Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

Historia del cristianismo - Historia de los judíos

De Paul Johnson

Editorial:
Vergara
Cantidad de páginas:
742 / 772
Lugar de publicación:
Buenos Aires
Fecha de publicación:
Agosto / Septiembre de 2004
Precio:
43 pesos
Leer al historiador británico Paul Johnson siempre es un desafío. No precisamente por el volumen de sus obras, sino por el ejercicio intelectual que conllevan. Se sabe que Johnson es un pensador difícil de digerir. Como entusiasta liberal conservador no tiene mayores problemas en defender a figuras históricas como Margaret Thatcher o el dictador chileno Augusto Pinochet, ni a la política exterior de George W. Bush; ni en satanizar al islam, lo que lo deja a las puertas de aplaudir las recientes invasiones a Afganistán y a Irak. Pero, por suerte, todas sus posturas ideológicas se transmiten a sus trabajos, lo que lo convierte en un historiador de cruda honestidad intelectual que no se oculta tras el velo de una presuntuosa objetividad. Queda al lector, entonces, afinar la mirada crítica para analizar sus libros. Como en el caso de Historia del Cristianismo.
Lo interesante del trabajo –escrito en 1975 y reeditado este año– es que no tiene una mirada convencional sobre el catolicismo. No lo estudia desde el asombro positivo hacia los primeros años del movimiento religioso ni desde la estupefacción moral respecto de los atropellos de la Iglesia a los largo de 20 siglos. Su foco está puesto en cómo un puñado de judíos –en especial Pablo, a quien admira por su visión progresista e internacionalista de la religión– lograron construir la institución más poderosa de Occidente. Las páginas más celebradas son aquellas en las que se refiere al cristianismo medieval, y las más polémicas aquellas en donde Johnson no puede ocultar su admiración política por Juan Pablo II y su avanzada neoconservadora contra el comunismo y la restauración ortodoxa en detrimento de la Teología de la Liberación. Donde el autor pone en juego su experiencia vital es donde la obra pierde rigurosidad y corre el riesgo de verse condenada a poco más que una obra de divulgación histórica, cosa que en el resultado final no ocurre.
Algo similar ocurre con su Historia de los judíos. Continuación cronológica de su tarea como historiador –este volumen fue escrito a mediados de los ochenta y editado en Argentina por primera vez en el año 1987–, debería haber sido la obra madre de la anterior. No sólo porque el judaísmo engloba al cristianismo, sino porque son parte de una unidad analítica. La idea central del libro es la celebración de la cultura judía y sus principales aportes a la historia mundial: la idea de la igualdad entre los hombres, de la conciencia individual y colectiva, la dotación de moral por medio del monoteísmo y la racionalización de lo desconocido. Como ocurre en el caso anterior, brillan los capítulos sobre el nacimiento de este pueblo –desde Abraham hasta Moisés– y el relato de la extensa diáspora, y la obra pierde fuerza en el poco nivel crítico con que analiza el surgimiento y la historia del Estado de Israel.
Controvertido, polémico y un tanto caprichoso, entonces, Johnson es un autor interesante porque mira desprejuiciadamente la historia desde la construcción del poder, es decir desde arriba, y además porque, partiendo de una antropología negativa y pesimista, alcanza un realismo político implacable y demoledor. Y la mayoría de las veces, inevitablemente antipático.
Autor/es de esta reseña Hernán Brienza
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 67 - Enero 2005
Temas Historia