Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

Mi Vida

De Flora Tristán

Editorial:
Del Nuevo Extremo
Cantidad de páginas:
302
Lugar de publicación:
Buenos Aires
Fecha de publicación:
Marzo de 2003

La figura de Flora Tristán sintetiza la rebeldía de las mujeres frente al muro social de la opresión. Cada tramo de su biografía subvierte, en la reflexión y la conducta, los parámetros de hipocresía y discriminación ancestrales. Mi Vida (que integra una obra mayor publicada en 1837, Peregrinación de una paria), es el registro del viaje que Flora realizó a Perú en 1833 para encontrarse con su familia paterna. Como hija ilegítima de un coronel peruano (que falleciera cuando ella contaba cuatro años) y de madre francesa, afrontó la pobreza, el maltrato en su matrimonio y el sostenimiento de sus hijos en soledad. El tono singular de esta historia aplicable a mil rostros, estuvo dado por la posibilidad de Flora de traducir en conciencia y lucha colectiva sus anhelos igualitarios. Por su contacto con los socialistas utópicos, la publicación del periódico Unión Obrera, su visión de la “unión universal de obreros y obreras”, fue tildada de sediciosa e instigadora de huelgas y protestas.

El libro, escrito como diario íntimo, perfila a la activista por los derechos proletarios y la prédica feminista. En el Prefacio la autora condena a la sociedad que “gime bajo el peso de las cadenas que se ha forjado y que no perdona a ninguno de los miembros que trata de liberarse de ellas” y “persigue con sus infames calumnias”. Con idéntico rigor censura la crueldad esclavista, que conoce en la travesía en barco hacia Perú. En casa de sus parientes, pinta la condición femenina: ellas “son debido al matrimonio tan desgraciadas como en Francia” y percibe la fisonomía de “tedio permanente” en las clases acomodadas del lugar. No escapa la Iglesia de su brío liberador. Al visitar a una prima recluida en el convento de la orden de las Carmelitas en el valle de Arequipa, denuncia el “contraste de humildad aparente”: “Allí reinan –desafía– con todo su poder las jerarquías del nacimiento, de los títulos, de los colores de la piel y de las fortunas y éstas no son vanas clasificaciones”.

Las páginas de este diario dejan a Flora en su regreso a Francia “entre dos inmensidades: el agua y el cielo”. Los pasos futuros provocarían nuevas audacias.

Autor/es de esta reseña Cristina Camusso
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 47 - Mayo 2003
Temas Discriminación, Política, Trabajo