Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Recuadros:

Nuevas reglas y nuevo paisaje político en Uruguay

Las elecciones presidenciales uruguayas están marcadas por la emergencia de una poderosa fuerza de centroizquierda, el Encuentro Progresista-Frente Amplio, que muy posiblemente dispute la segunda vuelta electoral. Mientras tanto, la participación política de la mujer sigue estando por debajo de otros índices del país y es una de las más bajas de América Latina.

La campaña electoral de 1999-2000 está marcada fundamentalmente por dos aspectos: uno institucional, derivado de los cambios electorales incorporados por la reforma constitucional aprobada en 1996, que entra en vigencia en este período; otro político, vinculado a la consolidación del sistema de tres partidos mayoritarios con la casi segura participación de la izquierda en la segunda vuelta. Entre los aspectos institucionales más innovadores para el sistema electoral uruguayo incorporados por la reforma, hay que destacar:

•elecciones internas obligatorias para los partidos políticos como inicio del período electoral, realizadas el 25-4-99.

•definición de una candidatura única a la presidencia por partido, surgida de las internas de abril.

•elecciones nacionales generales en octubre, con un sistema de representación proporcional para bancas de senadores y diputados.

•sistema de elección presidencial de mayoría absoluta, lo que implica, por primera vez en el país, la figura del balotaje o segunda vuelta (en noviembre) entre los dos candidatos presidenciales más votados.

•elecciones departamentales separadas en el tiempo, previstas para mayo del año 2000.

Pero esta reforma es fundacional también en relación a la cultura política de los uruguayos, ya que tanto supone transformaciones en las prácticas de los partidos frente al nuevo escenario, como en el comportamiento ciudadano.

En este marco y hasta ahora, los resultados y la práctica política posterior a las internas partidarias indican algunos perfiles de la campaña:

• consolidación de un escenario nacional con tres partidos competitivos, con la izquierda (Encuentro Progresista), ubicada en segundo lugar en las encuestas.

• polarización de la competencia electoral entre dos tendencias mayoritarias con una segura resolución a través del balotaje (probablemente entre el Encuentro Progresista y el Partido Colorado).

• necesidad de gobierno de coalición para garantizar una gestión que, gane quien gane, produce un presidente electo mayoritariamente, pero con minoría parlamentaria.

• consolidación de dos familias ideológicas (esquemáticamente, derecha/izquierda), lo que hará más permeable el escenario político futuro del país.

• liderazgos fuertemente centralizados; escenarios intrapartidarios también polarizados, con diversos perfiles de disidencia interna que tienden a realinearse en los polos y cuyos efectos de disidencias, realineamientos, indisciplinas y articulaciones de nuevos liderazgos se expresan en la competencia electoral a nivel de diputados, que en Uruguay son de circunscripción departamental.

Las mujeres en la campaña

La lectura de la campaña recién comienza. Desde una perspectiva de género, se ha optado por una estrategia de análisis que combina los "temas de la agenda electoral" con la lectura de los "comportamientos políticos" de los y las protagonistas.

Los niveles de participación política de la mujer en el Uruguay constituyen una "anomalía" (según la expresión de la politóloga Constanza Moreira) del sistema político uruguayo, que desafía las hipótesis sobre su grado de integración como sistema. Mientras que Uruguay ocupa un publicitado puesto 38 en el Indice de Desarrollo Humano (IDH) y los porcentajes relativos a "Mujeres en puestos ejecutivos y administrativos" y "Mujeres en puestos profesionales y técnicos" corresponden a los de los países de alto desarrollo humano, el promedio de mujeres que ocupa bancas parlamentarias se sitúa en una relación negativa de dos a uno en relación con los países de alto índice de desarrollo (de 14,1% a 7%).

La clasificación mundial de Mujeres en el Parlamento de la Unión Interparlamentaria, ubica a Uruguay en el puesto 66, lo que comparado con la buena performance en materia de "capacidades básicas" de las mujeres (educación y salud) que es lo que el IDH mide, expresa un desfasaje significativo. Con la excepción de Brasil, Bolivia y Venezuela, el resto de los países de América Latina tiene una participación femenina más alta que en el Uruguay.

En los organismos de dirección político-partidaria la participación de las mujeres parece seguir la tendencia histórica: menor índice de inserción cuanto mayor es la relevancia del organismo de dirección. Sin embargo, existen diferencias importantes entre los partidos, lo que permite suponer distintos grados de permeabilidad de cada uno de ellos.

La campaña tiene pocas figuras femeninas visibles y de muy distinto nivel de protagonismo. La más destacada es la de la esposa del ex presidente y actual candidato por el Partido Nacional Luis Alber- to Lacalle, Julia Pou, el "fenómeno Julita" según los medios, que constituye uno de los pocos rasgos innovadores de la campaña. Su figura surge con el fin de aumentar el caudal del candidato, pero intenta marcar un protagonismo propio con "una nueva forma de hacer política" como ella misma afirma.

Tanto la cuestión de género como la generacional requieren de un fuerte liderazgo, capaz de confrontarse exitosamente con la estructura tradicional del partido. La figura de Julia Pou opera como un elemento aglutinador y capaz (personal y políticamente) de tender puentes entre diversas perspectivas. Se suman en ella legitimidades que provienen de diversas fuentes: el hecho de ser la esposa del ex-presidente de la República; su gestión en la presidencia de Acción Solidaria, que le otorga un perfil ejecutivo y de asistencialismo y su propio carisma personal. Aun así, ha sido objeto de confrontaciones y polémicas que demuestran que en política los espacios no se regalan ni se conceden fácilmente.

Un discurso conservador

Otras mujeres adquieren protagonismo público más por su gestión técnica en el ámbito del ejecutivo que por su adscripción partidaria; es el caso de Milka Barbato en el Partido Colorado, joven economista y presidenta de la Corporación Nacional para el Desarrollo. En la izquierda, sólo una de las candidatas más visibles tiene una reconocida militancia feminista: Margarita Percovich, candidata al senado y diputados por la Vertiente Artiguista, actual edila en la Junta Departamental de Montevideo.

El perfil de la campaña contribuye a hacer más difícil la participación de las mujeres. La centralización de la política y personalización de la contienda, evidenciada en este período, restringe sus oportunidades de competir con éxito, tanto en sus partidos como en el escenario público y mediático; las llamadas "listas grandes" cierran el paso a nuevos liderazgos emergentes (mujeres en particular, pero también masculinos); la competencia por los cargos, ante la eliminación de la ley de lemas para diputados, es más cruel que antes y esto afecta las probabilidades de las mujeres de ser electas o propuestas.

La agenda electoral pone en juego dos planos del discurso político, uno manifiesto y otro latente. El discurso manifiesto de los candidatos coincide en abordar dos grandes áreas de preocupaciones: la pobreza y la familia como núcleo central responsable de la reproducción social. El discurso latente en todos los candidaros deja entrever concepciones de mujer, de derechos, de roles socialmente asignados y concepciones de familia con un perfil que podríamos considerar "conservador" . La elección se resuelve en función del voto de los indecisos y todos los candidatos están apostando a conquistarlos con un discurso de centro.

En este contexto, el debate sobre los derechos de ciudadanía parece que deberá esperar, en la mejor de las hipótesis, a la "segunda vuelta" , cuando los candidatos necesiten diferenciarse, siempre que la ciudadanía los obligue a hacerlo.

  1. El autor alude a la coreano-estadounidense Secta Moon, de fuerte implante en Uruguay

El Uruguay que queremos

Benedetti, Mario

Hace un par de años un anónimo humorista uruguayo pergeñó una definición tan desalentadora como verosímil: "El Uruguay no es un país subdesarrollado, sino un país en vías de subdesarrollo" . Con Mercosur o sin Mercosur, con Mercomoon o sin Mercomoon1, por ahora seguimos igual. Siempre son Otros los que deciden. Es cierto que un país pequeño, estrujado entre dos grandes, tiene escasas posibilidades de levantar cabeza y moverse con independencia, tanto en lo político como en lo económico, y hasta en lo educativo y lo cultural. No obstante, aun para las naciones menores hay márgenes de dignidad que incluso llegan a inspirar respeto. En ese sentido, el Uruguay puede mostrar la figura de José Batlle y Ordóñez, dos veces presidente (1903-1907 y 1911-1915), el político más eficaz y de mayor talento que ha proporcionado la breve (apenas 169 años) historia del país. Después de varios períodos de guerra civil, Batlle cimentó una paz política interna, impulsó leyes sociales que en ese tiempo eran poco menos que inconcebibles, implantó el voto secreto, separó la Iglesia del Estado, introdujo el sistema colegiado e hizo público su ateísmo. La ciudadanía creyó y confió en él.

Cuando murió yo tenía ocho años y todavía recuerdo su sepelio como algo impresionante. A los 70 años de su muerte, el cambio más visible es que los ciudadanos de hoy no creen ni confían en los políticos. No creen los que se abstienen y tampoco los que votan. Sigue siendo cierto aquello de que son Otros los que deciden, pero el alcance ahora se ha ampliado. Lo que ocurre es que los Otros no son los mismos. La decisión no sólo viene de arriba sino también de afuera. Para los gobernantes democráticamente electos quedan las responsabilidades más o menos triviales, previsibles. Las resoluciones trascendentales, en las que están en juego la soberanía y la justicia social, son asumidas por quienes detentan el verdadero poder: el Fondo Monetario, el Banco Mundial, el Departamento de Estado, etcétera.

Los dos miembros menores del Mercosur, Paraguay y Uruguay, deben someterse a los gigantes colaterales, Brasil y Argentina, pero después de todo éstos no han de ser tan gigantes, ya que tarde o temprano terminan amoldándose a los mandatos inapelables de los verdaderos dueños del poder. Está el País Real y está el Otro. Aun con sus bisagras oxidadas, el País Real trata de moverse, de existir, de respirar. Pero cada vez le es más difícil. Cada vez tiene más presencia el Otro País, ése en que el mercado es nuestro dios y el confort es su profeta. ¿Qué queda para las izquierdas en este mundo donde todos se desviven por ser centristas, que es el actual seudónimo de la derecha? En primer término, extraernos de la derrota y no olvidarnos de dejar en el fondo de ese pozo los dogmatismos, los esquemas, las rígidas estructuras que impidieron nuestro desarrollo y atrofiaron nuestra sensibilidad. Análisis no es obligatoriamente contrición. Después de todo, es preferible haberse equivocado en medio de la brega por la justicia que haber acertado en la lisonja del Imperio.

Lillian Hellman, cuando se rescató a sí misma de la pesadilla del macartismo, escribió: "El liberalismo perdió para mí su credibilidad. Creo que lo he sustituido por algo muy privado, algo que suelo llamar, a falta de un término más preciso, decencia" . ¿No será que, para nosotros, la nostalgia del pasado es también nostalgia de la decencia? Sabemos que para la mayoría de los politólogos, los psicólogos sociales, los expertos económicos más conservadores, la palabra decencia les dice poco o nada. En todo caso, la juzgan como la inocencia fósil en que creyeron los utópicos del pasado.

Estamos a punto de olvidarlo, pero durante varios lustros, el Uruguay, medido en su muy peculiar contexto, fue poco menos que un país de utopía. Minucioso en su democracia, refugio de próximos prójimos, poseedor de un loable nivel educativo y universitario, con intelectuales que no practicaban eso que el italiano Giordano Bruno Guerri llamó alguna vez la "cultura del silencio" , defensor sin jactancia (pero con realismo) de su soberanía, con inesperadas conquistas deportivas a nivel olímpico y mundial, con diestros del arte y la cultura como Quiroga, Rodó, Delmira Agustini, Torres García, Figari, Barradas, Fabini, Felisberto Hernández, Onetti y tantos más, el Uruguay Real no precisaba del Otro para tener presencia, modesta pero digna, en la compleja realidad de nuestra América. Hoy, en cambio, atornillados en el País Otro, lavados por la Moon y el narcotráfico, entregada Punta del Este a la patria financiera argentina, una liliputiense (no la gigantesca) globalización nos alude, nos desvirtía y nos hace perder identidad.

Aun así, la izquierda, aunque todavía no ha aprendido a conocerse, de a poco se repone, y no es imposible que, como borrador de un renovado País Real, logre tantos o más votos que cada partido tradicional (colorados, blancos) por separado, pero el País Otro, tramposo, precavido y bien asesorado desde fuera, ya inventó el balotaje a la europea y presumiblemente unirá sus viejas (y aparentemente irreconciliables) mezquindades para atornillarse en el poder.

¿Qué Uruguay queremos? Pues un país modesto, que tenga conciencia de su historia y de su dimensión; que recupere los rasgos que en un pasado no tan lejano lo hicieron respetable. Entre sus más lamentables consecuencias, los doce años de dictadura militar nos han dejado un legado de mezquindad, que incluye una falta de solidaridad y una actitud egoísta en la vida cotidiana.

Fuimos un país hospitalario y generoso y nos hemos convertido en otro, levemente sórdido, con caídas, cada vez más frecuentes, a la corrupción globalizadora. La decencia formaba parte de nuestro estilo nacional de vida. O conseguimos recuperarla a corto plazo o nos convertiremos en una módica vergüenza continental. Mientras tanto, nuestros desaparecidos no aparecen, y tampoco los hijos de los desaparecidos. Los administradores del poder local no quieren que miremos hacia atrás, pero el Uruguay que queremos no juega su futuro a la ignorancia. El olvido está lleno de memoria, incluidas las flaquezas, las torturas y otras abominaciones, pero allí también hubo decoro y dignidad.

Sólo con el rescate de esos bienes, el País Real se liberará para siempre del País Otro.

  1. El autor alude a la coreano-estadounidense Secta Moon, de fuerte implante en Uruguay


Los Postulantes

La primera ronda de las elecciones uruguayas tendrá lugar el 31 de octubre próximo; la segunda, el 28 de noviembre.

Los partidos, alianzas y candidatos respectivos a la presidencia y vicepresidencia de la República son los siguientes:

Partido Colorado: Jorge Batlle / Luis Hierro López

Encuentro Progresista-Frente Amplio1

2: Tabaré Vázquez / Rodolfo Nin Novoa

Partido Nacional: Luis A. Lacalle de Herrera / Sergio Abreu

Partido Nuevo Espacio: Rafael Michelini / Pablo Mieres

  1. Conformado por: Pedro Socialista; Vertiente Antiguista; Asamblea Uruguay (Artori); Partido Comunista; Partido del Pueblo; M.P.P; Corriente de Izquierda.
  2. Cuenta además con el apoyo del Partido Demácrata Cristiano.


Autor/es Lilián Celiberti, María Elena Laurnaga
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 4 - Octubre 1999
Páginas:28, 29
Temas Sexismo, Discriminación, Política, Estado (Política), Políticas Locales
Países Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Venezuela