Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

La casa del ahorcado

De Horacio Castillo

Editorial:
Ed. Colihue, Colección Musarisca
Cantidad de páginas:
139
Lugar de publicación:
Buenos Aires
Fecha de publicación:
Enero de 2000

La rigurosa poética del argentino Horacio Castillo, obsesionada por los espacios y figuras de la mitología griega, es un viaje de desprendimientos, como el de su navegante solitario, hacia un horizonte que al ser alcanzado se vuelve vacío, donde “la nada viene a comer de mi mano”. Como en Rimbaud, en Castillo la plenitud, el saber, es atroz: Dante no se asegura el amor de Beatriz después de atravesar el infierno; Orfeo alcanza a Eurídice en la muerte para abandonarla de inmediato. Pero mientras que en Rimbaud esa revelación tiene la vibración de las visiones del adolescente, en Castillo es la decantada experiencia de los ancianos, los que “oían el lamento/ que viene del futuro y callaban”. Entre esa sabiduría que se calla y el empuje de quienes “saben tensar el arco de la vida”, media el sufrimiento colectivo de quienes llevan “el clavel de los mansos en el corazón”y hacen preguntas sin respuesta posible: “¿Cómo podíamos cantar mirando día y noche al foso negro?” , los sueños de quienes “luchábamos vanamente contra lo indeleble”, o el destierro de los acusados de “fabuladores”, destino último del poeta: “¿Cómo podían soportar que llamáramos a la rosa destino?”.

La casa del ahorcado resulta representativa de los aciertos de la colección a la que pertenece: Musarisca, dirigida por Jorge Boccanera. Esta colección presenta, entre un prólogo y una ficha biobibliográfica, una selección de poemas de autores con una obra ya madura y cumplida, cuyo valor no se refleja en una difusión o celebridad proporcional. En ese punto Horacio Castillo está bien acompañado por el chileno Jorge Teillier, el peruano Antonio Cisneros, por la revelación de la producción poética de Augusto Roa Bastos, célebre cuentista y novelista, a quien no todos saben además poeta.

La colección incluye también una valiosa selección bilingüe de Walt Whitman en Saludo al mundo y otros poemas. El gozante de Manuel J.Castilla y Los poetas del tango incorporan respectivamente una selección de obras del poeta salteño, más conocido a través de las letras de temas folklóricos que por el conjunto de su producción, fuertemente marcada por la tradición oral y folklórica del noroeste argentino; y una selección de letras de tangos de Pascual Contursi, Enrique Cadícamo, Cátulo Castillo, Homero Espósito, Celedonio Flores, Alfredo Le Pera, Homero Manzi, entre otros. Y culmina por ahora con Largo día de cólera, una antología de la obra poética de Leopoldo Marechal, a modo de homenaje en el centenario de su nacimiento, que integra desde los poemas experimentales correspondientes a la participación de su autor en el grupo Martín Fierro hasta el “Heptamerón”.

Autor/es de esta reseña Marta Vassallo
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 12 - Junio 2000
Temas Literatura