Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

La macroeconomía del desarrollo

De Pierre-Richard Agénor y Peter J. Montiel

Editorial:
Fondo de Cultura Económica
Cantidad de páginas:
942
Lugar de publicación:
México
Fecha de publicación:
Octubre de 2000

El espíritu de lo políticamente correcto campea en un volumen grueso en tecnicismos, con ecuaciones y funciones reformuladas que le mejoran la cara a las matemáticas empleadas para teorizar sobre economía. Que los autores agradezcan el “estimulante ambiente provisto por el Departamento de Investigación del Fondo Monetario Internacional” y las “oportunidades otorgadas” por el Instituto de Desarrollo Económico del Banco Mundial, aclara antes de las diez primeras páginas desde qué púlpito se predica. Pero habrá que recorrer toda la obra para verificar la dinámica y el contenido del salmo de época recomendado por los organismos internacionales que además de crédito otorgan recetas para garantizar la buena salud del poder financiero. Así como las nuevas iglesias atraen fieles al ritmo de bailanta, el discurso de los autores reniega de sectarismos: combina los enfoques monetaristas y estructuralistas para no perder la complementariedad que, sostienen, puede encontrarse en escuelas de pensamiento rivales.

En honor a un análisis más preciso sobre el entramado de las variables macroeconómicas diferencian particularidades empíricas y analíticas entre países pobres y ricos. Esa caracterización supera el esquema anacrónico y escasamente útil de los tradicionales libros de texto y constituye el principal aporte que Agénor y Montiel hacen sobre el mapa de las naciones subdesarrolladas. Las diferencias están agrupadas en doce rasgos que incorporan el grado de apertura comercial, la modalidad de los tipos de cambio y las magnitudes de los presupuestos públicos destinados al servicio social. Con esos elementos a mano, los economistas pueden perfeccionar en el papel el trazado de curvas y correlaciones sobre el impacto del ajuste fiscal de choque, la salida más utilizada para balancear cuentas y preservar el giro de los intereses de la deuda externa de los países en desarrollo. La preocupación por alterar la especificación de funciones macroeconómicas convencionales y reflejar santos y señas estructurales merece leerse más allá de los alcances de un manual. Forma parte de la nueva sensibilidad de los acreedores para elegir las medicinas apropiadas a cada deudor.

Autor/es de esta reseña Ana Ale
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 28 - Octubre 2001
Temas Desarrollo