Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Recuadros:

Algo nuevo está naciendo

Un sentimiento de alegría, pasión y fuerza invadió a las más de 60 mil personas que manifestaron el pasado 19 de noviembre contra la presencia de George W. Bush en Chile, inaugurando al mismo tiempo el Foro Social Chileno, cumbre ciudadana alternativa a la APEC.

La manifestación del 19 de noviembre fue la más grande movilización desde que cayó la dictadura y el ambiente festivo fue muy similar a la gran marcha del NO. La convocatoria, amplia y pacífica, superó con creces las expectativas de los organizadores que esperaban contar con unas 15 mil personas. Es cierto que gran cantidad de chilenos y chilenas querían expresar su rechazo a la presencia en Chile de Bush, pero también es cierto que el Foro Social, con sus 240 asociaciones adheridas, supo darle a dicha convocatoria el carácter amplio y plural que se necesitaba.

La realización del propio Foro Social Chileno, el 20 y 21 de noviembre, con 186 paneles, encuentros y debates, además de un centenar de actividades culturales, reunió a más de 10 mil personas, (7.500 se acreditaron), en un nuevo e importante paso adelante, ya que allí no sólo se trataba de protestar y denunciar, sino, sobre todo, de contar experiencias, crear redes y buscar alternativas.

Allí se expresaron todos los que, de una u otra manera, resisten a la globalización neoliberal, los que rechazan que el objetivo, el motor que hace avanzar el planeta sea la obtención del lucro, el beneficio y la ganancia, los que se oponen a que el mundo sea considerado una mercancía.

En el Foro Social Chileno se dio la mayor muestra de pluralidad, con la participación de  asociaciones y movimientos muy diversos, pero todos respetándose unos a otros y actuando en pie de igualdad. Parte del éxito también se debe al haber respetado la Carta de Principios que contempla, entre otros puntos, que el Foro es un espacio abierto de encuentro para la profundización de la reflexión, el debate democrático de ideas, la formulación de propuestas, el intercambio de experiencias y la articulación de acciones de todos los que creen en la construcción de una sociedad planetaria centrada en el ser humano. El Foro no tiene carácter resolutivo, es un espacio pacífico, plural, no confesional, no gubernamental, no partidario. El Foro no es una instancia de poder a ser disputada por los participantes, ni pretende constituirse en única alternativa de articulación. 1

El proceso de preparación del Foro Social Chileno, que duró aproximadamente un año, fue rico en experiencias de trabajo conjunto. Los distintos representantes de asociaciones y movimientos actuaron con el mayor espíritu unitario, buscando las coincidencias y colaborando para avanzar en ese proyecto que fue construyéndose y financiándose entre todos.

Varias de esas organizaciones ya habían establecido lazos al haber trabajado en conjunto en la Plataforma por la Paz que lideró las movilizaciones contra la guerra de Irak, en otros encuentros y también por haber participado en los Foros Sociales de Porto Alegre, pero la gran mayoría se conocieron en este proceso y juntas fueron construyendo el Foro Social.

La masiva asistencia a la manifestación y al Foro Social refleja un movimiento que se está dando en la sociedad chilena, en el que los ciudadanos quieren ser actores de su destino, buscan maneras de participar y, aunque muchas veces no se reconocen en las viejas estructuras, están dispuestos a trabajar en movimientos sociales, asociaciones y también a imaginar y crear nuevos espacios.

Esta situación también se ha dado a nivel internacional. El éxito del Foro Social Mundial en sus versiones de Porto Alegre y Mumbai, así como de los Foros continentales, nacionales y regionales, refleja ese movimiento de la ciudadanía y nos indica que algo nuevo está naciendo. José Saramago habló del surgimiento de un nuevo poder planetario, la ciudadanía en marcha, cuando quince millones de personas desfilaron al unísono, en el mundo entero, el 15 de febrero de 2003, por la paz, contra la guerra de Irak. 2

El éxito del Foro Social Chileno nos deja enormes desafíos, que las 240 asociaciones que lo construyeron -más todas las que vayan adhiriendo- deberán reflexionar y estudiar como enfrentarlos, sin exitismo, con paciencia y modestia, sin exclusiones, sin protagonismos, con la misma metodología unitaria de respeto por la diversidad y pluralidad que es nuestra fuerza.

Desde ya existe la intención de realizar foros sociales por comunas, ciudades y regiones, foros sociales locales y foros temáticos y también promover la mayor participación posible en el Foro Social Mundial de Porto Alegre que se realizará del 26 al 31 de enero de 2005.

Los nuevos desafíos debemos enfrentarlos con la fuerza y la pasión de los que aún creemos en los sueños y estamos convencidos que, entre todos y todas, podemos crear Otro Mundo Posible y Otro Chile también.

  1. Ver libro Foros Sociales Altermundialistas, publicado por la editorial AÚN CREEMOS EN LOS SUEÑOS.
  2. Idem.

Foro Social Chileno

Pérez, Libio

Aún resuenan los ecos de la extraordinaria explosión de fuerza ciudadana que produjo la amplia, diversa y masiva marcha del Foro Social Chileno, que realizó su caminata inaugural el pasado 19 de noviembre y que llevó a las calles de Santiago a más de 60 mil personas en rechazo a los líderes y empresarios reunidos en la APEC y en protesta contra la presencia en Chile del presidente de Estados Unidos George W. Bush. En los dos días siguientes, unas diez mil personas asistieron a los casi 200 seminarios, debates y paneles, donde discutieron, elaboraron propuestas, tejieron nuevas redes y articularon renovadas plataformas para imaginar las bases de un modelo de desarrollo equitativo y sustentable para un Chile justo, más democrático e incluyente.

En paralelo, la veintena de líderes del Asia-Pacífico y decenas de grandes empresarios buscaban formas para liberalizar aún más el comercio, proponían nuevas maneras de desregularizar todavía más los mercados y acordaban renovadas medidas "contra el terrorismo", un tema incluido casi a la fuerza por los Estados Unidos en una vuelta de tuerca más del despliegue de su estrategia de "guerra preventiva" puesta en marcha hace dos años. Rodeados de un férreo cerco de seguridad, los líderes y empresarios tomaron sus acuerdos con la exclusión explícita de la ciudadanía chilena y planetaria.

Durante tres días en Chile emergieron dos países distintos, dos miradas distintas de cómo enfrentar el proceso de globalización comandado por las grandes transnacionales y las naciones más poderosas; dos formas opuestas de hacer política en una sociedad que tiene deudas con la democracia; y dos visiones contradictorias de cómo se construye y ejercita la participación ciudadana.

Para entender el éxito de la convocatoria del Foro Social Chileno (FSCH) necesariamente hay que remitirse a su origen más inmediato, cuando fueron definidos sus objetivos y estrategia. Es la clave también para comprender la potencia de la fuerza ciudadana que durante tres días puso en juego; y también para explicarse el rumbo que tomará en los próximos años.

Sus orígenes y objetivos

En diciembre del 2003, una decena de asociaciones dio con la clave al autoconvocarse como comité de iniciativa para la instalación del Foro Social Chileno y propuso que éste fuera realizado en paralelo a la


Autor/es Víctor Hugo De la Fuente
Publicado en Artículos locales de la edición Chile
Edición Diciembre 2004
Temas Ciencias sociales., Ciencias Políticas, Sociedad
Países Chile