Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

La ley, el sexo y la sociedad cristiana en la Europa medieval

De James A. Brundage

Editorial:
Fondo de Cultura Económica
Cantidad de páginas:
651
Lugar de publicación:
México
Fecha de publicación:
Octubre de 2000

Un trabajo de 20 años que acomete verdades sagradas e intocables y las ubica en el terreno de la construcción histórica y social. Al hacerlo, muestra que aquéllas son parte inescindible de las relaciones de poder y de propiedad y los cambios acaecidos en la organización social. Estas páginas demuelen la naturalización de los preceptos y hacen visibles los distintos mecanismos de la sumisión humana, entre ellos la ley y el derecho canónico, como disciplinadores de la subjetividad.

James Brundage, autor de esta investigación rigurosa, afirmada en un cuidadoso análisis de las fuentes, comenzó su reflexión sobre las leyes sexuales de la sociedad actual, al observar que sus fundamentos no podían encontrarse en la razón ni en la equidad. El autor lo define como “un sistema de teología jurídica arraigado en el catolicismo medieval, pero que se extendía hasta el derecho escrito moderno”; en el cual “cristianos y católicos han colocado la conducta sexual en el centro de sus sistemas éticos”.

El texto plantea en su tesis el papel fundamental que el derecho canónico desempeñó al forjarse las modernas leyes sexuales de Occidente y muestra en el devenir del pasado cómo la regulación de la sexualidad ha sido un parámetro central en todos los sistemas jurídicos existentes. Matrimonio, adulterio, homosexualidad, violación, el lugar inferior de las mujeres, han sido sistemáticamente sancionados en la normativa.

Brundage rescata que Jesús de Nazareth poco dijo acerca de la ética sexual, y ubica en sus discípulos el inicio del endurecimiento en las prescripciones, una tendencia que alcanzaría otro cariz restrictivo en los llamados padres de la iglesia. El texto devela también las tensiones, en tiempos de la Reforma protestante, con relación a las cláusulas más draconianas del derecho medieval sobre la sexualidad. Con precisión argumenta: “Un estudio de las enseñanzas medievales acerca del sexo y el matrimonio ha mostrado que la Iglesia medieval modificó continuamente sus ideas sobre estas cuestiones, y en varias coyunturas críticas modificó de manera radical sus doctrinas”.

Los hechos pretéritos apuntan a estructuras fosilizadas del presente cotidiano. Como señala el autor, “la moral sexual medieval se convirtió en un paradigma de la sexualidad humana, que en líneas generales, se mantuvieron intactas”. Es así como ideas, expresiones, conceptos y categorías medievales que la expresan han permanecido por siglos.

El libro introduce soportes empíricos y analíticos irrefutables para entender la articulación de la religión y la ley en la imposición de consensos sociales acerca de lo que es aceptable o no sobre la sexualidad. Y facilita el pensamiento crítico. Porque sugiere interrogantes que sólo pueden responderse en la transgresión de los mecanismos ancestrales de poder y dominación.

Autor/es de esta reseña Cristina Camusso
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 25 - Julio 2001
Temas Historia