Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Repudio a los global leaders

Las manifestaciones de hostilidad hacia dirigentes que se apartan del mandato de sus representados y operan en el más absoluto secreto se multiplican en todo el mundo. La próxima reunión de la Organización Mundial del Comercio se llevará a cabo en el emirato de Qatar.

Ya es una costumbre: después de lo ocurrido en Seattle, las reuniones de "los que deciden", de los global leaders, indefectiblemente generan manifestaciones de hostilidad. Mientras que hasta no hace mucho las ciudades se peleaban por acoger esas cumbres como si fueran las Olimpíadas o el Mundial de Fútbol, hoy en día hacen todo lo posible por evitarlas: las movilizaciones policiales les cuestan caras, los beneficios comerciales de una cumbre atrincherada -como en Davos, Washington, Praga, Melbourne, Biarritz, Niza y próximamente Quebec- son escasos o nulos, y la "imagen" de la localidad anfitriona no se beneficia en nada. Los responsables de la próxima reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), prevista para noviembre, tuvieron que aceptar la única hospitalidad que les fue ofrecida: la del emirato de Qatar, donde, al menos, no tendrán que temer la presencia masiva de manifestantes opositores. Madrid, que en junio próximo debía acoger una reunión del Banco Mundial, le pasó esa "papa caliente" a Barcelona, que no sabe cómo salir del aprieto.

América Latina ya forma parte de ese frente de rechazo. En Santiago de Chile el reciente encuentro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) provocó serios incidentes1. La próxima reunión de ministros de economía en Buenos Aires, preparatoria de la cumbre de Quebec, seguramente no será una excepción a la regla.

Prevista para el 6 y 7 de abril, se desarrollará poco después de una oleada de huelgas y movilizaciones contra las medidas ultraliberales "de ajuste" adoptadas por el gobierno del presidente Fernando de la Rúa en aplicación de las directivas del Fondo Monetario Internacional. Un pésimo contexto, más aún teniendo en cuenta que un amplio comité de movilización, que incluye fundamentalmente al nucleamiento de pequeñas y medianas empresas argentinas (APYME), espera con una posición de firmeza a los delegados.

El éxito de la Marcha Zapatista2 permitirá que México se incorpore más aún a la dinámica de rechazo de la mundialización liberal, actitud espectacularmente impulsada por el Foro Social Mundial (FSM) de Porto Alegre de enero pasado3. Así, el 14 y 15 de abril, apenas una semana antes de la cumbre de Quebec, se realizará en Ciudad de México un encuentro denominado Porto Alegre contra el ALCA, en el que estarán presentes participantes y actores del FSM -en particular la organización campesina internacional Vía Campesina- llegados de varios países, además de intelectuales y dirigentes de movimientos sociales mexicanos, y del subcomandante Marcos.

  1. El País, Madrid, 19-3-2001.
  2. Ignacio Ramonet, "Marcos marcha hacia Ciudad de México", Le Monde diplomatique, edición Cono Sur, marzo de 2001. diplomatique, edición Cono Sur, febrero 2001.
  3. Carlos Gabetta, "Porto Alegre, activismo y propuestas…" y "Sí, otro mundo es posible", Le Monde diplomatique, edición Cono Sur, febrero 2001.
Autor/es Bernard Cassen
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 22 - Abril 2001
Páginas:7
Traducción Carlos Alberto Zito
Temas Mundialización (Economía), Neoliberalismo, Geopolítica, Mercosur y ALCA, Movimientos Sociales, Seguridad
Países México, Chile, Francia, Qatar