Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Los desafíos de Porto Alegre

Con una asistencia que superó las 1.200 personas, se realizó el pasado 27 de marzo, en el Teatro Providencia de Santiago, el acto público organizado por ATTAC para celebrar y dar cuenta del Foro Social Mundial de Porto Alegre. El evento comenzó con una lectura del saludo enviado por José Saramago al Foro Social Mundial, a cargo de los actores Carmen Barros, Anibal Reina y Francisco de la Peña. Más adelante, bajo la conducción de Gloria Lazo y Martín Pascual, dieron su testimonio del Foro de Porto Alegre unos veinte asistentes, miembros de ATTAC en su mayoría y también invitados de la Fuerza Social Democrática, Anamuri, Fech y Federación de Estudiantes de la Universidad Austral. Clausuró el acto la coordinadora de ATTAC, Margarita Iglesias Saldaña, con la intervención que reproducimos a continuación.

Porto Alegre II, quedará en la Historia como el Encuentro de la Esperanza y la convicción de que otra globalización, humana, fraternal y solidaria es posible.

En quienes asistimos a dicho encuentro, todavía resuenan la multiplicidad étnica, cultural, de lenguas, de cuerpos que danzan al son de un ritmo que hará posible detener el cataclismo social y ambiental a que nos lleva la reestructuración mundial al servicio de determinados intereses privados.

Junto con el sabor tibio de la posibilidad de otro mundo, queda la impresión de la responsabilidad ciudadana a la que nos enfrentamos mujeres y hombres en el mundo actual.

Nuestro continente se encuentra cada vez más convulsionado, agobiado por gobiernos despiadados y ajenos al clamor de las mayorías. América Latina podrá salvarse si solidarizamos con los pueblos hermanos que luchan, si trabajamos por la unidad e integración. Otro mundo es posible si la gente lo quiere, y para consolidar esta posibilidad somos nosotros, las mujeres y los hombres, quienes estamos llamados a hacerlo realidad.

Tenemos citas y tareas claves que enfrentar en este año 2002:

Las negociaciones internacionales, tanto el ALCA que concierne al conjunto de la región, así como el tratado de libre comercio que pretenden imponernos a Chile, son propuestas que aún no se han concretizado, pero que el señor Bush y sus grandes empresas quieren imponernos, ante la debilidad de nuestros gobiernos. Dependerá de la capacidad que tengamos de generar una información veraz y masiva y de crear una oposición a dichos tratados, el que se firmen o no. Para esto debemos hacer un trabajo de información, denuncia y explicación en la sociedad chilena al mismo tiempo que movilizarnos en la calle para impedir las firmas de dichos tratados. Todos estamos amenazados, los trabajadores de perder sus pocos derechos que les quedan, nuestro territorio, la cultura nacional, nuestra moneda, los espacios públicos.

La falsa publicidad de que estos tratados nos proporcionarán empleos y mejores condiciones para comercializar, oculta sus verdaderos propósitos, la desaparición de las economías pequeñas, medianas y de subsistencia, sean del campo y la ciudad, ante la avalancha de las mercancías del imperio, mientras éste impide con su proteccionismo, como en el caso del acero, penetrar en sus mercados.

El 11 de septiembre 2001 ha servido de pretexto para militarizar los conflictos sociales, condenándolos como favorables al terrorismo. Se han llevado al plano de la delincuencia siendo tratados como problemas de seguridad. Se intenta, mediante la represión y las prácticas matonescas, aplastar los derechos sociales o jurídicos de las poblaciones. Los aires de guerra y de venganza que llegan desde Estados Unidos, se están materializando a través del plan Colombia, que bajo el pretexto de combatir al narcotráfico está instalando una nueva forma de combate contra las protestas sociales y las luchas por los derechos de la ciudadanía. En nuestro país esto se expresa en el conflicto con los pueblos mapuche.

Debemos impedir que se trate a los mapuche como delincuentes y rechazar estas nuevas formas de represión asociadas a la militarización de los países de América Latina.

ATTAC CHILE quiere contribuir a la alianza de las distintas organizaciones que tiene el movimiento social en nuestro país, realizando acciones conjuntas respecto a los derechos ciudadanos y a las libertades políticas y sociales; exigiendo una mejor calidad de vida para la mayoría de la población, equidad de género, social y etnica para los distintos sectores de nuestro país. No es posible que un 20 por ciento de la población se reparta el sesenta por ciento de los ingresos, mientras que el 20 por ciento más pobre sólo recibe el 4 % de los mismos y el 36 por ciento restante es para el sesenta por ciento de la población.

Especialmente urgente es hoy el rechazar las guerras contra los pueblos, condenar el armamentismo que se nos quiere imponer en el continentey luchar por la paz mundial y la resolución de los conflictos sin la intervención militar.

Llamamos a la ciudadanía de nuestro país a exigir el derecho a conocer en plenitud y a juzgar por sí misma las decisiones que toma el gobierno respecto a las materias internacionales. Que los miembros del Parlamento, Municipios y de los Poderes Públicos en general, den cuenta en forma pública y permanente de sus actuaciones. Se trata de superar el desprestigiado sistema político y electoral representativo que nos rige, mediante el desarrollo de la democracia participativa y responsable.

ATTAC Chile se suma a la campaña mundial por la anulación, inmediata y sincondiciones, de la Deuda Externa de los 40 países más pobres de la tierra.

También en Chile este flagelo sigue aumentando, por la irresponsabilidad empresarial y ante la indiferencia de las autoridades económicas.

Llamamos a luchar en contra de las operaciones financieras especulativas, exigiendo la creación de impuestos específicos para frenarlas, como es la Tasa Tobin que grava el capital especulativo. Hacemos nuestra la exigencia mundial por la supresión de los paraísos fiscales, donde se esconden las ganancias de la especulación, la corrupción y de toda clase de tráficos ilícitos, armas, tóxicos o seres humanos. Que estos impuestos se destinen a las necesidades de salud, educación y de reparación social de los sectores más afectados por tales negocios especulativos.

ATTAC Chile también convoca a exigir responsabilidad social a los Medios de Comunicación en nuestro país. La TV, la radio, los periódicos, las revistas, los satélites, canales de cable, Internet, están cada vez más siendo monopolizados por magnates o por grupos transnacionales que ocultan, tergiversan o mienten sobre el acontecer nacional e internacional, según acomoda a sus intereses privados. Las ciudadanas y ciudadanos merecemos una información pluralista, crítica e informada.

ATTAC Chile aboga por el respeto a los derechos y conquistas de las mujeres en la lucha contra la discriminación y explotación de género y en contra de la violencia, ejercida contra mujeres y niños en las sociedades actuales que han llevado al conocido fenómeno de la "feminización de la pobreza". ATTAC llama a respetar los espacios de la juventud para su libre desarrollo, a asegurar sus derechos a la educación pública y gratuita en todos los niveles, sin discriminación social, religiosa, étnica, genérica o económica.

ATTAC privilegia la educación cívica, quiere contribuir a formar una opinión pública informada, apoya el diálogo y la búsqueda de soluciones negociadas a los conflictos entre sectores que defienden sus respetables necesidades. A la vez, considera justificada y necesaria la acción de los ciudadanos, sus movilizaciones públicas pacíficas y masivas, cuando los poderes públicos o intereses egoístas impiden abrir el cauce a las legítimas demandas ciudadanas.

ATTAC promueve la realización de Foros sociales, territoriales, continentales y mundiales como un espacio de encuentro, intercambio, discusión y proposición de la sociedad civil informada y organizada a través de sus múltiples expresiones.

ATTAC se ha propuesto desde ahora: masificar la información sobre los efectos sociales y económicos de la globalización neoliberal respecto de nuestra sociedad y vivir cotidiano: Por ejemplo, la privatización y entrega a un grupo económico transnacional, del Agua ha significado el encarecimiento de este elemento vital, al aumentar sus tarifas en más de un tercio en los últimos tres meses. Debemos exigir la regulación de tarifas para las y los consumidores, llamando a la población a ejercer su derecho de protesta para establecer una verdadera regulación de tarifas de agua, electricidad, teléfono y gas, servicios todos en manos de transnacionales cuyas decisiones se adoptan fuera de Chile, en busca del máximo lucro, sin importarles para nada, el carácter de servicios públicos y vitales para la población.

Otro caso que debe preocuparnos es el de los medicamentos. Debido a las presiones de las compañías transnacionales farmacéuticas, apoyadas abiertamente por el gobierno norteamericano, se aprobó en la Cámara de Diputados, una nueva ley sobre patentes industriales. Esta ley va a favorecer los monopolios sobre ciertos productos, con lo cual los enfermos van a pagar un 75% más como promedio, por antibióticos, antiinflamatorios,analgésicos y otros medicamentos de uso común.

En los próximos meses, ATTAC Chile tiene como compromiso darse una plataforma de acción y conformarse como movimiento social para combatir la globalización neoliberal y sus efectos a través de todo el país, incorporando la diversidad de intereses y opiniones en torno a propuestas comunes y a estructuras en redes de funcionamiento, democráticas, pluralistas y respetuosas de los acuerdos tomados en conjunto.

Otro mundo es posible si globalizamos la esperanza y asumimos la acción ciudadana responsable tanto a nivel internacional como local.

Autor/es Margarita Iglesias Saldaña
Publicado en Artículos locales de la edición Chile
Edición Abril 2002
Temas Mundialización (Economía), Neoliberalismo, Movimientos Sociales