Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

El viraje de Porto Alegre

En su gran diversidad, los movimientos opuestos a la mundialización liberal no solamente van a seguir marcando de cerca al FMI, la OMC, el Banco Mundial, sino que además harán propuestas resultantes de un consenso internacional, como la eliminación de los paraísos fiscales, la cancelación de la deuda del Tercer Mundo y la tasa Tobin.

Los lectores de Le Monde diplomatique ya estaban familiarizados con las experiencias de democracia participativa puestas en práctica en Porto Alegre, capital del estado brasileño de Rio Grande do Sul. Estaban informados de la celebración del Forum social mundial (FSM) en esta ciudad y de la perspectiva de ver constituirse allí el embrión de una Internacional rebelde (ver Porto Alegre, de Ignacio Ramonet, en la edición del mes de enero de 2001). No les sorprendió entonces la extraordinaria repercusión que tuvo esta iniciativa en Francia y en el mundo. Inaugurado el 25 de enero, exactamente, y no por causalidad, en la misma fecha que el Foro de Davos, en menos de 48 horas el FSM se instaló mediáticamente al mismo nivel que el World Economic Forum, donde los dueños de las finanzas y la industria se reúnen desde hace 30 años para moldear a su modo el futuro del mundo.

De un lado del Atlántico, en lo alto de la montaña suiza, banqueros y especuladores de todo tipo, presidentes de trasnacionales y políticos que habían venido a apoyarlos- o simplemente a cortejarlos - simbolizaban con arrogancia el sometimiento de las sociedades a los dictados del lucro. Del otro, esas sociedades, representadas por sindicatos, asociaciones, ONGs y electos por sufragio universal, acudieron a decir que es posible un mundo diferente del que impone el neoliberalismo dominante. La sola existencia del FSM quita toda legitimidad a Davos, que de ahora en más, si se perpetúa, aparecerá como una mera reunión de intereses corporativos, una asociación de grandes empresas de la globalización unidas contra las aspiraciones a un mundo más justo, más solidario, más preocupado por el futuro del planeta.

De modo que lo que tuvo lugar en la capital gaúcha es un verdadero viraje. En su gran diversidad, los movimientos opuestos a la mundialización liberal, es decir, a una mundialización concebida por y para el poder del dinero, lo que expresa muy bien la formulación inglesa de corporate-led globalization, no solamente van a seguir marcando de cerca a los responsables reunidos en las asambleas del FMI, la OMC, el Banco mundial, incluso en Niza, sino que además van a hacer propuestas resultantes de un consenso internacional. Las de Porto Alegre, elaboradas en unos 400 talleres, se van a difundir a través del sitio de Internet organizado por el equipo de la edición brasileña de Le Monde diplomatique.

En una confrontación televisiva, ya fueron lanzadas varias propuestas a Davos y a los gobiernos: la anulación lisa y llana de la deuda pública del Tercer Mundo (que ya se pagó varias veces), la eliminación de los paraísos fiscales y la tasa Tobin sobre la especulación monetaria. En este sentido, se advertirá que el megaespeculador que es George Soros se pronunció en público a favor de esta tasa en el mismo Davos. Mucho más lúcido que algunos de sus colegas, para quienes el horizonte de la reflexión no supera el lapso de tiempo entre dos operaciones- unos diez minutos - Soros está dispuesto a abandonar una parte para no perderlo todo, a disminuir en algo los beneficios con el fin de poner a salvo un sistema del que espera seguir sacando ventaja. El ministro francés de economía y finanzas Laurent Fabius que en un informe del mes de agosto de 2000 había llegado a la conclusión de la imposibilidad "técnica" de esta tasa, debiera consultarlo sobre el tema.

Sin subestimar las competencias de Fabius, cabe suponer que sabe menos profesionalmente sobre los engranajes de la especulación, y por consiguiente sobre el modo de combatirla, que el hombre que hizo caer la libra y reunió ganancias fabulosas sobre otras divisas. Le Monde diplomatique en sociedad con ATTAC está dispuesto a organizar un debate público entre estas dos personalidades, y dentro de poco les dirigirá una invitación con ese fin.

Autor/es Bernard Cassen
Publicado en Artículos especiales para eldiplo.org
Número de ediciónNúmero 20 - Febrero 2001
Temas Economía., Relaciones internacionales, Desarrollo, Mundialización (Economía), Neoliberalismo, Política internacional
Países Brasil