Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

La modernidad católica de Benedicto XVI

Benedicto XVI acaba de realizar su primera visita a América Latina. Aprovechó la reunión de los obispos de la región para celebrar su V Conferencia General en el santuario mariano de Aparecida (Brasil) y para tomar contacto con el país donde vive la mayor proporción de católicos. Sus discursos, ante públicos mucho menos numerosos que los esperados, sintetizaron la ortodoxia doctrinal que caracteriza su papado y su marcado eurocentrismo. Al insistir en el rol emancipatorio del cristianismo, afirmó que "el anuncio de Jesús y su Evangelio no supuso, en ningún momento, una alienación de las culturas precolombinas, ni fue una imposición de una cultura extraña", negando la complicidad de la Iglesia Católica durante la conquista y dominación española en la eliminación de millones de indígenas. Su predecesor, Juan Pablo II, había pedido perdón por ese crimen 1.

El cardenal Ratzinger fue votado Papa en abril de 2005 en uno de los cónclaves más breves de los últimos siglos, prueba de la enorme legitimidad ganada entre sus pares y la cada vez mayor unanimidad episcopal. Sin experiencia parroquial, Ratzinger seduce por sus conocimientos académicos y su defensa a ultranza de los principios y "verdades" católicas.

El nuevo Papa eligió como nombre el de Benedicto o Benito, tratando de establecer continuidad con la memoria de San Benito, el "ideal del monje perfecto", muerto en 540 luego de fundar numerosos conventos como espacios comunitarios de trabajo, oración y creación intelectual de un "nuevo cristianismo". El suyo es este imaginario católico de fortaleza asediada por un lado y constructora de "civilización" por otro. En 1980, en el XV centenario de la muerte de San Benito, Juan Pablo II lo nombró "Patrono de Europa, por ser el santo que más influencia ha tenido en el continente". 

Más allá de estas continuidades doctrinarias el estilo de Benedicto XVI es totalmente diferente al de Juan Pablo II. De un Papa viajero y carismático pasamos a un Papa académico, de convicciones fuertes, que "huye" de las multitudes, rechaza los viajes y que se ha puesto como horizonte de sentido diseñar una nueva modernidad católica para el siglo XXI. 

La visión del mundo de Benedicto XVI es pesimista. Considera a la sociedad en decadencia, dominada por el relativismo, amenazada por "fundamentalismos religiosos" (cristianos e islámicos) y mercados desbocados. Europa, cuna de la civilización y del cristianismo según su postura, debería salir de su letargo y volver a ocupar un espacio central en la globalización. El nuevo Papa hace una cerrada defensa de la razón y coincide -desde otra óptica- con algunos sociólogos y antropólogos que insisten en que vivimos en un momento histórico de incertidumbre, de angustia, de "residuos humanos", de soledad individual donde se licuan los sólidos sociales de la era industrial y se crea una modernidad líquida del no lugar, lo efímero y lo instantáneo. Pero si para estos pensadores se trata de una nueva etapa de la modernidad, la del cosmopolitismo en una sociedad del riesgo 2, Benedicto XVI estima que se vive una crisis cultural profunda que afecta a la verdad y en especial a la familia, única e indisoluble. Tarde o temprano cambiará el aire de la época y en ese momento -o desde ahora- la Iglesia Católica deberá ofrecerse como garantía de certezas en el largo plazo.

A este análisis de la coyuntura se suma otro, sobre la propia catolicidad. Benedicto XVI considera los "excesos" del Concilio Vaticano II desde los años '60 (Gutiérrez, pág. 8) como la causa de un catolicismo débil, sin rumbo frente a "otros cultos y sectas activos" y que toma distancias doctrinales de la normativa romana.

La razón y la fe

El actual papado continúa rechazando la idea de que la Iglesia y lo religioso ocupen en la sociedad sólo el espacio privado. Insiste en "defender sus derechos institucionales" y los derechos personales, asimilando por ejemplo el derecho a la libertad y educación religiosa. La defensa de "la verdad" lo lleva a una lucha encarnizada contra lo que llama "dictadura del relativismo y del hedonismo". Frente a aquellos que buscan entrelazar la modernidad y el cristianismo, que proclaman "una Iglesia que escuche antes de hablar", que cambie normas y formas, Benedicto XVI asume una integralidad que proclama "restituir la ciudadanía plena a la fe cristiana" 3.

En Ratisbona 4 explicitó su idea de forjar una modernidad católica desde Europa. Frente a aquellos que buscan rehacer la historia europea reconociendo su pasado religioso judío, cristiano e islámico, Benedicto XVI sólo lo hace desde la racionalidad católica. El cristianismo surge -según su mirada- de la convergencia entre la fe bíblica y la filosofía griega. Es allí, en el encuentro entre Roma y Atenas, donde se produce el proceso emancipatorio de la razón que dará por resultado el cristianismo, consustancial al surgimiento y fortalecimiento de Europa. "Este acercamiento interior recíproco, que se ha dado entre la fe bíblica y el planteamiento filosófico del pensamiento griego, es un dato de importancia decisiva no sólo desde el punto de vista de la historia de las religiones, sino también desde el de la historia universal (...) Este encuentro (...) creó a Europa (...)".

Habría otra modernidad "cientificista y agnóstica producida en la Ilustración, con resabios de la Reforma Protestante", según esta lectura, que desemboca en el nihilismo de la posmodernidad y en su secularismo. Dado que el judaísmo es casi ignorado en esta lectura, es dable suponer que el Papa lo asimile -como otros teólogos católicos- a esa modernidad positivista y secularizante.

El Papa afirmó en Ratisbona: "Nuestra intención no es retirarnos o hacer una crítica negativa, sino ampliar nuestro concepto de razón y de su uso. Porque, mientras nos alegramos por las nuevas posibilidades abiertas a la humanidad, también vemos los peligros que emergen de estas posibilidades y debemos preguntarnos cómo podemos evitarlos. Sólo lo lograremos si la razón y la fe se vuelven a encontrar unidas de un modo nuevo."

Benedicto XVI afirma asimismo que la variante premoderna de una sociedad sin razón o contraria a ella, donde prima el "fanatismo", es la que caracteriza a las sociedades donde rige el Islam: "(...) para la doctrina musulmana, Dios es absolutamente trascendente. Su voluntad no está vinculada a ninguna de nuestras categorías, ni siquiera a la de la racionalidad". Las "sectas" (término peyorativo para referirse a otras experiencias cristianas, especialmente en América Latina) también formarían parte de grupos "fanáticos" premodernos.

Benedicto XVI trata así de mostrar en Europa una Iglesia de la razón, una "auténtica" modernidad de origen cristiano católico que se opone a otras racionalidades posmodernas y "relativistas" y "premodernas" y fanáticas; a todo tipo de fanatismo, religioso o laico, occidental u oriental 5.

Meses más tarde volverá con este planteo ante 171 embajadores del cuerpo diplomático ante el Vaticano. Es necesario "un auténtico humanismo integral" que evite -repitiendo la misma frase que en Ratisbona- la actual "autolimitación moderna de la razón" 6. La condena del fanatismo del Islam se acompaña de la condena a la guerra que lleva adelante la actual administración de Estados Unidos. Poco le importa a este Papa si esto supone "borrar" siglos de historia cristiana de condena a aquellos que invocaron la razón o la ciencia (Galileo, Marx, Sartre); pasar por alto los horrores de la Inquisición, las "guerras justas" o "guerras santas" en nombre del catolicismo contra "herejes", "liberales", "judíos", "comunistas" o "subversivos"...

Crítica a la cultura

La última exhortación de Benedicto XVI, en febrero de 2007, es un retrato de cómo se concibe a sí misma la institución católica en el siglo XXI. Se trata de la síntesis de un encuentro de obispos del mundo entero sobre la Eucaristía, al cual el actual Papa le dio la redacción final. No hay pues ningún "desliz" o "exabrupto": son propuestas meditadas y elaboradas por el conjunto de la institución 7.

El objetivo es afirmar una identidad que renueve elementos considerados como esenciales de un sagrado propio -el latín, el gregoriano, el celibato- y mostrarlos hoy como verdades inamovibles, como un "cemento católico" tradicional y al mismo tiempo cautivante e innovador que tranquiliza en la sociedad de riesgo a los decisores y militantes en busca de certezas totales e integrales. La mayor parte de los que perseveran hoy en los seminarios de Europa, Estados Unidos, América Latina, Asia y África provienen de esa matriz de reafirmación identitaria y encuentran fuerte apoyo en el actual papado 8. Pero no se trata de una "restauración", de una fuga hacia un momento glorioso del pasado, sino de rehacer nuevos lazos con el Estado y la sociedad civil en el largo plazo.

El documento citado sobre la Eucaristía es toda una propuesta de valorización sacra y social de la "única verdad". Se trata de crear una mística que entusiasme a aquellos que deben perdurar y luchar en y desde el convento. Es una extensa exhortación, donde el teólogo devenido Papa abunda en citas bíblicas y de San Agustín, su santo predilecto. Hay que reafirmar la importancia de la formación y regulación sacerdotal.

Entre sus principales preocupaciones están, por un lado, la valorización de la familia desde una concepción androcéntrica, donde la mujer sólo es concebida como esposa y madre: "Efectivamente, como se constata en la actualidad, los fieles se encuentran inmersos en una cultura que tiende a borrar el sentido del pecado" (...)  "el Sínodo ha recomendado también destacar la misión singular de la mujer en la familia y en la sociedad, una misión que debe ser defendida, salvaguardada y promovida. Ser esposa y madre es una realidad imprescindible que nunca debe ser menospreciada".

El espacio de celebración de lo sagrado debe reservarse sólo para aquellos que cumplan con el disciplinamiento interno. Se busca una Iglesia para pocos, para virtuosos no contaminados; por eso se denuncia a los divorciados, "una verdadera plaga en el contexto social actual, que afecta de manera creciente incluso a los ambientes católicos"

Años de ecumenismo son ahora dejados de lado: "Sostenemos que la Comunión Eucarística y la Comunión Eclesial están tan íntimamente unidas que por lo general resulta imposible que los cristianos no católicos participen en una sin tener la otra". De allí la importancia de valorizar la ceremonia religiosa como algo que reúna pasado, presente y futuro, como en el convento: "Pido que los futuros sacerdotes, desde el tiempo del seminario, se preparen para comprender y celebrar la santa misa en latín, además de utilizar textos latinos y cantar en gregoriano; y se ha de procurar que los mismos fieles conozcan las oraciones más comunes en latín y que canten en gregoriano algunas partes de la liturgia".

Como en toda propuesta católica integralista, no puede faltar la mención de la justicia, del hambre en el mundo o de la explotación de los países más pobres. El Papa recordaba a los embajadores ante el Vaticano: "El escándalo del hambre, que tiende a agravarse, es inaceptable en un mundo que dispone de bienes, de conocimientos y de medios para subsanarlo. Esto nos impulsa a cambiar nuestros modos de vida y nos recuerda la urgencia de eliminar las causas estructurales de las disfunciones de la economía mundial, y corregir los modelos de crecimiento que parecen incapaces de garantizar el respeto del medio ambiente y un desarrollo humano integral para hoy y sobre todo para el futuro".

En la exhortación postsinodal, luego de recordar que hay que "transformar las estructuras injustas" dice: "La Iglesia no tiene como tarea propia emprender una batalla política para realizar la sociedad más justa posible; sin embargo, tampoco puede ni debe quedarse al margen" (...) "debe insertarse en ella a través de la argumentación racional y debe despertar las fuerzas espirituales, sin las cuales la justicia, que siempre exige también renuncias, no puede afirmarse ni prosperar".

Dueños de la única verdad

En suma, el "fortalecimiento identitario" de Benedicto XVI busca "encantar" a un grupo de virtuosos con un "sagrado eterno", desde una propuesta de una "verdadera modernidad católica" que denuncia al "actual relativismo" producido "por visiones fundamentalistas y secularizantes".

Por supuesto, esta visión se contrapone con la de los ciudadanos que buscan ampliar sus derechos sociales; que reivindican tomar decisiones sobre sus cuerpos, parejas, cantidad de hijos y libertades individuales. También es resistida por aquellos que desean vivir en sociedades donde se respete lo religioso pero haya una separación y autonomía entre el poder eclesial y el poder político y el Estado.

Pero para este Papa parece más importante ganar poder institucional que la pérdida o disolución de sus fieles. Un momento de crisis de representación partidaria como el actual se presta para el juego de utilización religiosa de lo partidario y partidaria de lo religioso. El discurso sobre los pobres y la injusticia mundial no se abandona, pero se subordina a la hegemonía moral y a la lucha contra el aborto y la pluralidad religiosa. Se trata de una apuesta de modernidad católica que necesita deslegitimar o subordinar a los otros grupos religiosos, presentándose como la sola verdad capaz de dialogar con Dios y la Razón y por lo tanto de tener una potente voz pública junto a partidos y Estados que, en épocas de desencanto, hagan suyas las propuestas en defensa de la familia, del mérito, del orden y, por supuesto, de la propia institución.

Para llevar adelante ese proyecto hacen falta el silencio, la censura, el descrédito y el alejamiento de quienes disienten de las "verdades" reveladas desde lo institucional. La reciente sanción aplicada al sacerdote jesuita Jon Sobrino de El Salvador (el único sobreviviente de la matanza de sacerdotes comprometidos con su pueblo años atrás) es un ejemplo de que los conflictos internos se resuelven con imposición autoritaria y sin posibilidad de defensa.

En suma, Benedicto XVI pretende que una pretendida Europa cristiana sea el modelo único para la humanidad. Este propósito demuestra su lejanía cultural, social y simbólica con otras expresiones católicas, especialmente de Asia, Africa y América Latina. Este último caso es particularmente chocante, ya que las mayorías se identifican como cristianas pero al mismo tiempo rescatan sus diversas culturas indias, afros y mestizas -además de orientales- mientras viven situaciones de miseria y explotación "que claman al Cielo".

Lo que genera desconcierto y rechazo, tanto dentro como fuera del catolicismo (algo evidente durante la visita del Papa a Brasil), es que se pretenda llevar esa lógica de certezas y "verdades inmutables" al conjunto del complejo, globalizado y heterogéneo mundo católico, donde muchas de las normas doctrinales son ignoradas tanto por los especialistas en lo religioso como por los creyentes. Los pobres aparecen más como objeto que como sujetos de la Iglesia.

Esta propuesta de modernidad católica conservadora para recrear el convento (en San Pablo Benedicto XVI se alojó y habló desde el convento de los benedictinos), va camino de convertirse también en invitación al gueto católico y en desprecio a la democracia. En las sociedades pluralistas modernas, al contrario de lo que pregona este Papa, los individuos tienden cada vez más a querer comprender por sí mismos y no por imposición de la autoridad; las instituciones expresan a un conjunto de intereses y creencias y la conciencia individual así forjada pretende tomar decisiones sobre el cuerpo y el espíritu.

  1. El presidente venezolano Hugo Chávez le pidió al Papa "que se disculpe" por esas afirmaciones. Clodovaldo Hernández, "Chávez critica al Papa...", El País, Madrid, 20-5-07.
  2. Ver las obras del polaco Zygmunt Bauman, el alemán Ulrich Beck, el francés Marc Augé y el inglés Anthony Giddens, entre otras.
  3. L´Osservatore Romano, 20-10-06. Discurso papal en el encuentro de la Iglesia Italiana en Verona.
  4. Discurso en la Universidad de Ratisbona del 13-9-06: "Fe, Razón y Universidad. Recuerdos y reflexiones".
  5. Ibid.
  6. Audiencia al Cuerpo Diplomático de la Santa Sede. Alocución del 8-1-07 a los delegados de los 171 países que mantienen relaciones con el Estado del Vaticano.
  7. Se trata de la Exhortación Apostólica Postsinodal sobre el Sacramento de la Eucaristía del 22-2-07.
  8. El desfile "militar-religioso" de los Heraldos de la Fe en Brasil durante la actual visita del Papa Benedicto XVI es un nuevo ejemplo del crecimiento de estos grupos. Sergio Rubín, "Cómo es el grupo ultraconservador los Heraldos del Evangelio", Clarín, Buenos Aires, 13-5-07.
Autor/es Fortunato Mallimaci
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 96 - Junio 2007
Páginas:4,5
Temas Iglesia Católica