Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

De vuelta a la economía de la Gran Depresión

De Paul Krugman

Editorial:
Editorial Norma
Cantidad de páginas:
256
Fecha de publicación:
Enero de 1999

El último trabajo del heterodoxo economista estadounidense pone el dedo en la llaga. No porque se aparte completamente de la economía académica tradicional, sino porque revaloriza ciertas lecciones claves del keynesianismo para dar un importante paso ante la falta de respuestas del monetarismo a la crisis mundial iniciada en 1994 en México. En este excelente relato de las catástrofes financieras y económicas desatadas a partir del "efecto tequila", Krugman no sólo critica la política seguida por el FMI en Asia, Rusia y Brasil. En un movimiento que no han producido ni siquiera los economistas más críticos del establishment mundial, como Jeffrey Sachs, intenta una caracterización de la naturaleza de la presente crisis. Tras pasar revista a las diferentes interpretaciones ortodoxas al uso para explicar lo que está pasando (capitalismo prebendario, crisis fiscal, desequilibrios comerciales y de cuenta corriente, etc.), Krugman muestra detalladamente que ninguna de ellas permite abarcar ni explicar el fenómeno de conjunto. Para Krugman, si el actual panorama de la economía mundial se parece a la Gran Depresión, esto se debe a un elemento común a ambas fases: una crisis de sobreproducción. En su opinión, "por primera vez en dos generaciones, unas fallas de la demanda en la economía -es decir, un gasto privado insuficiente que no utiliza la capacidad productiva disponible- se han convertido en una clara y patente restricción para la prosperidad de una buena parte del mundo". El último trabajo del heterodoxo economista estadounidense pone el dedo en la llaga. No porque se aparte completamente de la economía académica tradicional, sino porque revaloriza ciertas lecciones claves del keynesianismo para dar un importante paso ante la falta de respuestas del monetarismo a la crisis mundial iniciada en 1994 en México. En este excelente relato de las catástrofes financieras y económicas desatadas a partir del "efecto tequila", Krugman no sólo critica la política seguida por el FMI en Asia, Rusia y Brasil. En un movimiento que no han producido ni siquiera los economistas más críticos del establishment mundial, como Jeffrey Sachs, intenta una caracterización de la naturaleza de la presente crisis. Tras pasar revista a las diferentes interpretaciones ortodoxas al uso para explicar lo que está pasando (capitalismo prebendario, crisis fiscal, desequilibrios comerciales y de cuenta corriente, etc.), Krugman muestra detalladamente que ninguna de ellas permite abarcar ni explicar el fenómeno de conjunto. Para Krugman, si el actual panorama de la economía mundial se parece a la Gran Depresión, esto se debe a un elemento común a ambas fases: una crisis de sobreproducción. En su opinión, "por primera vez en dos generaciones, unas fallas de la demanda en la economía -es decir, un gasto privado insuficiente que no utiliza la capacidad productiva disponible- se han convertido en una clara y patente restricción para la prosperidad de una buena parte del mundo".

En este sentido, señala de manera crítica que la apertura indiscriminada de los "mercados emergentes", junto al colosal endeudamiento en que han incurrido estos países, los han hecho muy vulnerables a los caprichos de los mercados de capitales. Es por ello que deplora los tipos de cambio fijo y los sistemas de convertibilidad y aboga en favor de los controles cambiarios y hasta de un impuesto sobre las deudas que tomen las compañías locales en el exterior. Pero estas recomendaciones, así como su ataque a la suba de las tasas de interés y al recorte fiscal impuestos por el FMI a las naciones en dificultades, muestran las limitaciones de su enfoque, limitado a consejos de política monetaria para operar sobre una supuestamente separada "economía real". En este punto, Krugman queda atrapado en los espejismos de una ciencia oficial que no logra ir más allá de la relación causa-efecto superficial de la crisis, sin poder adentrarse en los mecanismos estructurales que han conducido al marasmo en que se debate el capitalismo realmente existente.

Autor/es de esta reseña Angel Jozami
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 4 - Octubre 1999
Temas Desarrollo, Deuda Externa, Mundialización (Economía), Neoliberalismo