Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

La policía vista por policías

Las asociaciones de vecinos justicieros los consideran a priori héroes y salvadores: "No hay que enjuiciar a la policía" , dijo una señora en "Hora clave" , el programa de Mariano Grondona. Pero allí mismo, un chico de la calle asimiló la policía a la muerte: "mucha policía, mucha muerte" , dijo aludiendo al barrio marginal de Quilmes donde vive su madre.

Sin embargo, de las cartas que llegan a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires procedentes de miembros de la Policía Federal Argentina, se desprende una imagen -ajena tanto a la idealización como a la demonización- que los vuelve más parecidos a gentes como las demás de lo que estaríamos dispuestos a aceptar. Los miembros de la Policía Federal que envían esas cartas no manifiestan identificación con la institución, sino un difuso malestar con su cúpula. Aunque apenas explicitada, se lee entre líneas la demanda de una institución no verticalista, no piramidal, más transparente y atenta a la condición real de los miembros que no revistan en los círculos cerrados de los rangos superiores; precisamente los más expuestos a situaciones extremas.

Los motivos de reclamo son muy diversos: las municiones vencidas de fecha con que son enviados a la calle, los chalecos antibala anticuados, las armas inadecuadas, el mal entrenamiento, las jornadas de trabajo de 18 horas (el servicio ordinario debe ser complementado por adicionales y trabajos particulares debido a los malos salarios); el descuento coercitivo del 14% de los ingresos para financiar la revista "Bienestar policial" , creación del Subjefe de la PFA, y sospechosa de ser "proveedora de fondos del bolsillo particular del Subjefe" ; la imposibilidad de exigir factura al comprar las chequeras para atención médica en la Obra Social de la institución, a pesar de que según un cálculo conservador el consumo de chequeras por los 60 mil afiliados a la institución significa una suma mínima de 3.600.000 pesos por año. El amiguismo, los favores y la revancha como determinantes de las decisiones de la Junta Superior de Calificaciones, y la inutilidad de los reclamos de los calificados como "no aptos".

Las cartas enviadas a la titular de la Defensoría del Pueblo Alicia Oliveira tienen un denominador común: no llevan firma, porque si sus autores fueran identificados serían sancionados por su propia institución, o sus familiares sufrirían represalias. Las propias reglamentaciones internas les impiden elevar esos reclamos a sus superiores y, aún en caso de hacerlo, no son escuchados: "Día llegará, señora, en que podamos hacer oír nuestras sugerencias o experiencias a través de órganos que nos representen; por ahora sólo podemos usar este medio odioso, dado que si hubiera identificación también habría castigo administrativo" , escribe un policía que firma como "Sargento Medina" o "Carlitos Vigilante".

Nadie osaría calificar a estos autores anónimos de agentes de la muerte, ni de redentores. Más bien corroborar la descripción del personal subalterno de la policía como "víctima del sistema" , hecha a la antropóloga María Victoria Pita por un oficial de la Policía federal, también desde el anonimato. El oficial describe lo que significa para la policía "salir a hacer estadística" , una actividad fugazmente obstaculizada durante la breve vigencia del nuevo Código de Convivencia de la Ciudad de Buenos Aires: "Todo pasa por la presión que viene de arriba. De los 8 mil procedimientos, 7999 son taraditos con medio porro (…) lo que pasa es que está la idea en la institución que, como me dijo mi subcomisario, la policía está más allá del derecho (…) Si la comisaría tiene un promedio de 300 contraventores por mes no se lo puede bajar, entonces hay que salir a buscar contraventores… hay que inventar contraventores para no tener ningún tipo de problemas. Acá caés por portar cara… te dicen que tenés que salir a buscar porque si no no tenés franco. Y no existe la posibilidad de plantear al superior lo irracional de la medida, no se puede discernir, tenés que ir y hacerlo porque si no te comés no tener franco o arresto…"

Autor/es Marta Vassallo
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 1 - Julio 1999
Páginas:28
Temas Deuda Externa, Mundialización (Economía), Narcotráfico, Derechos Humanos, Estado (Justicia), Estado (Política), Políticas Locales, Seguridad
Países Argentina