Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

Historia de las mujeres en la Argentina

De Bajo la dirección de Fernanda Gil Lozano, Valeria Silvina Pita y María Gabriela Ini

Editorial:
Taurus
Cantidad de páginas:
316
Lugar de publicación:
Buenos Aires
Fecha de publicación:
Julio de 2000

Este volumen logra la “renovada historia social argentina” que se propone en la Introducción, al desbaratar desde una perspectiva feminista la clásica división entre público y privado, que asignando a las mujeres la esfera de lo privado, las omite de la historia.

La experiencia histórica de las mujeres desde la época colonial hasta fines del siglo XIX se organiza alrededor de tres ejes: sujeción y cautiverio; la desapropiación del cuerpo; las resistencias y luchas. En el primero cabe la relación especular de las cautivas blancas e indias, la condición de las esclavas africanas, calificadas de “naturalmente obscenas” y, en la segunda mitad del siglo XIX, hasta la vida de la esposa del médico “benefactor” Carlos Durand, Amelia Pelliza Pueyrredón, que a los 47 años concretó la fuga definitiva del hogar conyugal, su sueño desde los 15. El segundo eje es ilustrado en las concepciones religiosas y científicas sobre la maternidad, curiosamente confluyentes, así como en las concepciones médicas sobre el parto, la locura, el infanticidio, y su impacto en la vida cotidiana de las mujeres: las convierte en enfermas crónicas, al modo como las concepciones jurídicas del siglo XIX las encerraron en una crónica minoría de edad. Las resistencias y luchas de las mujeres contra las prácticas y discursos construidos sobre ellas toma, entre otras, la forma de los conflictos entre las monjas de un monasterio de Carmelitas en Córdoba en el siglo XVII y la autoridad del obispo, las de mujeres periodistas durante todo el transcurso del siglo XIX.

El capítulo dedicado a las afroargentinas actualiza la pregunta: ¿Qué fue de la población de origen africano, que llegó a representar un tercio de la población total a comienzos del siglo XIX? La respuesta convencional (que fue enviada a morir en las guerras) se aplica a los varones africanos, no a las mujeres. Este libro se justificaría sólo por el hecho de recordar que en la sociedad colonial, fuertemente patriarcal, la esclavitud era lo único que se heredaba por vía matrilineal, razón por la cual en muchos casos las esclavas africanas se negaron a procrear.

Autor/es de esta reseña Marta Vassallo
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 15 - Septiembre 2000
Temas Historia, Sexismo, Discriminación, Política, Trabajo, Derechos Humanos, Movimientos Sociales