Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

La golosina visual

De Ignacio Ramonet

Editorial:
Ed. Debate
Cantidad de páginas:
220
Lugar de publicación:
Madrid
Fecha de publicación:
Mayo de 2000

La institucionalización académica de los estudios de comunicación y sobre todo del análisis de los medios masivos le devuelve cierta lozanía a un texto que, actualizado, todavía cumple la saludable misión de alertar sobre la rétórica que la ideología dominante utiliza en la industria cultural. Ramonet mantiene una tradición de aquella semiología crítica que relacionaba las características formales y los objetivos políticos culturales de los géneros mediáticos. “¿Qué es lo que ha cambiado, en el universo mediático, entre la primera aparición de este libro, hace veinte años, y su reedición actual? Esencialmente dos cosas, una llegada y una partida: la irrupción de Internet, y la desaparición de la información de calidad”. La cita es la síntesis de dos características de los medios actuales: el sobredimensionamiento ‘financiero’de los flujos mediáticos y el consiguiente efecto de simulacro de lo real (con su reverso:el ocultamiento de lo que efectivamente ocurre). Ramonet analiza la articulación entre la oferta mediática de cada época histórica y la expresión política vigente, tal es el caso del lugar que ocuparon los films-catástrofes estadounidenses en su momento, como paliativos ficcionales a la crisis política post Vietnam y Watergate, interpretación que no se limita a plantear el género como respuesta comercial a la competencia televisiva y del video doméstico sobre la base de los “efectos especiales”.

Luego de señalar a la publicidad como el formato de modernización formal pero despolitizadora de la industria cultural, traza las particularidades de célebres series televisivas como Kojak y Colombo, la refuncionalización política del western italiano, compara la temática bélica europea y estadounidense sobre todo en la posguerra y advierte allí los mecanismos de apaciguamiento de la representación del nazismo y la revitalización del ideario de la guerra de Vietnam. Finalmente, tal vez la zona más polémica se vincule con el llamado cine militante que al “presentarse autoritariamente como un discurso de contraideología, de contrapropaganda, ha pasado mucho tiempo sin darse cuenta de que él mismo se imponía como discurso de poder y que, por consiguiente, a largo plazo, la crisis que aqueja a todas las expresiones de poder acabaría fatalmente por alcanzarle”.

Autor/es de esta reseña Carlos Mangone
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 13 - Julio 2000
Temas Internet, Radio, Televisión, Cine, Tecnologías, Conflictos Armados, Periodismo