Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

La crisis como motor del pensamiento

Hay un efecto trascendental -y positivo- de la decadencia argentina. En lo que va del año aparecieron numerosos libros que, desde ópticas diversas y las más variadas concepciones, rebuscan en los acontecimientos para registrar lo ocurrido, comprenderlo y, en algunos casos, aportar soluciones. Los resultados son dispares, pero todos los esfuerzos meritorios. Los que siguen están entre los más recomendables de esa pléyade.

Argentina: derrumbe neoliberal y proyecto nacional

Alfredo Eric Calcagno y Eric Calcagno

Ediciones Le Monde diplomatique;

Buenos Aires, febrero de 2003.

98 páginas.

Pocos textos podrían ser más esclarecedores de la crisis argentina que este libro, producto de una reflexión rigurosa. Las preguntas que se plantea: ¿qué pasó?; ¿cómo se llegó a este punto?; ¿se trata de un “desastre natural”? y, sobre todo, ¿qué puede hacerse?, son cuidadosamente examinadas y respondidas. Un componente que explica la riqueza del examen y la sensatez y viabilidad de sus propuestas para resolver positivamente la crisis es la fecunda articulación que los autores realizan entre la mejor tradición de la economía política, la sociología y la ciencia política, todo lo cual, además, se expone en un lenguaje claro y distinto, carente de innecesarios tecnicismos con los cuales los economistas convencionales ocultan los datos esenciales del actual orden social.

En estas páginas los atribulados argentinos hallarán sugerentes interpretaciones sobre la naturaleza de la crisis actual; un balance sobre los grandes períodos de la historia económica y social de nuestro país; una minuciosa disección del modelo rentístico-financiero (sus fundamentos teóricos, sus agentes y

ejecutores, sus “leyes de movimiento” y sus escalofriantes resultados); sus impactos distributivos, con sus minorías beneficiadas y sus mayorías pauperizadas; los males más acuciantes, cuya solución es impostergable y debe ser encarada ya mismo y, por último, tres reflexiones finales: 1) que el modelo se encuentra en su fase terminal y nada ni nadie lo podrá resucitar. No obstante, el sistema político sigue siendo un reducto del poder rentístico y financiero internacional, que bloquea cualquier iniciativa capaz de resolver la crisis por su lado progresista; 2) la necesidad de renovar a la gran mayoría de la clase política argentina, co-responsable y cómplice de la tragedia nacional; y 3) que es imperativo construir un instrumento político transformador, sin el cual toda pretensión de poner fin al despotismo del capital financiero resulta una peligrosa ilusión. Sin este acto de creación ciudadana y popular, los argentinos no podrán recuperar al Estado ni rescatar a la Nación.

Atilio A. Borón

La Constitución vulnerable. Crisis argentina y tensión interpretativa

Raúl Gustavo Ferreyra

Hammurabi; Buenos Aires, enero de 2003.

222 páginas.

En el diario Clarín del 17 de abril pasado puede leerse un análisis sobre los métodos piqueteros titulado “un debate ausente sobre los derechos (humanos)”. La nota señala la falta, en la campaña presidencial, de un debate argumentado sobre las metodologías de protesta, polémica que, sin embargo, se había insinuado entre las alas “dura”y “blanda” del movimiento piquetero el verano pasado.

Ferreyra intenta aportar a esta discusión desde el punto de vista de los Derechos Humanos consagrados en el bloque de constitucionalidad y limita su análisis a la libertad de expresión y de circulación, aunque es consciente de que están también en juego otros derechos fundamentales. El autor propone considerar que el corte de rutas no es en sí un abuso de derecho, pero puede serlo si, por ejemplo, no existiera vía alternativa para el paso de terceros.

Una particularidad de estos ensayos, hoy que no abunda el optimismo, es la visión pese a todo positiva de la crisis argentina frente a los desafíos político-institucionales. Crisis sugiere “peligros”, pero también “oportunidades”. Esto se expresa en la idea de una Constitución “vulnerable”, con garantías ineficaces, pero no inútiles, ya que son imprescindibles para reducir la brecha entre las normas y los actos de los agentes públicos. Se cuestiona la “calidad” del sistema representativo, no su naturaleza. Así, en el ensayo sobre el Congreso y las patologías del presidencialismo argentino, se considera más importante su mal funcionamiento que el “costo de la política”.

El ensayo más ambicioso de este volumen considera al “Estado Argentino Modelo 2002” un caso de involución hacia la “emergencia infinita”, una de cuyas expresiones más flagrantes fue el “corralito” financiero. El autor ve los orígenes político-institucionales de esta involución en el hiperpresidencialismo con sus armas espúreas: los decretos de necesidad y urgencia y la delegación legislativa, consagrados en la reforma constitucional de 1994. Ferreyra previene contra una concepción “hegeliana” de la razón de Estado que pudiera justificar la emergencia con la preservación de las instituciones, en vez de fundar la legitimidad del Estado en la tutela de los Derechos Humanos.

Rodolfo Mattarollo

Tres países, tres destinos. Argentina frente a Australia y Canadá

Daniel Muchnik

Grupo Editorial Norma; Buenos Aires,

abril de 2003.

184 páginas.

¿Cómo es posible que Argentina, Australia y Canadá, tres países con similitudes constitutivas, privilegiados por sus grandes extensiones y sus inmensas riquezas naturales, tres naciones que alcanzaron un desarrollo económico y social similar a principios del siglo XIX, hayan seguido rumbos tan diferentes? ¿Por qué, mientras Australia y Canadá lograron progresos que los sitúan entre los países más desarrollados, Argentina fue hundiéndose, a partir de la crisis de 1930, “en el pantano del estancamiento económico hasta llegar a niveles de ciencia ficción”?

Este libro se propone desentrañar el interrogante, encontrar las causas del colapso argentino mediante un análisis comparativo que desvela los aciertos y los errores de las decisiones estrátegicas del país, para formular un nuevo proyecto superador que permita reconstruir la Nación.

Muchnik recorre sintéticamente la historia política, económica y social de las tres naciones, desde sus génesis hasta la era de la globalización, en el marco de los grandes acontecimientos internacionales y de sus relaciones con Gran Bretaña y Estados Unidos. El autor señala un hito fundamental para el desvío argentino: “Canadá y Australia orientaron sus esfuerzos hacia la industrialización y el proteccionismo, un modelo que Argentina abrazó sólo en forma tardía, trunca e incompleta, demora que determinó frustraciones estructurales”.

La elección de un modelo de librecambio respondía a la intención de una clase dominante agroexportadora y latifundista de impedir un desarrollo industrial que genere intereses divergentes y demandas obreras que perturben el orden conservador. Cuando el Estado intervino, lo hizo de forma parasitaria y prebendaria, desvirtuando por completo la lógica del desarrollo empresario. Además, la falta de consenso se tradujo en constantes interrupciones del orden institucional que impidieron construir la Nación, creando inmensas fracturas en la sociedad.

Australia y Canadá supieron ser pragmáticos y pasar del proteccionismo al librecambio cuando la situación les favorecía. Las decisiones “estrátegicas” argentinas respondieron a intereses sectoriales coyunturales, ocultos tras un halo ideológico nefasto para sus ciudadanos.

Pablo Stancanelli

Argentina: la destrucción de una Nación

Ángel Jozami

Mondadori; Buenos Aires, marzo 2003.

413 páginas.

La inevitable pregunta que formulan europeos, estadounidenses, canadienses y en general ciudadanos de países desarrollados después de visitar Argentina es ¿pero, cómo es posible que vivan así, qué les pasa? Es que no consiguen entender la relación perfectamente asímetrica que existe entre la asombrosa profusión de dones y semejante crisis. Este libro no agota las respuestas posibles, pero es seguramente uno de los ensayos más serios y esclarecedores sobre el enigma.

Jozami divide su trabajo en tres partes: la quiebra económica y la rebelión popular que acabaron con el gobierno de Fernando de la Rúa; la era de Menen y, por último, un repaso a la historia económica, política y social del siglo XX y el rastreo de otros antecedentes aun más lejanos. El sistemático aporte de datos y reflexiones de esta inteligente disposición en retroceso histórico conduce al lector desde los vertiginosos sucesos del estallido de la crisis al espejismo corrupto, mafioso e irresponsable del último peronismo, encarnado en la figura de Carlos Menem, hasta concluir en antecedentes históricos lejanos pero indispensables.

La especulación financiera, el endeudamiento, el desguace del Estado, el corrupto y disparatado proceso privatizador, la práctica liquidación de lo esencial del aparato productivo nacional y sus gravísimas consecuencias sociales, no sólo son descriptos aquí con profusión de datos –muchos de ellos originales–, sino imbricados, organizados en un todo lógico mediante la relación de intereses, responsabilidades, causas y efectos con la fría y serena precisión de un orfebre que sabe cómo será la forma y cuál el objetivo de su producto final.

Son particularmente iluminadores los capítulos dedicados a la formación de la deuda externa y a “la década de las privatizaciones”: Jozami describe y prueba, de manera irrefutable, que Argentina, con la complicidad activa o pasiva (pero consciente) de dirigentes políticos, empresarios, sindicales y miembros del poder judicial, fue víctima de un verdadero y despiadado saqueo a escala de una Nación. La conclusión es que si la sociedad no reacciona, el país jamás podrá recuperarse.

Carlos Gabetta

Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 47 - Mayo 2003
Páginas:9
Temas Ciencias Políticas, Historia, Sociología, Literatura
Países Argentina