Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Recuadros:

Por la paz, democracia e igualdad

La tercera edición del Foro Social Mundial volvió a superar todas las expectativas y marcó un salto cualitativo en la precisión de los objetivos del movimiento democrático, pacifista e igualitario mundial y en la formulación de propuestas. Los más de mil talleres, con un promedio de 300 personas, resultaron constructivas usinas de ideas para la acción. Al mismo tiempo, juristas, parlamentarios y dirigentes políticos, sindicales y empresarios progresistas de todo el planeta establecieron lazos y organizaron redes que potenciarán al movimiento mundial.

Porto Alegre volvió a ser una fiesta del trabajo y la esperanza. El Comité Organizador, formado por la Asociación Brasileña de Organizaciones No Gubernamentales (ABONG), la Asociación por una Tasa a las Transacciones financieras en Apoyo a los Ciudadanos (ATTAC, Francia), la Comisión Brasileña de Justicia y Paz (CBJP), la Asociación Brasileña de Empresarios por la Ciudadanía (ABEC), la Central Única de Trabajadores de Brasil (CUT), el Instituto Brasileño de Análisis Sociales y Económicos (IBASE), el Movimiento de Trabajadores sin Tierra de Brasil (MST) y la Red Social Brasilera de Justicia y Derechos Humanos (RSBJDH) definió para este año cinco ejes de trabajo para orientar los debates: 1) Desarrollo Democrático Sustentable; 2) Principios y Valores; Derechos Humanos; Diversidad e Igualdad; 3) Medios de Comunicación, Cultura y Alternativas a la Mercantilización y Homogeinización; 4) Poder Político, Sociedad Civil y Democracia; 5) Orden Mundial Democrático, Lucha contra la Militarización y Promoción de la Paz.

A partir de estos ejes se organizaron las conferencias; las mesas de diálogo y controversias; los talleres, seminarios, cursos, encuentros, otras actividades autogestionadas y los testimonios. Es imposible reflejar aquí la totalidad de actividades1 y sobre todo el nivel y tipo de participación del público, pero para dar una idea, la conferencia “Paz y Valores”, a cargo de Leonardo Boff, Eduardo Galeano, Jean Ziegler y Radha Kumar (todas las conferencias se realizaron en el polideportivo Gigantinho), reunió a 20.000 personas, que colmaron el estadio. Otro tanto ocurrió con la de Noam Chomsky y Arundathi Roy (Evo Morales no pudo participar a raíz de los sucesos en Bolivia). Por su parte, los más de mil talleres (ver recuadro) que reunieron un promedio de 300 personas, trataron temas que iban desde “Derechos para el pueblo; reglas para los grandes negocios” hasta “La reforma de las Naciones Unidas”, pasando por asuntos como la preservación y distribución de los recursos hídricos mundiales o testimonios sobre “Educación profesional, popular y formal”. En cuanto a las actividades autogestionadas (que corresponden a iniciativas de los participantes), se pudo asistir a diálogos, controversias y/o cursos sobre “Cómo construir un sitio oficial del FSM en software libre”, hasta un “Ciclo de debates sobre la Teología de la Liberación”, pasando por “Género y sexualidad” o “Descubrir la naturaleza con los sentidos: un camino interdisciplinario para transformar la realidad socio-ambiental comunitaria”. Como se ve, una panoplia de temas diversos y de sumo interés, muchos de ellos muy originales.

Juristas y legisladores activos

El FSM también organiza y acoge a diversas reuniones de organizaciones, como la Asociación Americana de Juristas (AAJ) o el Foro Parlamentario Mundial (FPM), entre otras. En los días previos al Foro propiamente dicho se realizó, por ejemplo, una reunión de intendentes y concejales de ciudades de diversos países. En los propósitos del FSM, estos encuentros tienen por objetivo el intercambio de experiencias concretas, la fijación de objetivos y la coordinación de estrategias de funcionarios electos. Del mismo modo que en las anteriores versiones del FSM, este año se avanzó notablemente en el establecimiento de puntos comunes y en la acción inmediata sobre asuntos concretos que preocupan a la humanidad.

A manera de ejemplo, al concluir sus deliberaciones, la AAJ realizó dos declaraciones –sobre la situación en Venezuela y la probable guerra en Irak– firmadas por su presidente, Beinusz Szmukler, y su secretaria general, Vanessa Ramos, cuyos aspectos esenciales se transcriben a continuación.

“Declaración de Venezuela: La Asociación Americana de Juristas (…) apreció el agravamiento de la situación interna de Venezuela y acordó la siguiente declaración:

Primero: que el Gobierno Bolivariano de Venezuela que preside Hugo Chávez Frías, electo por abrumadora mayoría, de conformidad con la Constitución, ratificado por la movilización popular que lo repuso en el cargo frustrando el golpe de Estado del 12/14 de abril de 2002, es la única autoridad legal y legítima de ese país.

Segundo: que el sabotaje a la Empresa Petrolera de Venezuela, con el declarado propósito de forzar la renuncia del presidente Chávez, es una acción delictual, que lesiona el principal recurso económico del país, la actividad industrial, comercial, el transporte, y la provisión de servicios esenciales a la población. Los responsables materiales e intelectuales de esas acciones deben ser juzgados conforme a la ley e indemnizar los daños ocasionados.

Tercero: que los medios de comunicación social que desarrollan una campaña desestabilizadora, incitando a la desobediencia civil y al golpe de Estado, violan el derecho humano a recibir información veraz, y pueden incurrir en delito de sedición. Además, en el caso de los medios televisivos y radiales, infringen las leyes que regulan la concesión de las ondas.

Cuarto: que la impunidad de que gozan los autores y cómplices del golpe de Estado de abril de 2002, los alienta a una reedición de esos lamentables sucesos y no tiene justificación legal.

Quinto: que es inadmisible la intervención internacional en los asuntos internos de Venezuela, ni siquiera bajo la fórmula de comisiones de “países amigos”, sobre todo cuando en la misma participan Estados Unidos y España, que avalaron el frustrado golpe de Estado de abril.

Por todo lo expuesto llamamos a los juristas del mundo y en especial a los de este continente, a exigir respeto y la no injerencia en los asuntos internos de Venezuela y que sean los propios venezolanos los que resuelvan sus problemas por los medios democráticos e institucionales de conformidad con su Constitución y Ordenamiento Legal establecido”.

“Declaración sobre Irak: La Asociación Americana de Juristas condena la agresión militar contra Irak que planea ejecutar el gobierno de los Estados Unidos auxiliado por Gran Bretaña. El verdadero objetivo del plan de los Estados Unidos es, mediante una guerra ilegal y posiblemente unilateral, apoderarse de los recursos petrolíferos de Irak , dividir y ocupar indefinidamente el país por la fuerza de las armas y consolidar su control imperial sobre el resto del mundo.

Una guerra incrementará los costos humanos para el pueblo de Irak, sometido desde hace 12 años a constantes bombardeos aéreos estadounidenses y británicos, y al bloqueo económico, impuesto por el Consejo de Seguridad al concluir la guerra del Golfo que, según informe de UNICEF, ha provocado la muerte de más de 500.000 niños. Asimismo, se creará un peligro real e inminente a la paz y seguridad en la región, de extenderse el conflicto a todo el Medio Oriente. Una agresión militar bajo el pretexto de guerra preventiva, está en pugna con los principios fundamentales de la Carta de las Naciones Unidas.

Exhortamos a que los Estados, particularmente Estados Unidos, actúen conforme a la Carta de las Naciones Unidas y que los miembros permanentes y no permanentes del Consejo de Seguridad, así como la Asamblea General, se nieguen a avalar la política de agresión y guerra del gobierno de Estados Unidos, que es el principal responsable de amenazar la paz y seguridad mundial.

Llamamos a los juristas de todo el mundo a engrosar el movimiento por la paz y contra la guerra, contra la impunidad imperial y por el respeto a los derechos humanos”.

En cuanto al Tercer Foro Parlamentario Mundial, la Resolución Final, sobre la Red Parlamentaria Internacional y sus actividades, pasa revista a su propia evolución y formula una serie de apreciaciones y recomendaciones sobre la situación mundial.

“El primer FPM, en enero de 2001, definió las bases y las perspectivas. El segundo, en febrero de 2002, precisó sus modalidades de estructuración (en torno a los polos regionales cuya coordinación debe asegurar su dimensión internacional) y su funcionamiento, con la creación de listas electrónicas mundiales y regionales. Los temas retenidos en la declaración de referencia del primer FPM, y completados por el segundo, han suscitado numerosas intervenciones e iniciativas de miembros de la RPI en sus parlamentos nacionales y regionales (por una tasa tipo Tobin, en favor de la paz…) (…) A lo largo de 2002, la red comenzó a intervenir de manera más colectiva, con la declaración preparada en ocasión de la Cumbre de Johannesburgo (Río + 10) y la campaña contra la Organización Mundial de Comercio (OMC) sobre los servicios públicos (…) Los polos de la RPI comenzaron a formarse, sobre todo en Europa. Sin embargo, el desarrollo de la RPI sigue siendo muy desigual, dependiendo de las regiones y países. Es importante hoy en día extenderla y reforzar su capacidad de acción (…)”.

Sobre el futuro inmediato, la Resolución Final indica que “la RPI se movilizará, en 2003, tanto en el plano legislativo como mediante campañas emprendidas por los movimientos sociales de ciudadanos (…) Contra la guerra: es la primera urgencia. Actuar para evitar la guerra en Irak y poner fin a la ocupación militar israelí en territorios palestinos. Los parlamentarios de los países miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas deben exigir a sus gobiernos que se opongan a la guerra y que rechacen el concepto de ‘guerra preventiva’ (…) Nos oponemos al nuevo orden militar mundial que Washington quiere imponer, cuyos efectos ya se hacen sentir, directa o indirectamente, desde América Latina a Medio Oriente, a Europa, África y Asia (…) La RPI propone que una serie de delegaciones parlamentarias se desplace a Irak durante las próximas semanas sobre la base de una oposición radical a la guerra, de solidaridad con el pueblo iraquí, contra el embargo económico y las amenazas de Washington (…) La RPI se propone asimismo asegurar una presencia en Palestina para la protección de la población civil. Expresa su apoyo a todas las fuerzas y a todos los movimientos que, en Israel y en Oriente Medio, actúan por una paz justa y duradera”.

La RPI se pronuncia en su extensa resolución final sobre diversos aspectos que afectan a los países en desarrollo a ser tratados en la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de Comercio que tendrá lugar en Cancún, México, en septiembre próximo; rechaza “el actual proyecto del ALCA” y reafirma su apoyo a “una solución política del conflicto de Colombia (…) sin ninguna intervención extranjera”, entre otros numerosos asuntos.

Por otra parte, quedó constituido el Comité Internacional del Observatorio Internacional de Medios (Media Watch International) con sede en París, presidido por el director de Le Monde diplomatique Francia, Ignacio Ramonet, cuya función será “responder a la preocupación de ciudadanos de todos los países sobre el papel de los medios de comunicación, vectores ideológicos y beneficiarios de la mundialización neoliberal”2.

  1. La información completa sobre el Programa de Actividades del FSM y (de manera progresiva en las próximas semanas) de las conclusiones de los distintos talleres, así como del texto de las conferencias, puede consultarse en: www.forumsocialmundial.org.br
  2. Ver “Lanzamiento en Porto Alegre de Media Watch Global”, Le Monde diplomatique, edición Cono Sur, enero de 2003.

Todos los números del Foro Social Mundial 2003

Al cabo de las actividades, el Comité Organizador del FSM dio a conocer las cifras del evento, realizado entre el 23 y el 27 de enero de 2003.

-Reunió unos 100.000 participantes entre delegados, observadores, periodistas y activistas de todo el mundo.

-Se registró un total de 20.763 delegados, representando a 5.717 organizaciones de 156 países.

-Se acreditaron 4.094 periodistas de 1.423 medios de comunicación, provenientes de 51 países. De este total, 3.262 representaban a agencias de comunicación, prensa escrita, radio o televisión y 832 eran periodistas free lance.

De los 51 países, Brasil fue el que acreditó el mayor número: 2.131 periodistas, representando a 808 medios. La prensa italiana fue la segunda más numerosa, con 153 periodistas, representando a 83 medios.

La tercera fue Francia (153 periodistas de 74 medios) y cuarta Argentina (141 periodistas de 73 medios).

A destacar Estados Unidos, que envió 97 periodistas (el mismo número que Uruguay), pero con un mayor número de medios: 53 contra 42.

Se llevaron a cabo 1.286 talleres de trabajo.

En la organización del evento y en la atención de los visitantes participaron unos 650 voluntarios.

El Campamento de la Juventud albergó alrededor de 25.000 personas, de las cuales 19.000 se acreditaron como representantes de 700 organizaciones.

El desarrollo del Foro Social Mundial 2003 tuvo un costo directo total de 3.485.000 dólares, al margen de los costos indirectos, como el personal y hospedaje de los conferencistas, asumidos por la Prefectura (Municipalidad) de Porto Alegre.

El volumen de dinero generado por el Foro es no obstante mucho mayor. Los organizadores calculan que los 100.000 participantes movieron al menos 20 millones de dólares, entre gastos de transporte, hospedaje y alimentación. Según algunos medios de comunicación, esta cifra podría elevarse a 50 millones de dólares.


Autor/es Carlos Gabetta
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 44 - Febrero 2003
Páginas:4,5
Temas Movimientos Sociales