Le Monde diplomatique ÍndicesBúsquedaEste cdAyuda  
Home

Reseñas de libros

La formación de los Estados en la cuenca del Plata. Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay

De Luiz Alberto Moniz Bandeira

Editorial:
Norma
Cantidad de páginas:
328 páginas
Lugar de publicación:
Buenos Aires
Fecha de publicación:
Enero de 2006
Precio:
35 pesos
Oportuna edición de esta investigación en momentos en que proliferan “jueces” que prometen historias “verdaderas”, y que pretenden explicar los conflictos sociales de hoy sólo por la maldad de los de ayer. Y más aun cuando la ignorancia sobre Brasil, por parte de los hispanoamericanos en general y de los argentinos en particular, asombra de tal modo, que tienta explicarla como un mecanismo de negación. En ese sentido, a la mayoría de los argentinos podría sorprenderles enterarse hasta qué punto la ciudad de Buenos Aires fue portuguesa; que fueron en su mayoría judíos llamados cristianos-nuevos o marranos los que aseguraron su durabilidad y que su intervención, no sólo en el comercio, sino también en la economía y en la administración pública, aceleraron su desarrollo.

Luis A. Moniz Bandeira empieza su trabajo recordando un criterio tan importante como olvidado: “No se puede juzgar una época según los valores políticos y morales generados en épocas posteriores” y se propone –no como brasileño, argentino, uruguayo o paraguayo, sino como científico social– demostrar la influencia determinante de Brasil en la conformación de los países de la Cuenca del Plata, constatación de enorme actualidad para los proyectos de integración.
El libro arranca desde la expansión territorial de Brasil como necesidad básica del modo de producción de los portugueses; explotación intensiva de la tierra, monocultivo, mano de obra esclava y asociación con el capitalismo inglés. Sin embargo, el autor desmiente el papel de Brasil como complaciente instrumento de los intereses británicos en América del Sur para señalar, por el contrario, su mayor autonomía y la frecuente contradicción con Gran Bretaña. Explica cómo al no desangrarse en guerras de independencia, el aparato del Estado colonial portugués y su sutil diplomacia le dieron a Brasil la posición de gran potencia, imponiendo su hegemonía a los países de la Cuenca del Plata hasta 1880.
Así, por ejemplo, en la guerra contra Oribe y Rosas, el Imperio del Brasil defendía los intereses de sus propios ganaderos y la libre navegación del Sistema del Plata, fundamental para la conservación del Mato Grosso, Goiás y parte de San Pablo. Fue tal la autonomía brasileña, que mientras se empeñaba en liberar, hasta por las armas, los ríos del sur, se negaba a abrir la Cuenca del Amazonas a las naves extranjeras a pesar de las presiones de Estados Unidos y Gran Bretaña. Luego, con la guerra de la Triple Alianza, Brasil pierde la hegemonía. Argentina, por su parte, consolida el Estado Nacional y la rivalidad de ambos países pasa a reflejar la disputa interimperialista por América Latina.
El autor despliega una enorme documentación de fuentes directas, notable erudición, rigurosidad metódica y agudeza analítica. Muchos aspectos de su exposición pueden ser polémicos, sobre todo cuando analiza con cierto determinismo las reales perspectivas de Paraguay, pero la obra en su conjunto es un saludable antídoto contra el peor de los males de nuestra época: el maniqueísmo.  

Autor/es de esta reseña Arnol Kremer
Publicado en Edición Cono Sur
Número de ediciónNúmero 82 - Abril 2006