Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Traficantes y corruptos

El mundo editorial refleja cada vez con mayor énfasis la influencia del narcotráfico sobre las sociedades e instituciones democráticas. Cuatro libros polémicos dan cuenta, desde ángulos distintos, de "las relaciones inconfesables que vinculan los carteles de la droga con los mundos de los bancos, las finanzas, la política y con ciertos sectores de la policía y los servicios secretos", y su íntima ligazón.

"Cuando no tuvieron un fin violento, la mayoría de los traficantes que mandé a la cárcel están en libertad (…). En cuanto a los financistas cuyos nombres fueron apareciendo en el marco de las investigaciones sobre el blanqueo del dinero de la droga, nadie los molestó." Un tono de desengaño, una comprobación abrumadora1. Fausto Cattaneo, un comisario de policía suizo especialista en la lucha antidroga, es uno de los agentes infiltrados en las redes de traficantes más condecorado de su generación. Conocedor desde adentro del universo de los gángsters, de los policías y de los informantes, describe "las relaciones inconfesables que vinculan los carteles de la droga con los mundos de los bancos, las finanzas, la política y con ciertos sectores de la policía y los servicios secretos". Se entrecruzan en su obra la nebulosa de las mafias, los magistrados remisos -entre ellos Carla Del Ponte, actual fiscal del Tribunal Penal Internacional de La Haya- el grupo Fininvest de Silvio Berlusconi, el Vaticano y una "moraleja de la historia": "todos los caminos conducen a las "lavanderías" suizas".

¿Todos los caminos conducen también a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)? Sí, afirma la leyenda negra de la "narcoguerrilla", uno de los lugares comunes más trasnochados sobre ese país: las guerrillas habrían "aumentado su poder al tiempo que se evaporaba su dimensión ideológica y se desviaban hacia el crimen organizado"2.

Jean-François Boyer, en una descripción de la verdadera naturaleza de sus relaciones, recuerda3 cómo "los comerciantes del cartel de Cali, a fines de la década del ochenta, se asentaron en la Alta Amazonía colombiana y aceptaron las condiciones impuestas por el mando del Bloque Sur de las FARC. Estaban dispuestos a pagar el impuesto revolucionario a cambio de que se tolerara su presencia en el sur colombiano". Se trata de una relación de índole totalmente distinta a la que mantiene Carlos Castaño, jefe de los grupos paramilitares, quien "posee sus propios laboratorios de cocaína (y) parece cumplir la función de juez de paz (…) cuando se presenta algún conflicto (entre narcos)". No obstante, el autor no deja de señalar cómo algunos dirigentes de las FARC, transgrediendo las reglas de su propia organización, suscribieron localmente acuerdos contra natura con las mafias. A lo largo de un libro apasionante, Boyer supera ampliamente el ámbito colombiano. Advierte que de ahora en más las organizaciones de narcos mexicanos son "adversarios más poderosos y más violentos que sus padrinos colombianos". Y señala sobre todo que en el México de Carlos Salinas de Gortari, "las privatizaciones del período 1989-1995 (…) permitieron que los narcos, con la complicidad del Estado y de los narcopolíticos, se convirtieran en un poder económico legal". El autor recuerda, de paso, que el sistema bancario estadounidense blanquea la mitad de los entre 500.000 millones y un billón de dólares producidos por las actividades criminales y evoca el financiamiento por parte del Cartel de Cali de la campaña electoral del presidente colombiano Ernesto Samper, en 1994.

Estamos muy lejos de las posiciones expuestas en una tercera publicación, propagandista enardecida del concepto de "narcoguerrilla"4. Los dos autores (o al menos uno de ellos), abiertamente críticos de las negociaciones de paz llevadas a cabo por el presidente colombiano Andrés Pastrana, no hacen gala de gran honestidad al dar como representativos unos seudo sondeos de opinión publicados por cierta prensa colombiana: "Varias encuestas revelan que (…) el 60% de la población no desea el desmantelamiento de los paramilitares5, (…) una mayoría de la población exige la participación directa de tropas estadounidenses para destruir la guerrilla". Los autores se abocan a una defensa sin matices del expresidente Samper ("víctima expiatoria de Estados Unidos").

Por supuesto, este libro provocó menos reacciones que La rage au coeur, relato autobiográfico e impactante éxito editorial de la senadora colombiana Ingrid Betancourt6. En efecto, este relato disgustó profundamente a quienes sólo consienten en ver a la nación andina como una "democracia", tomada como rehén por "grupos criminales armados". De hecho, si bien la senadora demuestra ser muy crítica para con las guerrillas, con las cuales afirma mantener "relaciones distantes pero francas, sin ambigüedades", por otro lado formula graves acusaciones contra una clase de hombres políticos "sin envergadura, sin ideales, sólo prendados del poder y el dinero", entre los cuales se encuentra el ex presidente Ernesto Samper (1994 - 1998) (quien exigió por esto una reparación ante los tribunales franceses). Librando una valerosa lucha contra la corrupción del Estado7, Betancourt revela uno de los resortes, a menudo y a conciencia disimulado, de una guerra civil que no termina nunca: "Colombia, el pueblo colombiano, experimenta hoy la sensación de ser impotente frente a esos candidatos electos que, so pretexto de tomar las riendas de su destino, de hecho se lo han arrebatado".

  1. Fausto Cattaneo, Comment j"ai infiltré les cartels de la drogue, Albin Michel, París, 2001.
  2. Yvon Le Bot, "Quel Zapatisme après le zapatisme?", Le Monde, 8-3-01.
  3. Jean-François Boyer, La guerre perdue contre la drogue, La Découverte, París, 2001.
  4. Alain Delpirou y Eduardo Mackenzie, Les cartels criminels. Cocaïne et héroïne: une industrie lourde en Amérique latine, PUF, París, 2001.
  5. Los paramilitares perpetran actualmente espantosas masacres en poblaciones civiles del sur de Bolívar, Cauca y en el Putumayo y literalmente sitiaron la ciudad de Barrancabermeja, con la complicidad de la fuerza pública.
  6. Ingrid Betancourt, La rage au coeur, XO Editions, París, 2001.
  7. "Pesca milagrosa en los puertos de Colombia", en Le Monde diplomatique, edición Cono Sur, febrero de 2000.
Autor/es Maurice Lemoine
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 24 - Junio 2001
Páginas:9
Traducción Dominique Guthmann
Temas Conflictos Armados, Movimientos de Liberación, Corrupción, Deuda Externa, Narcotráfico, Neoliberalismo, Paraísos Fiscales, Estado (Justicia), Estado (Política), Seguridad
Países México, Colombia, Vaticano