comunes vía internet; 2) Se pueden producir con rapidez documentales de gran calidad con un presupuesto limitado, para así tratar en el momento oportuno problemas sociales y políticos; 3) Internet puede servir para vender y distribuir directamente los DVD, lo que evita pasar por las estructuras oligopólicas de venta mayorista y de alquiler); 4) Internet permite también coordinar la proyección de películas a gran escala, lo que evita recurrir a los monopolios de la distribución y difusión cinematográficos; 5) La proyección de películas a través de asociaciones o de particulares puede acompañarse de otras fuentes de información, tales como conferencias de sindicalistas, de militantes por la paz o debates. Greenwald puso estas ideas en práctica con sus últimas películas, Irak for Sale, The Big Buy y Wal-Mart.

Brave New Films es una productora que controla un instrumento de difusión, Brave New Theaters, lo que la distingue de los otros organismos de producción "alternativos", militantes o políticos. El concepto es simple: cualquier productora de películas, grupo o persona que lo desee, puede registrar un film o un DVD en el sitio Brave New Theaters (en febrero de 2007 había 101 filmes), y desde entonces se propone un enlace en internet 4. A continuación, todo aquel que lo desee tiene la posibilidad de organizar una proyección (host). La fecha y el lugar se indican en el sitio; incluso puede exhibirse en anfiteatros universitarios o en casa de particulares.

Estas funciones se organizan también en otros países del mundo. Los potenciales espectadores pueden entonces entrar en el sitio, encontrar una proyección en su región e indicar su intención de asistir inscribiéndose en línea. De esta manera, el productor de la película, Brave New Theaters y las redes o individuos organizadores pueden evaluar el nivel de interés que suscita el film.

La difusión en internet

La filosofía que anima el tándem Brave New Films/Brave New Theaters es quebrar el poder de las empresas de distribución y programación cinematográficas, ofreciendo un sistema que coordina la proyección de películas disponibles en internet. Así lo explica Jim Miller, director de desarrollo de la Brave New Foundation: el sitio no tiene por única función vender DVD, el objetivo es ante todo atraer a potenciales "difusores", creando una suerte de puente entre productores y militantes.

Las obras distribuidas de esta forma y producidas por Brave New Films no sólo se exhiben: forman parte de una estrategia educativa y política más amplia. Si se le pregunta si Brave New Films desearía que sus producciones fueran programadas en las salas de cine clásicas, Miller responde sin vacilar: "No. Funciones ante un público más numeroso no tendrían sentido para nosotros. Hay muchos directores que hacen elecciones diferentes, prefieren frecuentar los festivales e intentan obtener recompensas. Les gusta presentar sus realizaciones de manera teatral. No es nuestro caso. Hacemos películas que sirven de trampolín para que la gente pueda discutir, saber más, cambiar las cosas".

El film no es un fin en sí mismo, sino el punto de partida de un debate y de una acción política. El equipo de Brave New Films informa a los difusores acerca de los medios que propugnan la discusión con los espectadores, invitando a oradores después de la proyección (como ser antiguos combatientes de la guerra en Irak en el caso de la película Irak for Sale) u organizando semanas especiales de exhibición durante las cuales el público, en todo Estados Unidos, puede seguir en video y por teléfono los debates de Greenwald y de otros sobre tal o cual film 5.

El sitio Brave New Theaters contabiliza más de 3.200 grupos y 4.500 personas que organizaron al menos una proyección 6. Según sus cifras, en América del Norte tuvieron lugar alrededor de 8.000 proyecciones de Wal-Mart, alrededor de 700.000 personas vieron la película en Estados Unidos, sin que se haya presentado oficialmente en salas de cines. De los 3.200 grupos, dieciocho organizaron diez funciones o más, la gran mayoría de los grupos sólo organizó una, dos o tres. Esta explosión pone de manifiesto que la práctica militante está en difusión.

Es difícil clasificar los grupos en una categoría social rígida, pero algunas están más representadas que el promedio: las organizaciones políticas, de defensa de los derechos humanos, los movimientos que se oponen a la guerra, los sindicatos y los movimientos universitarios. Es interesante tener en cuenta que Brave New Films y Brave New Theaters lograron colaborar con Iglesias y grupos religiosos que, en Estados Unidos, se consideran más bien de derecha. Esta colaboración se ve especialmente en el caso de Wal-Mart, dado que muchos de los empleados mal pagos de la cadena de distribución eran miembros practicantes de la comunidad latina. Para las Iglesias, la forma injusta (y a veces criminal) en que Wal-Mart trata a los trabajadores tiene un carácter tanto moral como político 7.

A pesar de su éxito, Greenwald y sus colegas no piensan contentarse con esto. La Brave New Foundation, recién incorporada a la familia, permitirá a simples ciudadanos participar en las distintas fases de la realización cinematográfica, otro ejemplo de la determinación a través de la cual el cineasta quiere democratizar la producción mediática.

Su primera gran realización es el cyber-monumento a los ex combatientes de Irak 8. Este sitio, "revelado" en internet el 19 de marzo, día en que el conflicto entró en su cuarto año, comprende videos que rinden homenaje a los soldados que perdieron la vida durante esa guerra, realizados por sus familiares, sus amigos o sus colegas del ejército.

Mientras que en Estados Unidos (y en el mundo) la producción mediática sigue alimentándose con una "tele-realidad" mediocre, el equipo de Brave New Films demostró que producciones de bajo presupuesto, basadas en la realidad, pueden hacer algo más que entretener entre dos publicidades. Greenwald afirma: "Contar historias en general, cualquiera sea el proceso de distribución y la forma adoptada, constituye una herramienta importante para los progresistas. No creo que podamos reducir nuestro discurso a frases cortas o a consignas simplistas como las de la derecha, pero pienso que tenemos maravillosas historias humanas que contar, historias que emocionan, conmueven y acercan. Mi papel y mi trabajo en el marco de Brave New Films es seguir haciéndolo".

  1. Martine Bulard, "L'entreprise mise à nu", Le Monde diplomatique, París, diciembre de 2004.
  2. También produjo Outfoxed: Rupert Murdoch's War on Journalism (2004), Uncovered: The War on Iraq (2004) y Unprecedented: The 2000 Presidential Election (2002).
  3. En el canal de noticias Fox, del magnate conservador Rupert Murdoch.
  4. La mayoría de los filmes en este sitio no son producidos por Brave New Films.
  5. Estas actividades sólo se proponen para los filmes realizados por Robert Greenwald y su sociedad.
  6. Estas cifras, de octubre de 2006, las brinda Brave New Films, y la cantidad de espectadores fue establecida a partir del sistema de inscripción ("RSVP").
  7. Serge Halimi, "Wal-Mart, la multinacional más grande del mundo", Le Monde diplomatique, edición Cono Sur, Buenos Aires, enero de 2006.
  8. Iraq Memorial
Autor/es Christian Christensen
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 100 - Octubre 2007
Páginas:34
Traducción Teresa Garufi
Temas Cine, Política