Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

Impunidad - La corrupción en las entrañas del poder

De Eva Joly

Editorial:
FCE
Cantidad de páginas:
268
Lugar de publicación:
Buenos Aires
Fecha de publicación:
Noviembre de 2003
Precio:
26 pesos
A partir de la investigación de unas obligaciones bancarias de la petrolera Elf-Aquitaine hacia el grupo Bidermann, la jueza francesa Eva Joly emprendió, en 1994, un viaje iniciático al terreno de las altas finanzas internacionales. Tras años de trabajo paciente y meticuloso, logró establecer un cerco judicial sobre personajes tan importantes como el ex ministro socialista Bernard Tapie, el director del Paribas Bank, André Levy-Lang, el ex director del grupo Elf y entonces director del servicio ferroviario francés, Loik Le Floch-Prigent, Maurice Bidermann, director del grupo homónimo y el quinto hombre de la estructura estatal francesa, Roland Dumas, héroe de la resistencia, abogado de Picasso y Chagall, ministro de Relaciones Exteriores de François Mitterrand durante siete años y, al momento de su detención, Presidente del Consejo Constitucional, la institución más prestigiosa de la República. El monto de las operaciones ilegales ascendió a varios miles de millones de euros.

En la misma proporción fueron subiendo las presiones que relata Eva Joly, hasta que se vio obligada a vivir con protección policial permanente, aunque siguió impotente ante las frases sutiles en las cenas de la alta sociedad parisina, los revólveres cargados dejados sobre una mesa, las irrupciones en los hogares de su familia o los pretendidos “consejos” dados por funcionarios de alto nivel.
Eva Joly ingresó, así, a otro mundo, regido por los códigos de una casta burocrática, de la razón de Estado y de la globalización financiera. De una casta burocrática porque Francia, desde la época napoleónica, coopta los principales funcionarios –con independencia de la bandera partidaria– entre los graduados de la Ecole Nationale d´Administration (ENA) o de la Ecole Polytechnique, a razón de unos 350 graduados al año, cuyos lazos de juventud se prolongan en la vida profesional.
La razón de Estado, invocada por los imputados, se relaciona con la historia de la petrolera Elf, creada por De Gaulle para garantizar la provisión de petróleo a Francia. Su historia, y la de sus funcionarios, es inseparable de la política exterior francesa, e incluye operaciones financieras, militares y políticas relacionadas con el África francesa. Los fuertes flujos financieros se ocultaron y protegieron en los santuarios de los paraísos fiscales, más allá del alcance de la colaboración judicial internacional.
Este vertiginoso testimonio culmina en esperanza y compromiso: hoy, Joly dirige la oficina del gobierno noruego contra la corrupción internacional y es una de los firmantes de la “Declaración de París: una llamada a la acción contra la corrupción en gran escala”. Pero sobre todo, ha logrado demostrar que las redes internacionales de poder no son invulnerables al constante y creciente escrutinio de la sociedad civil. En esa lucha, juristas como Eva Joly tienen mucho que aportar, perfeccionando y extendiendo las herramientas para reprimir estos “delitos de cuello blanco”, que encubren la apropiación de riquezas indebidas por unos pocos, en detrimento de muchos.

Autor/es de esta reseña Raúl J. Maldonado
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 56 - Febrero 2004