Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Uruguay se distancia de sus socios

La coalición de gobierno en Uruguay da claras muestras de estar dispuesta a distanciarse de sus socios en el Mercosur, en base a un optimismo negociador que no se sustenta en estudios serios.

"El que no quiera un plato de sopa, que tome dos", sostuvo el presidente Jorge Battle, al anunciar más medidas neoliberales antes de asumir la presidencia.

Dos platos de sopa (o de bloques) le están siendo servidos al país. El primero fue el Mercosur, complementado con el Tratado del Jardín de las Rosas, que lo ató a Estados Unidos (el "4+1"). Los dirigentes blancos y colorados lo engulleron con entusiasmo. El saldo, acorde a los objetivos de abrir el comercio y la inversión y rechazar el proteccionismo, se mide en las cifras de postración productiva y pobreza sin parangón.

El segundo plato es el ingreso al ALCA, previsto para fines del 2005. Los argumentos no difieren de los empleados en el caso anterior. Ante empresarios, el Presidente dijo: "Quiero que Uruguay exporte 5.000 millones de dólares y sé que el único lugar adonde puedo llegar es a los mercados de México, EE.UU. y Canadá. No hay otro lugar más seguro en el mundo"1. Hoy las ventas a EE.UU. representan 2.400 millones de dólares. Claro que para un mejor acceso de su producción agroindustrial Uruguay deberá pagar el precio de preferencias arancelarias para la producción industrial estadounidense. No obstante, para Battle el horizonte inmediato es el ALCA. "El Mercosur es un paso previo para integrarnos al ALCA"2.

En la inauguración del Foro de Ministros de Transporte del Hemisferio Occidental, destacó su vocación aperturista: "No Europa sí y ALCA no, ni ALCA sí y Europa no; sino Europa sí y ALCA sí"3. "Si las negociaciones son difíciles tenemos que empezarlas cuanto antes, ¿para qué demorarnos?", se preguntó. "Al Mercosur no le sirve estar encerrado porque ¿hacia dónde van a crecer Brasil y Argentina? ¿Entre ellos? Difícil. No digo que no lo consigan, pero lo verán nuestros nietos".

Más concluyente, el canciller Didier Opertti, diez días después de que sus pares de Argentina y Brasil acordaran que las negociaciones para ingresar al ALCA deben procesarse sólo a través del Mercosur, sostuvo ante el canciller argentino que "vamos por la ruta del ALCA y no nos vamos a desviar de la misma, a menos que alguno de sus puentes esté roto y tengamos que hacer un desvío". Y remató: "si no logramos llegar unidos al ALCA no corresponde sujetar (al Mercosur) a ningún tipo de condicionamientos". Cada país tiene derecho a "salir en la búsqueda de su propio destino"4. Más aún: "En privado, diplomáticos uruguayos admiten que si el acuerdo de libre comercio continental no se acelera, el país sondearía la posibilidad de firmar uno con el TLC, tal como lo viene haciendo Chile"5.

La visión de Battle no se basa en ningún estudio de impacto económico, ya que no se ha investigado cómo afectará al país la creación del ALCA. No obstante, ese optimismo infundado alcanza también a los empresarios: "La Cámara de Industrias y el país estamos apostando a la aceleración del ALCA", dijo Diego Balestra, su presidente; "cuanto antes se instrumente, mejor"6.

Y un editorial de El Observador, expresa: "Los manuales de estrategia aconsejan que cuando una fuerza pequeña tiene que batallar en tres frentes, opte por el que se presenta como más ventajoso sin dejar de prestar atención a los otros dos (…) Hay opiniones divergentes entre los dirigentes uruguayos. Algunos miran preferentemente hacia Europa (…) Otros se concentran en el Mercosur (…) Existen, sin embargo, razones para preferirlo (al ALCA) como centro de nuestros mayores esfuerzos (…) (La Heritage Foundation) recomendó específicamente a Bush que profundice sus acuerdos comerciales con Chile y los negocie en términos similares con Uruguay"7.

La clave comercial radica en las crecientes exportaciones de carne hacia el TLC. La drástica política para mantener al país libre de aftosa le ha favorecido. Además Uruguay espera beneficiarse en exportaciones de lácteos y vestimenta, aunque ya se indica que se verá perjudicada la industria automotriz.

¿Qué resistencia política y social habrá? La oposición, el Encuentro Progresista-Frente Amplio no se ha definido todavía. Su líder, Tabaré Vázquez, ha sido crítico del Mercosur, replanteando sus bases y hasta su nombre. Pero nada ha dicho sobre el ALCA. En el movimiento sindical hay en cambio claras señales de oposición. Eduardo Fernández, principal dirigente bancario, el sindicato más fuerte, ha dicho que "el país no podrá adaptar su economía". Y agregó: "Como ni siquiera hemos podido culminar el proceso de integración al Mercosur, no creemos oportuno desarrollar el ALCA. Uruguay tiene problemas con Argentina y Brasil, debido a su dimensión. Imagine, entonces, las posibilidades de negociación con EE.UU."8.

En todo caso, las peculiaridades del país, lo convierten en pieza importante del tablero político. De una parte, 700 sindicalistas de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay han exigido que el ALCA sea sometido a plebiscitos y algunos delegados elogiaron las consultas populares de Uruguay, constituidas en la espada de Damocles que pende de la cabeza de cualquier decisión de la coalición gobernante. En efecto, el último acto para plebiscitar varias leyes neoliberales, realizado en las peores condiciones, contó con la adhesión del 21% del padrón electoral… y se necesitaba el 25% para convocar a referéndum.

Por otra parte, antes de retirarse como embajador de EE.UU., Cristopher Ashby señaló: "De alguna manera Uruguay tiene más influencia con Argentina y Brasil que nosotros (…) Entendemos mejor el papel que Uruguay ha tomado en esta región. Es más importante en el Mercosur por la manera que el bloque utiliza para decidir. La clave de muchas cosas es Brasil, pero la influencia que Uruguay tiene sobre Brasil y todos los otros países de la región puede ser bastante"9.

  1. Uncas Fernández, "Uruguay pone su esperanza en el comercio hemisférico", Gazeta Mercantil Latinoamericana, 19 al 25-2-01.
  2. "Battle fijó su atención en los países del norte". Gazeta Mercantil Latinoamericana, 26-2 al 4-3-01.
  3. "¡Gracias a Dios existe la globalización!"; "El Mercosur, el ALCA y el mundo"; El Observador, Montevideo, 16-3-01.
  4. Uncas Fernández y Oscar Vilas, "Uruguay rompe la cohesión del bloque acerca del ALCA", Gazeta Mercantil Latinoamericana, 26-02 al 4-03-01.
  5. Idem nota 1.
  6. "Buscando el frente más ventajoso", El Observador, Montevideo, 16-03-01.
  7. "Fuertes críticas al libre comercio en las Américas". Gazeta Mercantil Latinoamericana, 22 al 28-1-01.
  8. Idem nota 2.
  9. Idem nota 2.
Autor/es Julio A. Louis
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 22 - Abril 2001
Páginas:12
Temas Mundialización (Economía), Neoliberalismo, Geopolítica, Mercosur y ALCA, Políticas Locales
Países Canadá, Estados Unidos, México, Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay