Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

La clase media - Seducida y abandonada

De Alberto Minujin y Eduardo Anguita

Editorial:
Edhasa
Cantidad de páginas:
325
Lugar de publicación:
Buenos Aires
Fecha de publicación:
Mayo de 2004
Precio:
26 pesos
Ahora que la empobrecida clase media torna, como entre 1976 y 1983, a ser objeto de codicia de la derecha argentina, este ensayo resulta imprescindible por revelador. Los autores han tenido el tino de dividirse la tarea: Minujin asume la del sociólogo que aporta cifras y relaciones históricas y de sentido, y Anguita la del entrevistador que pone carne y sangre, emociones, experiencias y vislumbres personales en el retrato de una clase que caracterizó y enorgulleció legítimamente al país. Argentina fue durante buena parte del siglo XX el único país latinoamericano –junto con, en menor medida, Uruguay y Chile– en el que podía hablarse realmente de la existencia de una clase media, no sólo cuantitativamente, sino sobre todo en relación a la menor diferencia de ingresos que la separaban tanto de la clase alta como de la baja, de los servicios, en particular educación y salud, que el Estado suministraba. La “movilidad social” supo ser en Argentina un fenómeno real y una posibilidad al alcance de casi todos.
Pero este libro transpira una evidencia: la clase media argentina no supo defender sus propias conquistas. Entrevistada por Anguita, la socióloga Maristella Svampa exclama: “Hoy mismo la gente se pregunta cómo diablos hicimos para entregar YPF. ¿Qué país entrega su petróleo así?”. Nadie espera que las clases altas defiendan ese tipo de cosas, y en cuanto a las bajas, se sabe que su nivel de información y su dependencia económica son mucho mayores, por lo que la pregunta sobre la responsabilidad de la “culta y progresista” clase media argentina podría reiterarse en temas como el espejismo de la convertibilidad, la complacencia ante la dictadura, el endeudamiento o, actualmente, la inquietante deriva hacia una ideología securitaria que, una vez más, la inclinarían a adherir a las urgencias políticas de la clase alta.
Minujin y Anguita no se proponen responder directamente a estos interrogantes, pero hacen un retrato lo suficientemente detallado y explícito de la clase media argentina, de su descomposición y desconcierto, como para abrir otro, fundamental: ¿tornará ésta a embobarse con el cencerro político de la derecha o tomará conciencia de la clase de país necesario a sus intereses?
Autor/es de esta reseña Carlos Gabetta
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 63 - Septiembre 2004
Temas Sociología