Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Recuadros:

Ciudadanos al ataque

En la estela de la mayoría de los países europeos, americanos y africanos, el pasado 20 de noviembre se lanzó oficialmente, en el Colegio Nacional Buenos Aires, la filial argentina de la Asociación por una Tasa a las Transacciones financieras especulativas para Ayudar a los Ciudadanos (ATTAC), cuyo objetivo es reconquistar el espacio político perdido por los ciudadanos ante el implacable avance de los mercados.

Por qué no crear, a escala mundial, la organización no gubernamental Acción por una tasa Tobin de Ayuda a los Ciudadanos?"1. El lanzamiento oficial de ATTAC Argentina en el Colegio Nacional Buenos Aires, que contó con la presencia del presidente de ATTAC Francia, Bernard Cassen, del dirigente de la organización en Brasil Antonio Martins y de los coordinadores en Argentina Julio Gambina, Mario Rapoport y Mabel Gabarra, fue una muestra más de la sorprendente respuesta que provocó esta iniciativa lanzada hace dos años exactos desde Le Monde diplomatique por su director, Ignacio Ramonet.

Numerosos ciudadanos deseosos de tomar en sus manos actividades concretas que normalmente se delegan sin éxito en la "clase política", se organizaron para dar nacimiento a ATTAC Francia, con el objetivo de instaurar un movimiento de lucha y solidaridad frente a la "dictadura de los mercados", generando un inusitado interés en los movimientos sociales, medios de comunicación y partidos políticos. En apenas 18 meses han adherido a ATTAC Francia más de 15.000 miembros, de los cuales 1.000 son organizaciones sociales. A un ritmo de 50 nuevos miembros por día, la asociación cuenta a la fecha con 125 comités locales, entre ellos uno de 125 diputados y 25 senadores en la Asamblea Nacional y la adhesión de más de treinta municipalidades francesas.

Su poder de convocatoria también resulta notable. El 24, 25 y 26 de junio pasado, más de 1200 delegados de distintas organizaciones de 80 países participaron en París de los Encuentros Internacionales, organizados por ATTAC. El pasado 27 de noviembre, bajo el lema "El mundo no es una mercancia", el llamado de ATTAC y de otras numerosas organizaciones a manifestar en contra de la llamada "Ronda del Milenio" de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que comenzó en Seattle (EE.UU.) el día 302, congregó a decenas de miles de personas en más de setenta ciudades de Francia, Bélgica y Suiza3.

Reunidas para impedir la inclusión de la educación, la salud o la cultura en el campo de la liberalización, reclamaron tres puntos esenciales: a) una auditoría sobre las consecuencias de la globalización, en particular sobre el respeto de la OMC a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y de todas las convenciones internacionales; b) una reunión planetaria para confrontar democráticamente las opiniones de ciudadanos, sindicatos, trabajadores, asociaciones, ONG, y todos aquellos cuya vida resulta afectada por una liberalización de los intercambios; y c) diferir la Ronda del Milenio e implementar una moratoria sobre toda nueva liberalización, a la espera de los resultados de la auditoría y de la opinión ciudadana.

Proyección internacional

La creación de un grupo ATTAC compuesto por 50 diputados de doce países en el Parlamento Europeo y la formación espontánea de filiales en países de Europa, Africa y América no hacen más que confirmar su solidez y perspectivas, reforzadas por la actual presidencia de Finlandia en el Parlamento Europeo: los parlamentos de este país y Canadá se pronunciaron a favor de implementar la tasa Tobin.

Este impuesto, propuesto en 1978 por el economista estadounidense James Tobin, premio Nobel de economía 1981, apunta a gravar las transacciones monetarias con un impuesto de 0,1 a 0,25%, a fin de frenar la volatilidad de capitales. Se trata de gravar sólo los movimientos especulativos, con exclusión de las operaciones comerciales y las inversiones extranjeras destinadas a la producción.

Una tasa del 0,1% sobre los movimientos especulativos representaría una recaudación anual de unos 228.000 millones de dólares, que podría destinarse a un fondo de ayuda ciudadana4, una propuesta que contiene obvios límites políticos y económicos. La tasa Tobin funciona en forma preventiva; aun implementada de manera universal y permanente no podría frenar por sí sola un ataque especulativo masivo. Su fin consiste en disuadir aquellos fondos que se trasladan constantemente de un país a otro. Es decir, en palabras del propio Tobin, se trata de colocar un "grano de arena" en el engranaje financiero.

Para devenir efectiva, la tasa Tobin debe ser complementada con otras medidas. En Chile, por ejemplo, entre 1991 y 1997, el 30% de todo capital entrante no era remunerado durante un año y se constituía en reserva ante el Banco Central. A lo largo de esos años Chile mantuvo un crecimiento regular y fue uno de los países menos afectados por la crisis mexicana, en 1995. Otras medidas más fuertes, como tasas a la salida de capital o controles de cambio, pueden ser implementadas en períodos de crisis: fue el caso de Malasia en 1998.

Movilizar a los ciudadanos

Pero más que un fin en sí mismo, la tasa Tobin representa un punto de partida. Según Cassen, ATTAC nace porque la gente identifica a los mercados como un nuevo enemigo de la vida política, económica y social. ATTAC funciona como un "estimulador democrático"5, un movimiento de educación popular para establecer redes de solidaridad. A partir de una consigna clara y precisa, capaz de aglutinar a ciudadanos y asociaciones de casi todas las tendencias y sensibilidades políticas, los ciudadanos enseñan y aprenden, se crea un debate abierto, sin banderas partidarias, para comprender los cambios vertiginosos que se producen en el mundo globalizado. ATTAC se propone ser un instrumento de lucha contra el carácter liberticida de las libertades del capital, que genera cada día más exclusión y afecta los derechos humanos. El discurso neoliberal, que asimila la desigualdad, la desnutrición y el analfabetismo a las catástrofes naturales, como si de huracanes y terremotos se tratase, debe ser desarticulado. ATTAC intenta globalizar las luchas sociales, llevar la discusión desde la especulación financiera a los paraísos fiscales, la deuda externa, los fondos de pensión, los Organismos Genéticamente Modificados, el medio ambiente, la reunión de la OMC o la cuestión de género, para recuperar un espacio legítimamente democrático de participación política ciudadana.

El desembarco de ATTAC en América Latina se produce en Brasil. Creado en San Pablo en marzo de 1998, el grupo ya se extendió a Porto Alegre, Río de Janeiro, Belo Horizonte y Brasilia. Su crecimiento es notable, tratándose de un movimiento cuya convocatoria no incluye, en un país de desigualdades extremas, reivindicaciones como la suba de los salarios. El presidente Fernando Henrique Cardoso se ha pronunciado ya por la aplicación de la tasa Tobin6; en Río de Janeiro, miembros de la Asamblea Legislativa han creado una comisión con el mismo objetivo. En permanente colaboración con organizaciones como el Movimiento de los Sem Terra y la Central Unica de Trabajadores, el futuro de ATTAC se anuncia prometedor. Ya se preparan filiales en Chile y Uruguay.

ATTAC cuenta ya en Argentina con una red de más de doscientos miembros. En su primer Debate-Plenario, el grupo aprobó por unanimidad su Declaración de Principios, la organización de un consejo académico y un comité de coordinación y el Plan de Trabajo para el año 2000. En la Declaración de Principios se establece que "ATTAC Argentina trabaja para promover acciones de denuncia relativas a los efectos de la globalización financiera y, específicamente, sobre las consecuencias del endeudamiento externo". El plan de trabajo propone como objetivos: a) el crecimiento en adhesiones personales e institucionales; b) la extensión y formación de grupos en todas las provincias y ciudades para conformar una red nacional; c) abordar las temáticas de endeudamiento externo, volatilidad financiera, dependencia externa de capitales, Ronda del Milenio, impacto social de la globalización, experiencias de resistencia y caminos alternativos construidos por las organizaciones populares; d) establecer como metodología de trabajo la promoción de estudios, divulgación de informaciones, organización de debates, formas diversas de difusión e impulsar iniciativas para sensibilizar a los poderes del Estado nacional, provincial y municipal; e) organizar un encuentro del Cono Sur durante el primer semestre del 2000 para debatir en torno de la "Globalización y el endeudamiento externo" y un encuentro nacional durante el segundo semestre del 2000 para realizar un balance de la construcción de la red de grupos en Argentina y definir líneas de trabajo para su consolidación y extensión.

El lanzamiento de ATTAC Argentina se inserta en la necesidad de buscar pensamientos y políticas alternativas para lograr la equidad social, objetivo de numerosas asociaciones y la mayoría de los ciudadanos. En alusión a la placa que en el Colegio Nacional Buenos Aires rinde homenaje a las jóvenes víctimas de la última dictadura con la inscripción "Vano intento el de la noche: los lápices siguen escribiendo", Antonio Martins7 afirmó: "ATTAC representa nuestras ganas de seguir escribiendo una historia que no terminó".

  1. Ignacio Ramonet, "Désarmer les marchés", Le Monde diplomatique, París, diciembre de 1997.
  2. Bernard Cassen, Susan George y Angel Jozami, dossier "Fracaso del libre comercio", en Le Monde diplomatique, edición Cono Sur, noviembre de 1999.
  3. Nathalie Raulin, "Des marches contre le marché mondial", Libération, París, 29-11-99.
  4. Suzanne de Brunhoff y Bruno Jetin, "La taxe Tobin et la régulation des mouvements de capitaux" en Finance, production et crise, coordinado por François Chesnais, Editions La Découverte/Syros, septiembre de 1999.
  5. Discurso de Bernard Cassen en la Asemblea Nacional de ATTAC Argentina, Colegio Nacional Buenos Aires, 20-11-99.
  6. Jean-Jacques Sevilla, "Le brésilien Cardoso plaide en faveur d´une redéfinition du rôle de l´Etat", Le Monde, 22-11-99.
  7. Discurso de Antonio Martins en la Asamblea Nacional de ATTAC Argentina, Colegio Nacional Buenos Aires, 20-11-99.

El pensamiento trabajador

Después de casi medio siglo de paternalismo sindical, un sector de trabajadores argentinos está decidido a retomar el análisis de su presente y futuro. Los días 19, 20 y 21 de noviembre de 1999 se llevó a cabo en el Colegio Nacional Buenos Aires el "Segundo Encuentro Nacional por un Nuevo Pensamiento", organizado por el Instituto de Estudios y Formación -dirigido por Claudio Lozano- de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA).

El debate de este año se centró en el tema "Democracia, Estado y Desigualdad". Alrededor de 1.500 personas provenientes de 50 instituciones participaron de las jornadas, organizadas en paneles y talleres, en los que se discutieron las 170 ponencias presentadas, además de talleres libres propuestos por los participantes, que demandaron más de treinta seminarios a lo largo del año en todo el país.

La apertura del encuentro estuvo a cargo del dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil Luiz Ignacio "Lula" Da Silva, quien convocó a los sindicatos a "participar en la gran política, en la discusión de planes de salud, de educación y de vivienda". La jornada del sábado 20 comenzó con los foros sobre los tres temas de la convocatoria, en los que estuvieron presentes entre otros los filósofos Frank Peaupeou -discípulo de Pierre Bourdieu- y León Rozitchner; el economista y politólogo alemán Joachim Hirsch; el decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA Fortunato Mallimaci y Eduardo Basualdo. A continuación se llevó a cabo el panel "Escenario Internacional y contexto latinoamericano" que contó con la presencia de Marta Maffei; Ana Esther Ceceña, directora de la revista Chiapas; el sociólogo colombiano Jaime Zulaga y el economista francés Alain Lipietz, quien llamó a "globalizar las leyes sociales". El siguiente panel, compuesto por Victor De Gennaro, Francisco Dos Reis, Mabel Gabarra, Eduardo Buzzi; Pablo Javkin y el padre Anibal Filippini trató "La desigualdad económica y social. Límites para la consolidación democrática". La jornada concluyó con el lanzamiento de ATTAC Argentina (ver nota) y un panel de humoristas.

El domingo 21 se llevó a cabo un balance del trabajo realizado durante el año 1999 y se definió el eje del próximo encuentro, que tratará de la relación entre conflicto social y representación política. Finalmente, se realizó un emotivo panel sobre "Genocidio, Corrupción e Impunidad. La Justicia en la Argentina" con la presencia de Estela Carlotto, Laura Guinzberg, César Estitado de Cabo (España), Víctor Mendibil y Alberto Morlachetti. La reunión finalizó con un repudio por la designación de Antonio Domingo Bussi como legislador nacional.


Contra la dictadura de los mercados

ATTAC: Contre la dictature des marchés, Varios autores, VO Éditions, 158 págs. 

El orden liberal descansa sobre tres "libertades" que, en cada país, son en realidad liberticidas para la sociedad y la mayoría de los ciudadanos: de circulación de los capitales, de inversión y de comercio. Descansa, sobre el poder absoluto de "mercados" que dictan su ley a los electos y a los gobiernos. Descansa, en definitiva, sobre una mistificación ideológica, ampliamente asumida por los medios de comunicación. Este libro intenta dar cuenta de ello.

En principio, mediante la descripción de un sistema cuyos engranajes no necesitan de una calificación especial para ser comprendidos: cualquier ciudadano puede. Luego, a través de propuestas alternativas alrededor de las cuales pueden federarse luchas nacionales, europeas e internacionales.

Desde los mecanismos de especulación a los paraísos fiscales; de la posibilidad de concreción de la tasa Tobin a la denuncia de las palabras minadas del liberalismo; del rol del euro a la refundación del movimiento sindical; de la deuda del Tercer Mundo a los fondos de pensión predatorios; de los combates victoriosos contra el Acuerdo Multilateral de Inversiones (AMI) a los que se llevan a cabo contra la OMC, los universitarios, científicos y sindicalistas reunidos por ATTAC suministran herramientas de reflexión y de acción a los numerosos ciudadanos convencidos de que otro mundo es posible.

Eric Toussaint


La contraofensiva antiliberal

Susan George

Esquizofrenia, inconsciencia o cinismo absoluto: ¿de qué manera se pueden llevar a cabo, al mismo tiempo, las políticas ultraliberales que son el fundamento de la "mundialización" y pretender combatir las consecuencias catastróficas de esas mismas políticas? Al respecto resulta caricaturesco el lamento anti-pobreza que se escuchó recientemente en Washington, durante el último encuentro anual del FMI-Banco Mundial. Habla más, sin dudas, del temor a la generalización de una ofensiva antiliberal, perceptible ya en muchos sectores en todo el mundo, que a repentinas conversiones humanistas. ¿El futuro del capitalismo no está entonces asegurado? Ese es el punto de partida del último libro de Susan George, que analiza un informe ultra-confidencial, cuyos comanditarios se mantienen en el anonimato. Los autores, en cambio, son nueve "expertos" del más alto nivel, disimulados bajo seudónimos, reunidos secretamente en Lugano, Suiza, y evidentemente muy bien remunerados. Es que el asunto es importante: se trata ni más ni menos que de diagnosticar las amenazas que pesan sobre el capitalismo del siglo XXI y de preconizar soluciones.

Digamos enseguida que estas últimas son terroríficas, incluso "finales". Terroríficas, pero (y aquí entra en juego la fuerza pedagógica del autor, que se apoya en una considerable masa de datos) largamente puestas en práctica. Basta sencillamente, con pequeños y discretos "toques" aquí y allá, con acelerar y amplificar las "pesadas tendencias" en curso para llegar al resultado deseado, que pasa, en particular, por la limpieza "natural" de una buena parte de la humanidad. Además de un ejercicio de prospectiva, Susan George nos propone un verdadero espejo de su "horror" ecológico, económico y social.

Un extraordinario punto de apoyo para las luchas a llevar a cabo contra esa limpieza. Entre ellas la campaña para la instauración de la tasa Tobin (cuyo éxito popular está siendo certificado por las encuestas): un impuesto mínimo, del orden del 0,5%, a la especulación sobre las monedas. Esta propuesta cuya factibilidad técnica no plantea dificultades insuperables, se topa por el momento, detrás de una serie de pretextos "técnicos", con un frente de rechazo de ministros -particularmente franceses- más preocupados por rendir cuentas a los "mercados" que a los electores. Se recomienda, al respecto, la lectura de la última edición de la obra clásica acerca de la finanza internacional de Henri Bourguinat1. Para este reconocido especialista, la tasa Tobin no es por cierto una panacea -algo que nadie pretende- pero es realista. Sobre todo, constituiría "uno de los últimos instrumentos que, paradojalmente, sería puesto en marcha sobre la base de un amplio consenso de los Estados-naciones y que, simultáneamente, podría volver a dar márgenes de maniobra a cada uno de ellos".

Pero, precisamente, ¿quieren éstos recuperar ese márgen de maniobra? Susan George nos deja pensando en que habrá que ayudarlos mucho…

Bernard Cassen

  1. Henri Bourguinat, Finance internationale, Ed. "Thémis", PUF, París, 1999, 774 págs., 45 dólares.


Modo de organización

La estructura de las distintas filiales de ATTAC en el mundo remite en general a la de la organización central en Francia. Esta se divide en: consejo académico, comité de coordinación y comité de finanzas.

En la Argentina, la Asamblea Nacional ratificó la conformación del Consejo Académico que encabeza Mario Rapoport e incluye entre otras personalidades a Aldo Ferrer, Salvador María Lozada, Adolfo Dorfman, Claudio Lozano, Juan C. Amigo, Eduardo Basualdo y Daniel Muchnik. En total 21 personas conforman este consejo, que permanece abierto a futuras incorporaciones.

También se confirmo el Comité de Coordinación, encargado de la organización y las finanzas. Está compuesto entre otros por Julio Gambina, Mabel Gabarra y Susana Merino.

Para comunicarse con ATTAC Argentina: Julio C. Gambina; Maipú 73, 3º, (1084) Buenos Aires. E-mail: jgambina@rcc.com.ar


Autor/es Pablo Stancanelli
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 6 - Diciembre 1999
Páginas:26, 27
Temas Transgénicos, Mundialización (Cultura), Sexismo, Desarrollo, Deuda Externa, Mundialización (Economía), Neoliberalismo, Paraísos Fiscales, Privatizaciones, Estado (Política), Geopolítica, Movimientos Sociales, Medioambiente, Salud
Países Canadá, Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Malasia, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Suiza