Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

Carta abierta a los gurúes de la economía que nos toman por imbéciles

De Bernard Maris

Editorial:
Granica
Cantidad de páginas:
142
Lugar de publicación:
Buenos Aires
Fecha de publicación:
Febrero de 2001

En su Historia de la Guerra del Peloponeso Tucídides cuenta, como curiosidad, que un oráculo acertó en la predicción de los veintisiete años de guerra. Veinticinco siglos después, los modernos oráculos económicos no tienen siquiera un acierto que exhibir, y cualquier ciudadano con cierta memoria podrá abundar en ejemplos de su propia vida.

El brillante análisis del economista francés Bernard Maris se centra en la construcción de estos discursos con pretensión de ciencia económica que se repiten unos a otros con apelaciones a unas sacrosantas “leyes del mercado”, “eficiencia”, “equilibrio” y demás mantras del credo neoliberal. La crítica epistemológica es devastadora, por cuanto los desarrollos de la ciencia económica han demostrado, y desde hace mucho más tiempo del que podría pensarse, las falacias teóricas del pensamiento único. Pero también Maris encara, con prosa ácida y furiosa, las historias concretas de muchos conocidos gurúes de las altas finanzas, aves de rapiña enriquecidas por el control de un discurso asimilable a la dogmática religiosa.

La lectura de este apasionante volumen permite fortalecer algunas convicciones o dudar de otras. Marin nos recuerda que la economía es, ante todo, una ciencia moral sobre cómo el hombre debe tratar al hombre, cómo debe repartirse la riqueza en la sociedad, y que la miseria no es inevitable. De ahí la furia que brota de sus páginas, su crítica feroz a los altos sacerdotes del Moloch neoliberal y su apelación, sobre todo, a los jóvenes estudiantes de ciencias económicas quienes, tal vez, recojan el guante.

Autor/es de esta reseña Raúl J. Maldonado
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 53 - Noviembre 2003
Temas Mundialización (Cultura), Mundialización (Economía), Neoliberalismo, Nueva Economía