Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Recuadros:

La Revolución de Octubre de 1917 y la Historia

A noventa años de la toma del Palacio de Invierno, pareciera que la experiencia social que comenzó en 1917 se reduce a “los crímenes del comunismo”, representados por el estalinismo y los gulags. Lejos de esta visión unilateral, el historiador Moshe Lewin resitúa el comunismo soviético en la historia de Rusia y reflexiona sobre las lecciones que pueden extraerse. Un aporte sobre el desarrollo y la decadencia de los sistemas políticos en general y, en particular, para aquellos que se reclaman socialistas.

La Revolución de Octubre de 1917 1 marcó la historia del siglo XX. Originó polémicas numerosas, justificaciones y proclamaciones ideológicas, estampas con dibujos alusivos y condenas inapelables que para muchos observadores se confunden con la realidad. La perpetuación de estas representaciones, ancladas en el acontecimiento fundacional que fue la toma del Palacio de Invierno, contribuye a enmascarar la realidad. En 1917, lo que predominaba en Rusia era la conmoción de todas las instituciones dirigentes (el ejército, la policía, el aparato estatal, el ámbito económico, las opiniones y la percepción de la vida política) y un caos que pesaría profundamente sobre las decisiones de los bolcheviques.

El escenario soviético no tiene relación ni con la escenografía ni con el discurso; el resultado fue una historia llena de sorpresas, enmarcada en un espacio en crisis en el que los factores de descomposición actuaron con una violencia particular y aquellos de recomposición adoptaron formas sorprendentes.

Todo sistema, presente o pasado, debe ser analizado desde el punto de vista de sus fuerzas vivas, de su capacidad o incapacidad para reformarse y por lo tanto para encontrar una nueva vitalidad al abandonar una orientación peligrosa. Las ideologías a menudo enceguecen, pues practican la autocelebración: arrastran a los seres humanos a olvidar que el régimen en que viven y que consideran el más deseable ha comenzado a funcionar según otras reglas, bajo la acción de factores económicos y sociales disolventes, capaces de vaciarlos de su sustancia y de dejar en pie sólo las apariencias. Tal situación puede compararse con un teatro donde la escenografía y la acción no tienen nada que ver. La escenografía es de otra obra y pertenece a otra época; en cuanto a la acción que se desarrolla, conduce a un lugar completamente distinto.

Crear el poder

Las crisis y las fases de descomposición son parte integral del curso de la historia. A menudo marcan el fin de una época, de un sistema. En algunos casos, si ciertas fuerzas (interiores o exteriores) existen, entonces se abre una nueva página que a veces se llama "revolución". Se observará que un gran número de autores habla de la revolución "llevada a cabo" por los bolcheviques, lo que a menudo implica que serían ellos los "culpables".

Esta lectura de los acontecimientos es sencillamente lamentable. Traduce una ignorancia completa de lo que pasó en septiembre y octubre de 1917, cuando ya nada funcionaba en Rusia, cuando la parálisis del poder era total y todo el país se dirigía hacia puebladas a gran escala, hacia la guerra civil y en definitiva hacia un caos generalizado. La Revolución (pues esto era lo que iba a pasar) no fue más que una respuesta a este caos creciente y a la perspectiva de la desaparición pura y simple de Rusia como Estado Nación.

No es la revolución lo que desencadenó la crisis: se trató de una crisis muy profunda, resuelta por la revolución de los bolcheviques, luego de que las otras fuerzas, que trataban desesperadamente de controlar la crisis, no hicieran más que profundizarla. Contrariamente a ciertas ideas al uso, en aquel momento el régimen político oficial, simbolizado por el gobierno provisorio instalado tras la caída del zarismo en febrero de 1917, no es más que un decorado; no pasa nada. Está "agotado" y acabado. No hay poder de Estado, sólo una fachada.

La idea de que los bolcheviques "tomaron el poder" ignora completamente la realidad: nadie detentaba poder alguno. No solamente los bolcheviques no arrebataron el poder a nadie, sino que lo tuvieron que crear. Como escribió luego Vladimir Illich Ulianov Lenin, al comienzo los bolcheviques no tenían nada, excepto eslóganes como "socialismo", "revolución", abolición de privilegios y de títulos (aristocracia, burocracia). El elemento clave de su éxito, no lo olvidemos, es el llamado a los campesinos para que se apropien de la tierra que cultivan y que consideran propia. Semejante medida hubiese podido salvar al gobierno provisorio si la hubiera adoptado, pero éste se alineaba con los representantes de los propietarios: estaba convencido de que el socialismo era imposible (una conclusión errónea que partía de una constatación correcta).

En efecto, el socialismo era imposible, pero los dirigentes del gobierno provisorio se negaban a comprender que una revolución democrática burguesa también lo era. Ése es el drama de los partidos políticos involucrados en las coaliciones entre febrero y noviembre de 1917: el caos se extiende y ellos no logran comprenderlo ni controlarlo. Aquellos que pasan a la acción y finalmente triunfan corren riesgos considerables, no porque los Blancos (los monárquicos) reagrupen sus fuerzas (contra el gobierno provisorio), sino por la severidad de la crisis y del mar de fondo provocado por la completa conmoción de la sociedad.

Los bolcheviques van por lo tanto a triunfar, pero al principio el partido victorioso está en el poder sólo nominalmente, como un simple estandarte. No podía sostenerse en el ardor de los acontecimientos, frente a la afluencia en masa de nuevos miembros y la enorme presión de las tareas que debía llevar a cabo, para las cuales ni su experiencia previa a la revolución, ni su carácter, lo habían preparado. Al partido bolchevique le fue imposible sobrevivir a la tormenta; no por la guerra civil (de la cual los bolcheviques salieron victoriosos), sino a causa de la presión ejercida por las innumerables tareas administrativas y de construcción del Estado. En 1921, justo antes de lanzar la Nueva Política Económica (NEP), un período de pausa tras el "comunismo de guerra", Lenin comprende que debe construir un nuevo partido: el bolchevismo, que había demostrado su capacidad de acción durante la guerra civil, ya no es más que un fantasma.

Stalin y el bolchevismo

Con el fin de la guerra civil (1921), la acción cambia pero la escenografía subsiste. Los bolcheviques se instalan en el poder, pero muchos libros dedicados al tema no entienden que seguir hablando de "bolcheviques" equivale a evocar un fantasma. La obra que se monta -y éste podría ser el título- es la transformación de un partido revolucionario en una clase de administradores.

Más precisamente, dos argumentos se enfrentan en esta escenografía: definir el espíritu del régimen nacido de la revolución, de eso se trata. Lo he mostrado en El siglo soviético: el enfrentamiento entre Lenin y Josef Stalin es un choque entre dos programas políticos profundamente antagónicos; no entre dos facciones dentro del mismo partido. Si tenemos en mente la desaparición del bolchevismo auténtico, la pelea opone a un Lenin comprometido en un intento de definición de un programa para un nuevo espacio político, adaptado a la situación enteramente nueva surgida de la guerra civil, y a un Stalin que trata de formular su propia concepción de lo que debe ser el Estado (con él a la cabeza), fundada en premisas que nada tienen que ver con el bolchevismo y que expresan sobre todo su visión de un poder personal tomado como fin en sí mismo, y alimentada por su percepción de la historia de Rusia: lo que significó en el pasado y lo que implica para el presente. Los programas que se oponen frontalmente en 1922-1923, en un primer momento con el debate sobre la formación de la URSS 2, se excluyen el uno al otro y no pretenden disimular su carácter antagónico. Esta pelea se acaba con la enfermedad y luego la muerte de Lenin en enero de 1924.

El legado de la autocracia

El estalinismo 3 ofrece un buen ejemplo de lo que puede significar el envejecimiento de un sistema, y plantea incluso la pregunta acerca de si, en este caso, su longevidad no estaba "genéticamente predeterminada" por su incapacidad de reformarse. El estalinismo no podía ser algo diferente de lo que era y estaba condenado a ser: un sistema altamente securitario construido para y alrededor de un autócrata; en este sentido no era reformable. Ésa era también la razón por la cual el estalinismo, debido al impacto de los cambios ocurridos en la sociedad como consecuencia de la política de Estado, sólo podía cavar su propia tumba.

Cuando se estudia a Stalin, se comprende que su lucha permanente contra el pasado revolucionario provenía del hecho de que este pasado no le ofrecía ninguna seguridad: él no había seguido sus enseñanzas e incluso había sido hostil a ellas, como lo demuestra su lucha por una Unión Soviética chovinista gran rusa. Su búsqueda de un pasado que le viniera mejor no es, pues, sorprendente, y tampoco lo es que haya recurrido al legado de la autocracia para definir los grandes lineamientos de lo que debía ser la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Sólo el zarismo le confería la legitimidad que buscaba, pues el poder del zar se ejercía sin intermediarios: era tomado y recibido directamente de Dios.

Más sorprendente, en cambio, fue su emulación sistemática de las estructuras ideológicas de la Rusia zarista durante la Segunda Guerra Mundial y en la posguerra. Esto revela que Stalin despreciaba el hecho (sin embargo indudable) de que aquel régimen había agotado todas sus posibilidades al momento de la Primera Guerra Mundial. El jefe del Kremlin parecía ignorar que el modelo que quería adoptar conllevaba las crisis que habían acabado con él; por no hablar de su modelo preferido, Iván el Terrible 4, que había hundido al país en un oscuro período de conflictos.

Paradójicamente, el régimen estalinista conocerá un destino comparable en el momento mismo en que está en la cima de su gloria a los ojos del mundo, luego de aplastar al nazismo. Es entonces que el sistema deja de funcionar y entra en una fase de declive mientras su líder, dirigente de una superpotencia victoriosa, goza de un prestigio máximo. Pero es una superpotencia con pies de barro, y todos los amigos de Stalin lo saben.

Este punto amerita detenerse. El régimen zarista no tenía un redentor, ningún heredero legítimo ni capaz. En cambio el régimen estalinista sí los tenía, entre el grupo de amigos cercanos de Stalin que esperaban con impaciencia el momento de ponerse a trabajar y revitalizar un régimen con disfuncionamientos aberrantes. Cuando el régimen denuncia a los "cosmopolitas" que "se arrodillan ante Occidente"; cuando los altos funcionarios deben vestir uniforme y obtener sus títulos directamente de la "tabla de rangos" instaurada por Pedro el Grande; cuando los intelectuales judíos son eliminados; cuando altos dirigentes son asesinados (el caso Leningrado) 5 y se abre el "proceso de las camisas blancas" 6, parecía difícil prever que la URSS aún tenía por delante un período de desarrollo espectacular.

De hecho, parte de los amigos cercanos de Stalin pasan a la acción para arreglar el desastre financiero originado por su líder. Lo hacen rápidamente y de manera radical tras la muerte de Stalin, en marzo de 1953, promoviendo una serie de reformas importantes que se concretarán en el XX Congreso del Partido Comunista soviético de 1956.

En numerosas ocasiones, muchas personas se sintieron contrariadas cuando afirmé que la supresión del gulag fue una de las primeras medidas adoptadas por la dirección posestalinista. En efecto, me parece decisivo distinguir el gulag bajo Stalin, en tanto complejo económico-industrial del MVD, del sistema de campos, profundamente reformado, que subsiste en el período que sigue a la muerte de Stalin 7.

En este sentido, puede uno preguntarse sobre esa fijación de Occidente con el gulag, sobre las razones por las cuales aceptó sin la menor reserva el discurso que puso en pie de igualdad el gulag y el régimen soviético, asimilado al mal absoluto. Occidente saludó al sustentador de esta teoría, Aleksandr Solzhenitsyn, como a un profeta. Pero este último defendía una ideología nostálgica; odiaba a los socialdemócratas agrupados en torno a la revista Novi Mir y a su redactor Aleksandr Tvardovski. Era un enemigo jurado de la democracia occidental. Quizás este predicador de una ortodoxia medieval era necesario para llenar el vacío ideológico de la Guerra Fría...

El fin del sistema soviético

El sistema soviético conoció aun otro ciclo de declive con el período llamado de "estancamiento", que comienza a fines de los años '60. Este período plantea una nueva pregunta: la de las orientaciones contradictorias dentro del sistema, producto de la aparición de vectores esenciales de cambio. La urbanización, la modernización a gran escala del país se habían convertido en fenómenos incontestables. Aun cuando la parte de la población que habitaba el campo seguía siendo importante, la mayoría de los ciudadanos vivían ahora en las ciudades, habían recibido una educación y estaban familiarizados con las nuevas tecnologías. El estatus de las mujeres también había conocido mejoras importantes. Estas transformaciones considerables de la sociedad también tuvieron efectos indirectos sobre la población rural, que aun sin desplazarse hacia las ciudades adoptó sus rasgos principales.

Este movimiento rápido dio origen a una sociedad urbana relativamente nueva. Esta urbanización era "joven", mientras que el Estado burocratizado, emparentado con el régimen zarista, era "viejo". A pesar de su relativa juventud, el sistema instaurado luego de 1917 había envejecido prematuramente.

Esto nos remite a la cuestión de los signos de vitalidad. El Estado soviético era totalmente burocrático y practicaba un centralismo riguroso controlado desde lo alto. Sin embargo, el poder en la cima se había vuelto completamente dependiente de la máquina burocrática, en particular la de los ministerios, que llegó a obligar a las autoridades máximas a negociar con ella. Progresivamente, esta burocracia se las había arreglado para que esas negociaciones la favorecieran, y finalmente había dejado de responder a las órdenes. Esta máquina burocrática se transformó en un monstruo movido por su propia lógica que arrastró el sistema al abismo.

El punto fundamental es que el centro perdió el poder y su capacidad para controlar los hechos. Se reveló incapaz de hacer lo que los sistemas deben hacer si no quieren desaparecer: reformarse, adaptarse a los cambios, cambiar de estrategia y de orientación política, ganar nuevos aliados y batallar contra los principales obstáculos. El sistema se había despolitizado y no podía imponer nada a nadie. Simbólicamente, el país estaba dirigido por Leonid Breznev, un secretario general agonizante, si no muerto.

Un sistema estancado

La despolitización, en el sentido de pérdida de toda capacidad de hacer política, no es solamente un síntoma: significa que se ha llegado a un punto de no retorno. Confirma la idea de que ya no existe un "partido dirigente" en el sentido de organización capaz de desarrollar una actividad política consecuente. Tal partido habría evitado la deplorable dependencia respecto de esta masa de altos dirigentes de las administraciones más diversas, preocupados únicamente por sus propios intereses y al mando de un ejército gigantesco de funcionarios ocupados en "privatizar" las empresas que debían administrar.

Analistas políticos, planificadores y escritores publicaban, advertían, predecían catástrofes, pero la cima del poder estaba paralizada. Por esta época (desde fines de los '60 hasta los '80), todo movimiento, en cualquier dirección, se consideraba fatal. La leyenda, largamente extendida, según la cual la Unión Soviética se desplomó a causa de los gastos insoportables que causaba la Guerra Fría y la carrera armamentística sólo es, por decirlo suavemente, un error de diagnóstico. El interludio de Yuri Andropov (secretario del Partido entre 1982 y 1984) es muy interesante, pero fue demasiado breve para ser concluyente. Este corto período presentó elementos que habrían podido contribuir a la repolitización del sistema y a movilizarlo para llevar a cabo reformas urgentes en los ámbitos económico y político. Las condiciones para el éxito estaban allí.

El fracaso del sistema soviético abunda en lecciones sobre los sistemas, sus transformaciones, sus jactancias, sus envejecimientos, sus crisis. Hablar de envejecimiento equivale a plantear que un sistema pasa por diversas etapas durante las cuales un régimen demuestra un dinamismo considerable para luego conocer períodos de estancamiento y de declive, seguidos por nuevas fases dinámicas. Estos distintos momentos pueden ser vistos como los eslabones de una misma cadena siempre que el sistema en cuestión pueda ser identificado como tal y no sea incurable.

Estos fenómenos y su pertinencia serán mejor comprendidos si se compara la URSS con China. Incontestablemente, puede establecerse cierto paralelismo entre ambos regímenes: tanto el de Mao Zedong como el de Stalin conocieron "grandes saltos" hacia delante seguidos en cada uno de los dos países por períodos de estancamiento y de declive, y luego por formas de reanudación. Sin embargo, ambos regímenes tuvieron evoluciones muy diferentes.

El sistema soviético, a pesar de ser mucho más desarrollado, se hundió en una fase de estancamiento y se reveló incapaz de llevar adelante reformas significativas, aunque eran indispensables y el país estaba listo para ellas. En cambio, el sistema chino (basado en el mismo tipo de sistema político que el soviético) supo lanzar reformas espectaculares, aun cuando no se diferenciaba mucho del régimen de Stalin; era muchísimo más represivo y controlaba más severamente la sociedad que el régimen soviético en la misma época. Ello muestra que el problema no está en los tan desacreditados "regímenes comunistas", sino en la capacidad de las dirigencias, en ciertas etapas, de transformarse o no.

¿Y el socialismo?

El carácter socialista, o en todo caso emancipador, de la Revolución de Octubre no da lugar a duda alguna. En cambio, ¿puede hablarse de un Estado soviético socialista? Esa tesis es difícil de sostener. El hecho de que se haya autodenominado "socialista", con un partido "comunista", no tiene más pertinencia que la de los eslóganes y los afiches oficiales. El socialismo es una forma de democracia que sobrepasa todas las formas que pueden existir en el mundo capitalista. No nos dice nada sobre el tipo de sistema económico que tal democracia puede desear instaurar; digamos simplemente que dicho sistema debe estar en las manos de la sociedad, sin capitalistas ni burócratas.

Pensar sobre este Estado, que a los cuatro vientos se proclamaba socialista y dirigido por un partido comunista, permite arriesgar algunos elementos de respuesta. Tales proclamaciones (a la manera de los mitos que otros Estados intentan hacer oír al mundo) eran indispensables para legitimar el sistema ante su propio pueblo y ante la opinión internacional. Pero esas declaraciones no resistían la prueba de la realidad, no sólo fuera de Rusia, sino dentro del propio país, donde, luego de Stalin, existía una sociedad urbana, desarrollada, educada, con muchos cuadros experimentados en todos los ámbitos, incluida la gestión pública. Esa sociedad no podía aceptar el discurso sobre el "socialismo" como la realidad.

El drama es que el peso de la historia no había sido ni podía ser eliminado. La fauna burocrática profundamente instalada, que proliferaba en la Rusia zarista, quizás había desaparecido para los individuos, pero el fenómeno simplemente había renacido bajo formas adaptadas a las realidades soviéticas.

De nada sirve lamentarse. El Estado soviético reclama un estudio histórico serio. En todo caso, una cosa queda clara: la URSS no era socialista. En cambio, quienes hicieron la Revolución de Octubre sí lo fueron. Las ideas en las que creían y que pusieron en práctica son hoy tan vitales como lo eran entonces, cuando se comprometieron, en medio del resquebrajamiento de un país y una nación en vías de descomposición, para volver a hacer de Rusia un actor de la Historia.

  1. La toma del poder (simbolizada por el Palacio de Invierno de San Petersburgo, donde residía el gobierno provisorio) tuvo lugar en la noche del 6 al 7 de noviembre, según el calendario gregoriano, adoptado por Rusia unos meses más tarde. Hasta entonces, Rusia utilizaba el calendario juliano, según el cual la revolución bolchevique se produjo en octubre.
  2. El debate sobre la futura URSS enfrentó a Lenin (apoyado por los principales dirigentes, de Zinoviev a Trotsky) partidario de una "federación" que otorgara un gran número de derechos a las repúblicas no rusas (el poder central sólo se reservaba la diplomacia y los asuntos militares) con Stalin, que defendía la idea de una concentración de poderes en el centro, con lo que la autonomía de las repúblicas rusas no era más que una fachada. De allí que Lenin acusara a Stalin de ser el continuador del chovinismo gran ruso. Moshe Lewin, El siglo soviético, Crítica, Barcelona, 2006.
  3. Entiendo por estalinismo solamente el período en el que Stalin estuvo en el poder.
  4. Iván IV (1547-1584), llamado Iván el Terrible, primer gran príncipe moscovita en ser coronado zar. Algunos lo consideran uno de los hombres que más contribuyó a la grandeza de Rusia. Quedó en la historia como un tirano sanguinario debido a su crueldad (y, sin duda, su locura).
  5. En 1950, todos los antiguos dirigentes del Partido y de la administración de Leningrado fueron ejecutados. El principal acusado es Alexei Kuznetsov, que Stalin había nombrado secretario para los cuadros del partido. Con este título Kuznetsov aparecía como potencial sucesor de Stalin. El vice-primer ministro y dirigente del Gosplan Nicolai Voznesenski se encontraba entre sus víctimas.
  6. Sobre la represión de los judíos soviéticos, que se desarrolla tras la Segunda Guerra Mundial y culmina en 1953 con la acusación de complot contra los médicos (judíos) de Stalin, véase Laurent Rucker, Staline, Israel et les juifs, Presses Universitaires de France, París, 2001.
  7. El siglo soviético, op.cit.

Continuidad rusa

Lewin, Moshe

El pasaje de la antigua Rusia a la Rusia zarista no estuvo basado sobre el desarrollo económico sino sobre una expansión territorial, la acumulación de nuevos territorios y la transformación de los propietarios de la tierra en aliados. Esta transición estuvo marcada por un estado de guerra permanente, y en particular por la guerra contra los tártaros.
La formación de la Rusia zarista descansa sobre un triple proceso sociopolítico:
• Construcción de un Estado autocrático, con la creación de una gigantesca burocracia para recolectar los ingresos necesarios.
• Formación de una clase parasitaria, la nobleza, que es el principal sostén de la autocracia. Su lógica: tomar lo más posible y no dar nada.
• Esclavitud completa del campesinado. El fin de la servidumbre interviene recién a mediados del siglo XIX.
La segunda mitad del siglo XIX conoce cierto número de avances: construcciones de vías de ferrocarril, aparición de empresas comerciales e industriales. Muchos Primeros Ministros se esfuerzan en introducir reformas, pero todos ellos son neutralizados inmediatamente: Piotr A. Stolypin, primer ministro entre 1906 y 1911, es asesinado por sus adversarios del clan monarquista; Sergei Witte (primer ministro entre 1905 y 1906) fue alejado del poder por sacar a la luz la cuestión de los impuestos que agobiaban a los campesinos.
La crisis del régimen y su descomposición se hace irreversible: puede decirse que se trata de una automutilación nacional, social y económica. El zarismo se derrumba definitivamente durante la Primera Guerra Mundial. Paradójicamente, es en un período de crisis que sacuden a gran parte del mundo cuando surge en Rusia la revolución democrática de febrero de 1917, llena de alentadoras promesas. Pero ningún método político “normal” está en condiciones de frenar la crisis que estalla y se desarrolla a lo largo de ese mismo año. Los dramáticos problemas heredados del zarismo son de tal envergadura que ya no puede detenerse el engranaje de la descomposición. El desmoronamiento del antiguo régimen no impide la transmisión de sus distorsiones y de sus males al régimen que lo sucede. Esta influencia del pasado zarista sobre los acontecimientos continuará de hecho hasta el fin del régimen soviético.


Autor/es Moshe Lewin
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 101 - Noviembre 2007
Páginas:36,37,38
Traducción Mariana Saúl
Temas Historia, Política
Países Rusia