Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

Multitud. Guerra y democracia en la era del Imperio

De Michael Hardt - Antonio Negri

Editorial:
Debate
Cantidad de páginas:
464 páginas
Lugar de publicación:
Buenos Aires
Fecha de publicación:
noviembre de 2004
Precio:
39,90 pesos
En esta obra –continuación de Imperio–, Hardt y Negri ensayan un nuevo paradigma teórico para destruir la soberanía imperial (y toda soberanía). Siguiendo la huella de Marx –“la tendencia histórica, la abstracción real, el antagonismo, y la constitución de la subjetividad”– confiesan que a cada paso que adelantan en el mundo de hoy tienen la sensación de que Marx ya estuvo allí. Este enfoque –en el que recuerdan, con El Estado y la Revolución de Lenin, que la crítica a la soberanía había sido el núcleo esencial en los conceptos comunistas y anarquistas sobre la extinción del Estado y, a su vez, ponen el acento en el deseo y la subjetividad de la potencial radicalidad de la multitud antagónica al capital– constituye una tesis de comunismo ontológico que se inspira en las tradiciones revolucionarias de la modernidad.

El texto se estructura en tres partes: a) guerra: después de un repaso conceptual de las guerras de la era moderna, sus límites en tiempos y espacios, su relación con las soberanías, las guerras civiles y de liberación, afirman que la condición del Imperio hoy es “el estado de guerra permanente”, como una guerra civil global, pues ya no se corresponde al enfrentamiento de soberanías, sino a la colisión entre trabajo y capital. Así, a la potencia militar de EE.UU. se la cataloga como una brutal policía mundial; b) opuesta al Imperio, la organización de la multitud como alternativa civilizadora en forma de red abierta y expansiva, donde las diferencias se expresan libres y equitativamente. Los autores distinguen entre “pueblo” y “multitud”, tratando, con este esquivo vocablo, de definir lo “común”, diferente incluso de comunidad. Si la producción actual, material e inmaterial, comunicacional y de cooperación como nunca antes, es común y tiende a eliminar la división del trabajo, ese productor social –que excedería a la clase obrera clásica– conformaría la multitud; c) democracia: desmenuzan la práctica y la teoría de la democracia definiendo la democracia representativa como una “síntesis disyuntiva” y, por ende, cuestionando a fondo el propio concepto de representación, y cómo éste, al operar con soberanía, pueblo y poder, anula la democracia. De ahí la demanda de una “nueva ciencia de la democracia”, inmanente en la praxis de la multitud.
Como en Imperio, se observa un cierto espesor jurídico en toda la obra y ello se explicaría por la atención puesta en el factor subjetivo, la radical crítica a la teoría económica como “disciplina profundamente reaccionaria” y al derecho burgués enquistado en la cultura de izquierda. El propio concepto de biopolítica es difícil de compaginar con cada nicho de las ciencias sociales dominantes. Multitud es un libro filosófico, cuya notable claridad expositiva alivia su densidad. Se trata de una caja de herramientas conceptuales para enfrentar al capitalismo actual. Un fuerte sentido de apuesta política, de tesis y mucho de utopía; y quizás lo extraño sea la certeza y la confianza en una nueva ilustración creada por la multitud, certeza paradójicamente más propia de la modernidad que de la posmodernidad. Aun así, el resistente palestino, el piquetero argentino, el indígena de Ecuador, o los activistas del Foro Social Mundial, podrán encontrar en esta caja alguna herramienta útil. Como en toda obra utópica, el tiempo tendrá la última palabra. 

Autor/es de esta reseña Arnol Kremer
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 68 - Febrero 2005
Temas Historia, Sociología, Economía