Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Enlazando la fuerza de los débiles

Los analistas internacionales destacan frecuentemente la estabilidad política y económica de Chile. Lo que no mencionan son los factores que explican esta estabilidad y que implican un enorme costo social y ambiental para la ciudadanía. En ningún país de América Latina la herencia envenenada de una dictadura ha sido tan persistente como en Chile, ya que el régimen de Pinochet logró "amarrar" el modelo económico neoliberal y consolidar una democracia "protegida” mediante la imposición de una Constitución diseñada la medida por sus ideólogos.

Desde 1990 una tupida red de leyes, acuerdos políticos y trabas financieras imposibilitan el ejercicio de una auténtica democracia. Esta situación explica que año a año las tensiones se acumulen, lo que provoca estallidos sociales episódicos, frecuentemente locales y desvinculados, y que no logran cambios significativos. En el 2006 esta conflictividad social se hizo patente en diversas  manifestaciones, como la de los estudiantes secundarios, en mayo y junio. Pero también se han dado otros casos, ligados a la crisis de los servicios públicos, o a graves conflictos ambientales y laborales. Son ejemplos muy claros de estas limitaciones estructurales, que imposibilitan a los chilenos poder exigir en plenitud sus derechos. Cada vez más urgente la necesidad de articulaciones sociales consistentes, que permitan
fortalecer la presión ciudadana y la emergencia de alternativas al neoliberalismo. Este contexto explica la relevancia política de la segunda versión del Foro Social Chile. Durante el sábado 25 y el domingo 26 de noviembre más de tres mil quinientas personas participaron en más 170 actividades autogestionadas por dos centenares de organizaciones sociales y ciudadanas. Un éxito importante, que prefigura nuevas y más sólidas movilizaciones en 2007.

En este año el Foro Social buscó fortalecer las dinámicas de integración latinoamericana que han empezado a emerger en nuestro continente, gracias al impulso de los nuevos gobiernos progresistas y a la nueva "diplomacia de los
pueblos". La actividad más importante al respecto fue la intervención del canciller boliviano David Choquehuanca, que fue invitado por la asociación chilena de ONGs (Acción). Esta actividad se transformó en uno de los hechos políticos de mayor
relevancia de esta segunda versión del Foro Social Chile, ya que el canciller invitó a la presidenta Michelle Bachelet a sumar más decididamente a Chile en el proceso de integración latinoamericano, que busca mayor independencia y autonomía de los centros financieros mundiales. Al mismo tiempo el senador Gastón Cornejo,
presidente de la comisión de relaciones internacionales del senado boliviano,
participó en un debate junto al senador chileno Nelson Ávila, en el que reflexionaron sobre la necesidad de profundizar tanto en las estrategias institucionales, como en las iniciativas ciudadanas y sociales de integración regional. Este factor es especialmente relevante en la superación de los viejos conflictos decimonónicos que dividieron artificialmente a nuestros pueblos. Esta nueva "diplomacia desde abajo" puede ser un factor decisivo en la incorporación de Chile a los nuevos procesos latinoamericanos.

Tribunales éticos:dando la voz a la ciudadanía

Durante el FSCH-2006 funcionaron dos "tribunales éticos" o "ciudadanos" a semejanza del Tribunal Russell, que en los años 70 investigó los crímenes en Vietnam. En estos tribunales se desarrollaron los "casos" contra a la minera transnacional Barrick Gold Corp., responsable del proyecto aurífero Pascua Lama; y, por otra, a la Constitución chilena de 1980. Tanto el caso de Barrick como el juicio a la Constitución fueron presentados por especialistas y testigos ante abogados acusadores y defensores y un jurado de personalidades éticas dictó una sentencia específica.

El caso de Barrick Gold, es un ejemplo brutal del poder de las transnacionales. Amparada por la legislación chilena, la empresa impone su voluntad a despecho de los intereses sociales y de la protección del medio ambiente. En este caso se trata de una explotación de oro en el valle de Huasco, que dañará irremediablemente los glaciares que permiten que exista un curso de agua en medio del desierto de la III región. La sentencia del tribunal dictaminó que la minera Barrick Gold Corporation es responsable de graves atentados ambientales, sociales, culturales y económicos, producto de sus políticas, programas y acciones sobre los territorios y pueblos en Argentina, Chile y Perú. El tribunal por mayoría absoluta de sus integrantes acogió la solicitud del fiscal y condenó a Barrick Gold a la expulsión de los territorios de dichos pueblos, además de condenar de igual forma a todas las empresas mineras transnacionales que están
operando de manera semejante en dichos territorios. Al mismo tiempo, el tribunal denunció que Barrick Gold ha contado con el apoyo directo o indirecto de los Estados de Chile y Argentina. Es un caso que ejemplifica muy bien los efectos de las políticas neoliberales y de la irresponsabilidad política de los gobiernos. Entre los testigos, destacaron la integrante de la comunidad diaguita Adriana Campillay, el concejal de la comuna de Alto del Carmen, Luis Faura y Juan Navarro de la Confederación Nacional de Comunidades frente a la Minería de Perú.

En el caso del tribunal a la Constitución de 1980, el jurado compuesto por el pastor Helmut Frenz, la abogada Eliana Bronfman, Víctor Rey y el profesor Jorge Vergara Estévez, resolvió condenar a este instrumento jurídico por graves violaciones a los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de los chilenos. El fallo del tribunal exige su derogación y recomienda la convocatoria a un Plebiscito en que el pueblo de Chile pueda exigir la instalación de una Asamblea Constituyente que formule una nueva Constitución. La actividad, organizada por el Centro Ecuménico Diego de Medellín, buscó hacer visible que los derechos humanos se violan de forma sistemática en Chile, debido a que la carta fundamental del país no reconoce ni garantiza de forma integral el derecho a la salud, a la educación, a la vivienda, a un medio ambiente libre de contaminación, y a la participación democrática. En el fallo, el jurado resaltó que esta es una de la constituciones más rígidas del mundo, ya que los mecanismos para transformarla exigen no sólo la mayoría parlamentaria como en otras constituciones, sino del quórum calificado, lo que otorga a la derecha el poder de veto frente a toda propuesta de reforma constitucional.

A juicio del tribunal, una nueva constitución debe expresar los principales consensos y la voluntad política de las mayorías, debe ser elaborada por una Asamblea Constituyente representativa de la nación, elegida democráticamente y sin la coacción de las fuerzas armadas. Esta nueva constitución debe garantizar los derechos no sólo políticos, sino económicos, sociales, ambientales, y culturales de todos los chilenos, mediante mecanismos constitucionales efectivos. En ella se debe rechazar toda forma de discriminación e intolerancia. Deberá establecer mecanismos efectivos para defender a los ciudadanos de todo abuso de poder de las empresas privadas o de organismos del Estado, para ello hay que establecer el sistema del Obusman, el defensor del pueblo. Asimismo, deberá  instaurar un sistema penal que garantice efectivamente la igualdad ante la ley y ante la justicia y castigue severamente los delitos de la elite: la corrupción, el tráfico de influencias y otras. Debe establecer un sistema político efectivamente democrático de carácter semi parlamentario que equilibre las facultades del Presidente de la República con las del Parlamento. Esta debe contener mecanismos participativos de plebiscito, de iniciativa de ley, de modificación y derogación de las mismas. En ella las fuerzas armadas deben dejar de ser un actor político y deberán estar realmente subordinadas al poder civil. Deberá
establecer asimismo la transparencia de los actos del gobierno, especialmente en el manejo de los fondos públicos y remuneraciones, entre otros temas. Entre los testigos que participaron en el juicio cabe destacar a José Araya, dirigente del movimiento valdiviano "Acción por los Cisnes", al dirigente nacional de la FENPRUSS Franz Bagus, y Claudia Chamblas, miembro del Consejo asesor presidencial de educación.

Nuevas metodologías y experiencias

A diferencia del primer Foro Social Chile, que se realizó en noviembre de 2004 de forma paralela a la cumbre APEC y a la visita de George W. Bush, en esta ocasión el Foro Social no contó con un "gancho" que le facilitara su visibilidad mediática. Pero esta situación no le impidió convocar a más  organizaciones y desarrollar nuevas dinámicas y metodologías.

Este es el caso de la Feria del Comercio Justo, que contó con más de cien expositores organizados en la Red de Economía Solidaria. El Comercio Justo es una forma alternativa de comercio promovida por variadas ONGs, movimientos sociales y políticos que busca una relación comercial justa entre productores y consumidores. En Chile su acción se ha centrado fundamentalmente en la exportación, pero poco a poco se ha ido abriendo espacio la idea de crear una corriente de consumidores nacionales que adhiera a los principios del comercio justo y prefiera productos elaborados bajo estos criterios. La realización de esta feria es un gran avance en este objetivo, ya que visibilizó las potencialidades de estas nuevas prácticas sociales que articulan tanto la denuncia como la propuesta. Para el comercio justo el mercado no es agente neutral, sino un instrumento económico que puede servir para construir o destruir. Aunque es un medio generador de grandes diferencias puede llegar a ser también un medio de redistribución de la riqueza. Pero para que ello ocurra es necesario un tipo de comercio que permita una nueva relación, libre, directa y honesta entre productores, consumidores solidarios e intermediarios sin ánimo de lucro. Aunque el 70% del comercio mundial está controlado por las multinacionales, es posible encontrar "nichos" de mercado donde productores y consumidores se pongan de acuerdo directamente. Aunque cuantitativamente la masa de capital que mueve es muy pequeña (insignificante comparada con el movimiento de los mercados convencionales), el valor cualitativo que tiene esta forma de comerciar solidaria y recíproca es prometedora y la experiencia vivida en este Foro Social así lo demuestra.

Otra expresión novedosa fue la "marcha de niños y niñas por Otro Chile Posible", en la que participaron más de 500 niños de la Red de Infancia, provenientes de seis regiones del país. Los niños  y niñas nos mostraron mediante su "Forito" porqué están logrando un nuevo protagonismo en nuestra sociedad. En sus carteles se expresaban sus demandas por el reconocimiento de sus derechos, y de su capacidad como sujetos activos, críticos y no simples objetos de políticas públicas. Durante los días del Foro, niños mapuches de Tirúa y Cañete montaron una exposición de pintura y cerraron sus actividades con un acto cultural en el anfiteatro del Parque San Borja.

También hicieron un aporte novedoso las actividades de la  Coordinadora de Derechos Urbanos que abordaron temas de gran actualidad como el plan Transantiago, el impacto de la globalización en los  procesos de urbanización de la Región Metropolitana, y presentaron diversas experiencias relevantes de defensa de la calidad de vida urbana, como los de Plaza Las Lilas, la Coordinadora José María Caro contra el impacto de las autopistas urbanas, la Red Ciudadana por Ñuñoa y el movimiento Ciudadanos por Valparaíso, entre otras. Mientras se discutía de las ciudades, en otra sala la fundación OCAC denunciaba que el esquema neo-liberal impide un desarrollo equitativo para la agricultura familiar campesina. En esta actividad Iván Radovic señaló que intentar convertir a Chile en una "potencia agroalimentaria, como propone el gobierno, pasa primero por resolver el problema de cerca de 500.000 personas que conforman una agricultura de subsistencia, dicho en otras palabras, se mueren de hambre". Por este motivo, mientras el negocio del agro supera en recursos al del cobre, representando cerca de 23 mil millones de dólares, versus la ganancia del cobre con 17 mil millones, existe todavía un universo marginal de medio millón de personas que vive de una agricultura de subsistencia que no cuenta con posibilidades de desarrollo.

La libertad de prensa también fue objeto de discusión. ¿Por qué hay menos medios de comunicación independientes hoy que en tiempos de la dictadura? Juan Pablo Cárdenas (Premio Nacional de Periodismo y ex director de Análisis), Manuel Cabieses (director de Punto Final), Faride Zerán (ex directora de Rocinante) y Víctor Hugo de la Fuente (director de la edición chilena de Le Monde Diplomatique) se enfrentaron a esta inquietante pregunta. En este debate se cuestionó la forma como se distribuye la publicidad estatal en la prensa, y la responsabilidad de los gobiernos de la Concertación en la defensa del derecho a la información plural y democrática.

Proyectando el Foro hacia nuevas metas

Luego de participar de los dos días del Foro, Bernard Cassen, fundador de Attac Francia y Director General de Le Monde Diplomatique, se mostró optimista en cuanto a que el Foro Social Chile avance en nuevas y más eficaces propuestas para enfrentar el neoliberalismo; al tiempo que insistió que sólo la movilización social y la organización de los ciudadanos puede mejorar las condiciones de vida de las comunidades y los pueblos. Para ello es necesario preservar la diversidad de experiencias y propuestas que contiene este espacio. Como ha afirmado Francisco Withaker, uno de los fundadores del FSM, "No debemos imponer un programa político al foro, que es un espacio y no un super movimiento. Son los movimientos sociales los que tienen que tener su programa. Pero ninguno de esos movimientos puede pretender ser el único ni el mejor".1

Los efectos de los Foros Sociales no son fácilmente visibles, ya que pasan por el grado de articulación y desarrollo que alcancen los participantes. Lo más valioso es que cuando terminan, la mayoría de las organizaciones cuentan con más redes y con nuevos apoyos de sectores diferentes a los que habitualmente convocan en su acción.  Es en ese momento cuando comprendemos que la fuerza unida de los débiles siempre es más fuerte.

  1. "El Foro Social Mundial está en plena expansión".  Entrevista de Sergio Ferrari a Francisco Whitaker para la agencia Swissinfo. 2 de noviembre de 2006.
Autor/es Álvaro Ramis
Publicado en Artículos locales de la edición Chile
Edición Enero 2007
Temas Ciencias sociales., Ciencias Políticas, Sociedad
Países Chile