Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reinventar la democracia haciéndola participative

Más de doscientas actividades, cientos de exponentes, hombres, mujeres y jóvenes, miles de participantes, fue la propuesta del Foro Social Chileno para reinventar la democracia en su primera versión. Un acontecimiento festivo, crítico y diverso, nunca antes registrado en la historia social chilena. No sólo se analizó y denunció los alcances de los modelos neoliberales en América Latina, el mundo, y especialmente en Chile, sino que además se discutieron y propusieron alternativas que tienen alcances para el  conjunto de la vida ciudadana, las formas participativas en la democracia, y en el concepto mismo de democracia; el medio ambiente, la cultura, la distribución alimentaria o las privatizaciones de los servicios básicos como agua, energía y carreteras. Ya no se trata sólo de pensar, interpretar y denunciar lo que pasa en nuestro país y el mundo, sino que hemos comenzado a proponer desde la democracia que queremos reinventar, reconociendo la diversidad de experiencias y propuestas en este primer Foro Social Chileno.

Mujeres, jóvenes y adolescentes fueron las y los participantes mayoritarios del Foro. Organizaciones sociales, sindicales, culturales, de conciencia, de barrios, de intereses; desde la defensa del borde costero en Valparaíso -ciudad monumento de la humanidad- y Valdivia,  para que no se transforme en un balneario para ricos, o por la no contaminación de las aguas del mar en Chañaral, a 500 kilómetros al norte de Santiago, con elementos tóxicos y perjudiciales para la salud, extinción y contaminación de la flora y fauna marina, y deterioro de la actividad pesquera. Las propuestas de formas de financiamiento para políticas sociales con la redistribución de las riquezas del cobre, o las nuevas formas de integración latinoamericana a través del MERCOSUR o la Alianza Andina, entre cientos de temas y experiencias desarrolladas en el Chile actual1.

La carpa de las mujeres, concebida en torno al Foro, bajo la cual se congregaron diversas organizaciones feministas y no feministas, fue uno de los lugares más visitados durante los dos días que duraron las actividades del Foro. Miles  de mujeres se reunieron a partir de sus realidades con el fin de construir o reconstruir un movimiento para mostrar su rechazo el modelo económico que destruye los derechos de las mujeres; articular y visibilizar, generar un nuevo mundo, un nuevo país, donde las mujeres estén luchando en colectivo y no encadenadas a sus dolores y deudas históricas2.

Las mujeres propusieron combatir el sistema neoliberal con estrategias concretas. Desde las de mujeres indígenas y campesinas del continente que compartieron sus estrategias de desobedecimiento en la lucha contra el sistema neoliberal, a través del no consumo de los productos propuestos por las transnacionales, generando sus propios alimentos para instalar la soberanía alimentaria de los pueblos, como ya lo están llevando a cabo en Ecuador según lo manifestó Rosalía Ugacha, dirigenta de las mujeres indígenas, al mismo tiempo que se propone la protección de la tierra, las semillas y los recursos naturales que pertenecen a todos los seres humanos y que se los brinda la madre naturaleza, cuestión que el sistema neoliberal está destruyendo irremediablemente. Por lo que la resistencia indígena y ciudadana es una alternativa de protección del planeta y de las reservas alimentarias de la humanidad 3. Otro de los temas debatidos fue la invisibilidad de la mujer indígena en la historia. Para Violeta Palacios, de Anamuri, "hay una historia no contada o muy mal contada, que es el matriarcado de los pueblos indígenas del norte de Chile. Somos las mujeres las que estamos en la medicina, en los rituales, protegiendo a la comunidad". Esta ausencia en la historia oficial del verdadero rol de las mujeres se replica en el Continente y genera situaciones de discriminación en la vida cotidiana. Los derechos de las mujeres trabajadoras asalariadas.

En el contexto actual del neoliberalismo a ultranza, la inequidad entre los sueldos de hombres y mujeres, como la desprotección del derecho a la maternidad de parte de empleadores, la legislación y el sistema privado de salud, fueron señalados como los grandes responsables de estas negativas condiciones y los desafíos a corregir en lo inmediato. A través de las voces de dirigentas sindicales, se coincidió en el diagnóstico de que el establecimiento de sueldos más bajos para las mujeres, está estrechamente ligado con una suerte de "castigo" de los empleadores a la capacidad reproductiva de éstas, aunque no son ellos y menos el sistema de Isapres (Sistema privado de Salud) quienes costean los subsidios maternales, responsabilidad que recae en el Estado y en las propias trabajadoras.

Las propuestas de las mujeres en este sentido apuntan a la debida protección del derecho reproductivo de las mujeres que deben ser garantizados por toda la sociedad. Por lo que la gran conclusión apuntó a la necesaria organización del mundo laboral femenino junto a un liderazgo activo para revertir, tanto la actual "atomización sindical" como este escenario que atenta puntual y claramente contra el derecho reproductivo de las mujeres, su desarrollo laboral y el acceso a mejores oportunidades de vida. Una de las principales conclusiones en la carpa de las mujeres fue la proposición de incorporar como Derechos Humanos fundamentales, las actuales vulneraciones a los diversos derechos de las mujeres en el subcontinente latinoamericano y en Chile.

El intercambio  de experiencias en los debates en torno al Encuentro Internacional de Derechos Humanos durante la realización del Foro, permitió constatar  la similitud que esto adquiere en diversos países. Celina Noe de  Haití, María Everanda Tista de Guatemala, Marta Reyes Trejo de Colombia, pertenecientes a la Coordinadora de Organizaciones del Campo CLOC, y Marisa Matamala sobreviviente de Villa Grimaldi en Chile, coincidieron en la constatación de esta vulneración. Desde Mujeres en la memoria, el Comité Pro Monumento a la Mujeres Víctimas de la Represión en Chile, se llamó a inaugurar el 8 de marzo próximo, un monumento a las mujeres víctimas de la represión en dictadura, más de doscientas asesinadas y más de tres mil torturadas, reconocidas recientemente en el Informe Valech.4 Entre deudas históricas y propuestas de futuro  las mujeres agrupadas  en REMOS, proponen continuar remando por la defensa y obtención de los derechos de las mujeres a nivel de paridad social. El Foro Red de Salud, Derechos Sexuales y Reproductivos propone como una forma de democratizar la democracia  la distribución informada de las píldoras anticonceptivas para todas las mujeres sin discriminación hacia las más jóvenes. Entre las participantes se encontraban  mujeres de la Zona del Carbón, el Centro de Desarrollo de la Mujer, la Corporación Instituto de la Mujer, la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, Anamuri. Al final de las actividades se realizó un rito que mostró las conexiones del pasado y el presente desde la perspectiva de las mujeres. La actriz Malucha Pinto representó con símbolos de la vida (agua, tierra, aire, semillas y luz) la carta de una mujer que regresa al lugar donde fue torturada, contándole a su amiga que murió lo que significa estar en ese lugar que marcó la vida de ambas. Recuperación de las memorias y luchas por los Derechos Humanos, con la demanda de la justicia debida y pendiente, las organizaciones de mujeres se reencontraron en una nueva propuesta que une el pasado con el presente para plantear las nuevas formas democráticas que aspiran. Mujeres trabajadoras asalariadas, precariedad de empleos, restricciones contraceptivas para las más jóvenes, desarticulación de sus lugares de trabajo y de sus localidades, como en el caso de las mujeres de la región del carbón, explotación y precariedad del empleo de las mujeres temporeras en los campos, discriminación en contra de las mujeres de los pueblos originarios y deudas históricas con las mujeres asesinadas y torturadas en dictadura son las temáticas que rehabitan y convocan nuevamente a las mujeres chilenas en lo social y lo público.

Democracia participativa 

Otros momentos significativos en el Foro fueron las discusiones e intercambios con invitados de Brasil, Francia y Perú, que permitieron constatar realidades similares en diversos ámbitos. Emir Sader señaló que en América Latina "nunca se habían tenido tantas democracias y tan poco participativas, por lo que otro tipo de democracia es necesaria". El Analista político y miembro del Foro Social Mundial, propuso crear nuevas formas de participación política y ciudadanas para que las democracias realmente tengan sentido. Entre estas nuevas formas planteó que es necesario aplicar un presupuesto participativo que le de carácter republicano a la democracia, al considerar fundamental que la gente tenga la posibilidad de pronunciarse sobre si quiere ajuste fiscal y equilibrio monetario o un presupuesto que invierta en el área social. También consideró fundamental implementar un sistema de elección que permita el control del mandato a través del voto distrital que permite una mayor condicionalidad de los elegidos. "No se trata de municipalizar las democracias,  sino acortar la distancia entre gobernados y gobernantes"5.

El que la ciudadanía se sienta participante activa es la experiencia que nos entregan los movimientos sociales europeos. Los efectos no deseados de la implementación de la Comunidad Económica Europea son la apatía y desconfianza de su población en  el actual estado de la Europa unida, en que "las decisiones se imponen por el bien europeo y no son bien acogidas por los habitantes de los países miembros de la CEE", según expuso Bernard Cassen, Director General de Le Monde Diplomatique Francia, y Director Internacional de Attac Francia6.

Tanto Emir Sader, como Bernard Cassen y Osvaldo Quijano, recordaron al finalizar el Debate en el Foro Internacional, que  "Chile es un gran laboratorio de experiencias políticas y económicas en el mundo" reconociendo que no siempre lo que se sabe de Chile es bueno, que Chile sea el centro de APEC no es positivo porque los países miembros asumen todos los principios de un libre comercio que es cuestionable. Para Bernard Cassen "el neoliberalismo ha infectado las mentes de todo el mundo, especialmente de los chilenos dado que en Chile se instaló el primer laboratorio neoliberal de fines del siglo XX. Hoy  es tiempo de recuperarse y este Foro es una esperanza para que ello suceda". Y para Osvaldo Quijano, del Perú,  no debemos olvidar la historia de nuestro continente ni  de la sociedad chilena cuyos aspectos de la cultura totalitaria y avasalladora heredada de los sistemas coloniales ha marcado el trato social y especialmente discriminador hacia los pueblos originarios. El Foro terminó con ganas de seguir; en el acto final realizado en la carpa de las mujeres, jóvenes músicos celebraban los cerca de diez mil participantes en los dos días que duró el evento y los más de 60.000 manifestantes de la marcha inaugural que rechazó la presencia de Bush y Putin en Chile, al mismo tiempo que se mostró que otro Chile también es posible y que la ciudadanía chilena ha comenzado a caminar en este sentido. La diversidad de propuestas y el respeto desarrollado entre la mayoría de las organizaciones presentes, fueron la confirmación de que la esperanza se ha reinstalado en Chile.

  1. Foro Social chileno www.forosocialchileno.cl
  2. Múltiple actividades en la carpa de las mujeres. Foro Social Chileno, www.forosocialchileno.cl
  3. Mujeres indígenas del continente, resisten al neoliberalismo. Foro Social Chileno, www.forosocialchileno.cl
  4. Informe Valech, Comisión de Prisión Política y Tortura, Santiago, 2004
  5. Emir Sader, Movimientos y Participación ciudadana, Foro Social chileno, 2004 www.forosocialchileno.cl
  6. Movimientos y Participación ciudadana, Foro Social chileno, 2004 www.forosocialchileno.cl
Autor/es Margarita Iglesias Saldaña
Publicado en Artículos locales de la edición Chile
Edición Enero 2005
Temas Ciencias sociales., Ciencias Políticas
Países Chile