Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

El día que maté a mi padre

De Jorge Sigal

Editorial:
Sudamericana
Cantidad de páginas:
144 páginas
Lugar de publicación:
Buenos Aires
Fecha de publicación:
Noviembre de 2006
Precio:
26 pesos
Una mirada tierna, regocijada casi, sobre un fracaso monumental que consumió la vida y los sueños de medio mundo a lo largo de casi todo el siglo XX.
Así podría calificarse este libro político de excelente literatura. En lugar de apuntarse a los sesudos análisis históricos, sociológicos, políticos y etcétera sobre el “triunfo, auge y caída de la Unión Soviética”, Sigal elige, como hormiguita que fue, junto a millones de comunistas, en la construcción de un grande y generoso sueño, contar su historia personal, familiar, de militante. Su “mandato” paterno y su progresivo estupor y desencanto. Y desde esta humilde postura –a pesar de que militó en puestos de responsabilidad– consigue dar a la vez la enorme dimensión del esfuerzo y las razones del fracaso. Porque el primer ensayo comunista de escala mundial empezó como una propuesta de la razón y terminó en el delirio propio de las religiones, algo que los ensayos académicos rara vez mencionan y que Sigal describe con gracia y ternura.
Porque lo mejor de este libro, el hallazgo del autor, es la estructura y sobre todo el tono. Sigal le cuenta a su analista y a un público imaginario su progresiva salida del Partido Comunista Argentino. Que no es sólo política, sino sobre todo afectiva; una “traición” al padre que “tuvo la prudencia de morirse antes del fracaso”. En cuanto al tono, el libro se lee entre la risa y el llanto, porque Sigal echa mano de lo mejor de su poso de humor judío para describir un sueño maravilloso que acabó en tragedia. 
Autor/es de esta reseña Carlos Gabetta
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 91 - Enero 2007