Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Quebec militarizada

Un insólito aparato represivo se prepara en Quebec para recibir a los presidentes americanos en la reunión clave para el futuro del ALCA. Las autoridades esperan a unos 30.000 manifestantes con un dispositivo preventivo que incluye medidas antidemocráticas inmediatamente recusadas por fuerzas sociales y políticas canadienses.

El próximo 21 de abril se reunirán en Quebec 10.000, 20.000, quizás 30.000 personas, llegadas desde todos los rincones de América, junto a un contingente de europeos, para manifestar un "no" estruendoso al proyecto del ALCA o para reclamar importantes modificaciones en el mismo. Los éxitos de Seattle en 1999, punto de referencia y germen de las recientes grandes manifestaciones antiglobalización, podrían repetirse.

Advertida por lo ocurrido en las manifestaciones de Seattle, Washington, Praga, etc., la policía federal organizó un dispositivo de seguridad sin precedentes en la historia de Canadá: el centro de Quebec quedará rodeado por una empalizada de tres metros de alto con base de cemento armado, de un largo de 3,6 kilómetros. Más de 5.000 policías federales, secundados por sus colegas municipales y provinciales, estarán en pie de guerra, muchos de ellos dotados de un equipamiento antimotines de un valor de 3.600 dólares cada uno. Los habitantes del perímetro "protegido" por tales medidas sólo podrán circular munidos de un salvoconducto. La ciudad de Sainte-Foy, adyacente a Quebec pero alejada de los lugares de las manifestaciones, adoptó un reglamento municipal que prohibe a cualquier manifestante llevar, entre otras cosas, un pañuelo que pueda ocultar su rostro a las cámaras de control de la policía.

Fue precisa una corrosiva conferencia de prensa de la jefa del Nuevo Partido Democrático y diputada en la Cámara de los Comunes, Alexa Mcdonough -que se presentó enmascarada ante los periodistas- y enérgicas representaciones de parte de la Liga de los Derechos y las Libertades, para que el reglamento fuera abrogado. A instancias de la Liga, se creó un comité internacional de observación, a fin de estudiar las medidas adoptadas por los cuerpos policiales1. La Liga ya denunció enérgicamente las acciones de la Gendarmería Real de Canadá (GRC), que "visita" a los grupos opositores (entre ellos ATTAC-Quebec), para "informarlos de sus derechos y deberes", según argumenta esa fuerza.

Es en ese contexto de militarización de las medidas de seguridad que la Mesa de Convergencia de Oposición Pacífica, coalición quebequense de alcance nacional, y Operación Quebec Primavera 2001 (OQP2001), agrupación de dicha ciudad, renunciaron a toda tentativa de bloqueo de la Cumbre. Junto a la Red Quebequense de Integración Continental y a Fronteras Comunes- Canadá (dos importantes coaliciones mandatadas por la Alianza Social Continental2 para organizar la Segunda Cumbre de los Pueblos) cuestionan la legitimidad del proceso de negociación y exigen la publicación de los proyectos de acuerdo. Esas organizaciones realizarán actividades de educación popular sobre los puntos centrales del ALCA y sobre el creciente déficit democrático generado por el secreto en que se desarrollan las negociaciones. ¡El 20 de febrero los diputados del Partido Liberal -en el poder- rechazaron por unanimidad una moción para que los acuerdos del ALCA sean sometidos al voto del Parlamento!

A pesar de todo

Paralelamente a la Cumbre de jefes de Estado, se desarrollarán numerosos acontecimientos, entre ellos la segunda Cumbre de los Pueblos: 2.000 delegados prevén "avanzar en la elaboración de propuestas alternativas de integración, sobre temas tan variados como los derechos humanos, sindicales y sociales; los derechos de las mujeres, de las poblaciones autóctonas, de las comunidades negras y de los campesinos, y sobre la reforma agraria, el medio ambiente y la educación".

Es la primera vez que asociaciones sindicales, iglesias, organizaciones no gubernamentales (ONG), agrupaciones populares, grupos ecologistas y parlamentarios, se unen a una escala tan grande para denunciar la falta de transparencia de las negociaciones3. La creación de esas nuevas alianzas permite a las fuerzas de oposición hacerse escuchar4.

La Asociación Internacional PlanetAgora, formada por personalidades de diversas extracciones y presidida por el universitario estadounidense George Ross, propone que la Cumbre de las Américas sirva de experiencia piloto para una nueva fórmula de concertación política, que permita a los diferentes actores -ejecutivo y legisladores, sector privado, movimientos cívicos y sociales, personalidades diversas- debatir temas centrales y formular propuestas comunes5.

  1. Véase: http://www.attac.org/quebec/zlea/LDLComite.pdf
  2. La Alianza Social Continental es una red deorganizaciones y de movimientos sociales de América que se reúne paraelaborar estrategias, intercambiar información y planificar acciones conjuntas en vistas de proponer un modelo alternativo de desarrollo al actualmodelo de integración continental que es el ALCA.
  3. La Comisión para las Instituciones de la Asamblea Nacional de Quebec presentó un informe en el que denuncia la falta de transparencia del proceso de negociación del ALCA (http://www.assnat.qc.ca/fra/publications/rapports/rapci1r.html). De esa manera se hacía eco de las resoluciones adoptadas por unanimidad por los participantes en la segunda Asamblea General de la Conferencia Parlamentaria de las Américas, desarrollada en Río Grande, Puerto Rico, del 19 al 23 de julio de 2000. Ver: http://www.copa.qc.ca/Francais/PuertoRico2000/cadredeclaf.html
  4. Los responsables de la Cumbre de los Pueblos redactaron una síntesis de los diferentes grupos quebequenses presentes. Ver: http://www.sommetdespeuples.org/fr/pdf/Portrait%20de%20la%20mouvance%20au%20.pdf
  5. Informaciones: Jean Tardif, delegado general (Jean.Tardif@mailoman.com).
Autor/es Michel Brodeur, Pierre Henrichon
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 22 - Abril 2001
Páginas:8
Traducción Carlos Alberto Zito
Temas Mundialización (Economía), Geopolítica, Mercosur y ALCA, Movimientos Sociales
Países Canadá