Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

El Club de los Metafísicos - Historia de las ideas en los Estados Unidos

De Louis Menand

Editorial:
Destino
Cantidad de páginas:
540
Lugar de publicación:
Buenos Aires
Fecha de publicación:
Marzo de 2003

El texto propone una mirada retrospectiva a concepciones fundantes de la modernidad estadounidense. La historia de las ideas, ligadas a los procesos sociales que configuraron la identidad de Estados Unidos en tanto potencia capitalista mundial, es el ángulo elegido para argumentar el recorrido.

La pluma de Louis Menand, profesor de la Universidad de Nueva York, se detiene en los parámetros ideológicos, políticos y morales que moldearon prácticas y subjetividades durante generaciones y descubre, entre la guerra de Secesión y la segunda contienda mundial, raíces ideológicas perdurables a través del relato biográfico de cuatro personalidades: Oliver Holmes; William James; Charles Peirce y John Dewey. Los tres primeros fueron parte del grupo de jóvenes que en 1872 fundaron en Cambridge El Club de los Metafísicos, con el propósito “de conversar sobre el lugar de las ideas” en el mundo posterior a la guerra civil, hecho relevante no por su duración –sólo unos meses– sino por haber conmovido los fundamentos de vida de su tiempo. La libertad de expresión, el pluralismo cultural y político, el pragmatismo fueron su baluarte. Como señala Menand: “la guerra civil barrió con la civilización esclavista del Sur”, pero “también con casi toda la cultura intelectual del Norte”. Por tanto, a “Estados Unidos le llevó casi cincuenta años hallar un nuevo modo de pensar que ayudara a la gente a afrontar las condiciones de la vida moderna”. El trabajo atraviesa los senderos de esa lucha.

La Guerra Fría pareció eclipsar la fuerza de este movimiento de pensamiento. El autor bucea en las causas de esta mutación en la vida intelectual americana y señala cómo “la reputación de Holmes, James y Dewey” expresaba un estilo que “había empezado a parecer ingenuo, e incluso un tanto peligroso”. La afirmación del autor deviene entonces casi una sentencia: “el valor en el fondo del pensamiento” de estos autores “es la tolerancia”, ellos “querían evitar la violencia que veían oculta en las abstracciones”. El historiador encuentra rastros de esta argamasa en los europeos que emigraron en nombre de la amplitud religiosa, y tradujeron “esa ética individualista protestante a términos sociales y seculares”. Ese cimiento encontraría su quiebre en 1945. “La justificación moral de nuestras acciones deriva de la tolerancia que hemos demostrado hacia otros modos de ser en el mundo”, acentúa el investigador, y agrega: “la alternativa es la fuerza”.

Menand introduce dos imágenes alejadas temporalmente pero convergentes: en un caso toma reflexiones de James con relación a la guerra hispano-americana de 1898: “Estados Unidos adquirió las Filipinas en lo que fue un gesto casi reflejo de imperialismo”, del “alma de la Norteamérica moderna, su impulso alocado a la expansión, la conglomeración y la masificación”. En el otro, remite a octubre de 1952, con el “estallido de una bomba de hidrógeno por parte de Estados Unidos en la isla de Elugelab en el Pacífico”, cuando “el mundo pareció un lugar diferente”. Son páginas reveladoras del pulso de pasadas y futuras tempestades.

Autor/es de esta reseña Cristina Camusso
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 49 - Julio 2003
Temas Ciencias Políticas, Sociología, Mundialización (Cultura), Literatura